. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: 5 de Septiembre de 2009, Carcassone, Toulouse y Puy l'Eveque

martes, 15 de septiembre de 2009

5 de Septiembre de 2009, Carcassone, Toulouse y Puy l'Eveque



Como suele se habitual en nosotros, madrugamos para estar a las 9:00 horas en La Cité o Ciudadela de Carcassone, construida en la orilla derecha del Aude, compuesta de un núcleo fortificado (el Castillo Condal) y un doble recinto amurallado: el exterior, con 14 torres, está separado por las lizas del recinto interior, con 24 torres.
Fachada de alguna de sus casas.
Calle San Luis.


La Ciudadela de Carcassonne está perfectamente restaurada y está situada en lo alto de una escarpada loma junto al río Aude.

Pasear por sus medievales callejuelas y plazas, observar sus fachadas y como no, su Castillo te llevan en el tiempo hasta la Francia más feudal, siendo su visita casi imprescindible para cualquier amante del medievo, pues Carcassonne es una de las ciudades de la Edad Media mejor conservada. Parece salida de un cuento, con sus torreones y murallas.

Accedimos a la Cité por la Puerta Narbonesa (arriba a la derecha) después de salvar un profundo foso. Las dos torres que se alzan a ambos lados dan una idea de lo difícil que era acceder a esta ciudad-fortaleza a la fuerza.

Subimos por la Calle de Crosmayrevielle, llena de tiendas de souvenirs, hasta llegar al Castillo Comtal, pero todavía estaba cerrado, así que retrocedimos hasta la Plaza Marcou, ocupada por restaurantes, donde desayunamos por un precio casi prohibitivo...

Seguimos hasta llegar a la Catedral o Basílica de St-Nazaire, templo gótico del S. X. Sus vidrieras (ss. XIII y XIV) son de las más interesantes del sur de Francia.

Continuamos por la calle de San Luis, que comunica la Catedral con el Castillo y terminamos el paseo en la Plaza de Grands Puits (foto dizquierda), cuyo pozo central (la ciudad cuanta con 22) es el más antiguo de la ciudad. En ella está el museo de la tortura de la inquisición.

Tras una hora de paseo, y recorrer casi todas sus calles, pues no es muy grande y a esas horas estaba casi vacía de visitantes, entramos por fin en el Castillo Comtal, pues abren a las 10:00 horas.

Una vez pagados los 9€ por persona, accedemos a la Barbacana, que con sus muros almendrados constituía un primer obstáculo para el asalte del castillo. Este espacio semicircular era una auténtica trampa para los enemigos, y gracias a ella el castillo nunca fue conquistado.
Fotografía desde la Barbacana.
La Barbacana desde el Castillo.

Tras la Barbacana hay un foso que salvamos por un puente que conduce a la entrada, formada por dos torres gemelas. Por ellas se accede al patio de honor. Dicho patio está rodeado al sur y al oeste por el castillo.

Desde el Patio se accede al Castillo y de este a otro patio interior y tras su visita accederemos a la planta superior del castillo, para acceder al Matacán, es decir, pasadizos de madera en lo alto de los muros del castillo construidos en su origen para observar al enemigo.
El Castillo desde las murallas.
Parte de las murallas.
La Catedral desde el Castillo.
La puerta Narbonesa.

Finalmente, después de ver al caballero yaciente (figura realizada en gres) y el Museo Lapidario, que ocupa el primer piso del castillo y alberga numerosas piezas de distintas épocas, salimos del Castillo por las murallas ( s. XII), paseando y divisando la Cité de Carcassonne desde lo alto, hasta llegar de nuevo a la Puerta Narbonesa, donde no despedimos de esta mágica villa que no debéis dejar de visitar en cuanto tengáis ocasión.
Algunas de sus torres.
Izan y yo en la muralla.

Como es habitual acompaño texto y fotos con el vídeo de nuestra visita:



A pocos kilómetros de Carcassonne se encontraba nuestro siguiente destino, Toulouse, donde comimos nada más llegar y aparcar en uno de sus parkings públicos.

En el casco antiguo de Toulouse se concentra un buen número de hermosos monumentos, empezando por el Hotel de Assézat (s. XVI), el palacete más bonito de la ciudad y que veis en la derecha. Fue construido entre 1555-1557 por Nicolas Bachelier, el arquitecto más importante de Toulouse durante el Renacimiento, para el magistrado de Assézatla y el primero en encontrarnos durante nuestro paseo por la ciudad.

El puente Nuevo (pont Neuf), que une la Gascoña y el Languedoc, es el puente más antiguo de Toulouse. El rey Francisco I encargó su construcción al arquitecto Nicolas Bachelier en 1544, pero las obras se prolongaron hasta 1632. Puedes descubrirlo a pie (cómodas aceras), en bicicleta (pistas de dos sentidos) o haciendo un crucero por el Garona.

El convento de los Jacobinos es uno de los ejemplos más importantes de la arquitectura religiosa meridional del s. XIV: amplia iglesia, claustro con columnillas gemelas, capilla de Saint-Antonin, refectorio y campanario de 45 m de altura. En la grandiosa nave, destaca la famosa "palmera" compuesta por una gran columna de la que irradian 22 nervios que sostienen la bóveda del ábside. Es la foto de debajo.

La basílica de Saint-Sernin, de ladrillo rosa, es todo un símbolo de Toulouse gracias a su cabecera y a su campanario octogonal. Construida entre 1080 y mediados del s. XIV, fue restaurada por Viollet-le-Duc en el s. XIX. Sobresalen los capiteles tallados de la portada de los Condes y las magníficas esculturas de la portada Miégeville. El interior, muy amplio, es característico de las grandes iglesias de peregrinación, ya que Toulouse era una etapa importante del Camino de Santiago.

El Capitole (ayuntamiento) debe su nombre a los "capitouls" o dirigentes de la ciudad en el s. XIII. Terminado en 1759, el ayuntamiento posee una magnífica fachada de 128 m de longitud donde ese día promocionaban la colonia Kenzo.

También dejo aquí el vídeo de Toulouse:



No digo que no haya más cosas que ver en la ciudad, pero no nos pareció una ciudad muy interesante, así que no vimos nada más y decidimos poner rumbo a la pequeña población de Puy L'Éveque.

Esta pequeña localidad se encuentra en el departamento de Lot, a unos 55 km. al Oeste de Cahors. Es un pueblo medieval donde hicimos una pequeña parada con paseo incluido. La iglesia es del S.XIV.

Una plaza de Puy L'Eveque

Como no, un pequeño vídeo de Puy l'Eveque:



Finalmente, antes de las 20:00 horas estábamos en el camping Le Carbonnier, en una casita de madera para 5 personas, con baño, cocina, salón y 2 habitaciones, todo muy comprimido, pero ideal para hacer de campamento base durante las próximas 6 noches. Precio en esta temporada, 216€ los cuatro (Yolanda, Izan, Ibana y yo).
La casita del camping.

2 Comments:

Anotaciones Viajeras said...

Wow!

Que hermosas fotografías y que bien se los ve.

Felictaciones por el blog y que bueno que puedan seguir viajando!

Un abrazo

Brenda Zaniuk

Ordaz said...

Hola. He estado leyendo algunas entradas de tu blog y me está gustando bastante. ¿Te gustaría hacer un intercambio de links?. Tú pones mi blog en el tuyo, y yo pongo el tuyo en el mio, de forma que sea beneficioso para ambos. También hay que tener en cuenta que la temática de los dos blogs es distinta, por tanto no nos quitaríamos visitas.

Mi blog es http://la-tangana.blogspot.com/

Buena suerte con el blog. Ya me dirás.
Saludos.