. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Miércoles 25 de Julio 2012-Estambul-Día 4

lunes, 29 de octubre de 2012

Miércoles 25 de Julio 2012-Estambul-Día 4

Una vez terminado el desayuno, fuimos al cercano Arasta Bazaar, a escasos 100 metros de nuestro hotel.

Arasta Bazaar, Sultanahmed.
Este bazar, ubicado en unos antiguos establos otomanos, es mucho menos agobiante que el Gran Bazar, pues no hay tanta gente y los precios son fijos, sin regateo, por lo que los precios son mejores que en otros lugares, o, si son más elevados, es porque el producto tiene mejor calidad o acabado.

También es mucho más pequeño que el Gran Bazar, pues se trata de dos largas filas de tiendas separadas por una calle peatonal. Es el lugar ideal para comprar alfombras de gran calidad.


Mezquita de Dolmabahçe.
De aquí caminamos unos minutos hasta atravesar la plaza que separa Santa Sofía de la Mezquita Azul para coger el tranvía en dirección a la parada de Kabatas, donde tras unos 5 minutos andando llegamos a la Mezquita de Dolmabahçe, terminada en 1.853. Era propiedad exclusiva de los habitantes del Palacio, con grandes ventanales se encuentra justo al lado del mismo.
Palacio de Dolmabahçe.
La visita al  Palacio de Dolmabahçe (1843-1856) bajo nuestro punto de vista es imprescindible, pues está tal cual lo dejaron.

Abierto de 09:00 a 16:00 excepto los lunes y jueves, cuesta unos 40 liras con la visita al Palacio (Selamlik) y al Haren. Si es sólo el Palacio son 30 liras y si visitas solo el Haren 20 liras. Solo se puede ver su interior en grupos guiados por guías que hablan inglés o turco. No se permiten sacar fotos en el interior, así que las que veis aquí son de wikipedia. A mi me pareció excesivamente caro, pero repito que me gustó mucho sobretodo el Palacio, el Haren lo veo más "prescindible".

La familia al completo frente al Bósforo.
Ubicado en un entorno realmente especial, con una fachada de más de 600 metros, justo en la orilla del Bósforo, con una superficie de 15.000 metros cuadrados, el Palacio Dolmabahçe es el edificio más grande del país. Tiene 285 habitaciones, 43 salas, 68 lavabos y 6 baños turcos. En 1984 el palacio fue convertido en museo.

La cama donde murió Ataturk.
El Palacio Dolmabahçe sustituyó al Palacio Topkapi como residencia de los sultanes desde 1856 hasta 1924, año en que se abolió el califato. El estilo del palacio es una combinación de los estilos occidentales barroco, rococó y neoclásico mezclados con el estilo tradicional otomano.

Uno de los salones de Palacio.
Es la antigua residencia real, de nuevo los Sultanes reflejan su poder con mobiliarios lujosos y tesoros procedentes de todas las partes del mundo, habitación por habitación se encuentran cuernos de elefantes, cornamentas de ciervos, porcelanas chinas, alfombras más grandes que piscinas, lámparas, escalinatas y doseles por todas… Una curiosidad y un gustazo a la vista. En la segunda planta y tras una nube silenciosa de turcos guardando pleitesía, encontraréis la cama donde murió en 1938 el fundador de la República de Turquía, Mustafá Kemal Ataturk, cubierta con la bandera nacional. El reloj situado frente a la cama marca la hora de su deceso: las 9.12 minutos, y casi todos los relojes del Palacio están parados en la misma hora.

Escalera de cristal del Palacio de Dolmabahçe.
Sala Ceremonial.
Lo más destacable: la Escalera de Cristal en forma de herradura doble, realizada con cristal de Baccarat y bronce; La Sala Ceremonial, proyectada para albergar a 2.500 personas y su lámpara, con fama de ser la más grande del mundo, de 4 toneladas y media, traída desde Inglaterra; y el baño principal con sus vistas al Bósforo y construido enteramente de mármol.

La visita nos ocupó toda la mañana, pues cuando salíamos ya casi era hora de comer, así que un taxi nos llevó hasta la Plaza Taksim. Hay un funicular que une ambos puntos, el Palacio con la plaza, pero estábamos  tan agotados (Joel estuvo toda la visita en brazos de Yolanda o en los mios), que elegimos la comodidad del taxi.

El centro de la Ciudad Moderna, al norte del Cuerno de Oro es la plaza Taksim o Taksim Meydani.

Plaza Taksim y Monumento a la República.
Es el corazón de la moderna Estambul, donde se encuentra el Monumento a la República (de 1928 representando a Atatürk como fundador de la nueva Turquía), el Centro Cultural Ataturk, el Hotel Mármara y una estación de metro.

Vía Istiklâl o de la Independencia.
La vía peatonal de Istiklâl o  de la Independencia está llena de de edificios art nouveau, tiendas, bares y salas de jazz y es en esta calle donde comimos, primero los peques, que se durmieron después de la comida, y un poco más tarde nosotros, probando diferentes puestos de comida rápida turca o Kebabs.

En la actualidad es la calle peatonal más moderna y elegante de Estambul y por la noche es donde se concentra toda la zona de marcha de Estambul.

Tranvía nostálgico.
Pasa por medio un tranvía antiguo, nostálgico que tiene un trazado de un kilómetro por Istiklal, desde Tünel a la Plaza Taksim y viceversa. El tranvía sigue siendo el mismo que se construyo a principios del Siglo XIX, los revisores llevan trajes de época.

Típico helado de Estambul, más "compacto" que el de España.
Llena de embajadas, tiendas, bancos, mercaderes… en sus mejores días es imposible pasear por ella de tanta gente que hay. Entre sus edificios destaca el Consulado de los Países Bajos construido para ser embajada de Holanda por arquitectos de los antiguos Zares de Rusia.

Fachada del Çiçek Pasaj o Pasaje de las Flores.
El Çiçek Pasaj o Pasaje de las Flores y Balik Pazar  o Mercado del Pescado de Galatasaray, se encuentran a un costado de la calle Istiklal.

Çiçek Pasaj o Pasaje de las Flores.
Estructura del más puro estilo rococó, el pasaje cubierto de las Flores (s. XIX) ha conservado todo su caché así como las inscripciones en francés que pueden leerse en las portada. Animadas tanto de día como de noche, las tabernas invitan a degustar al son de la música especialidades del lugar...se puede tomar unas copas o cenar en un ambiente típicamente turco, aunque desgraciadamente, muy turístico.

Una de las calles adyacentes de la avenida Istiklâl.
Balik Pazar  o Mercado del Pescado.
El Mercado del Pescado es un lugar pintoresco como pocos, muy colorista y donde dicen que se encuentra el mejor pescado de Estambul.

Fachada de San Antonio de Padua.
En esta calle también hay varias iglesias abiertas para visitar, aunque nosotros solamente entramos a la de San Antonio de Padua, la más grande de Estambul, en el nº 171.

San Antonio de Padua.
Se construyó en el año 1913 sobre los restos de un primitivo templo fundado en el año 1725. Se encuentra en medio de Istiklal enfrente de los bares “Madrid” y “Barcelona” aunque es fácilmente identificable por el gran balcón porticado que recorre su fachada.

Una visita curiosa en este barrio es el hotel Pera Palace, creado en 1892 en un palacio para acoger a los viajeros del mítico tren Orient Express. En este hotel, Agatha Christie escribió su novela "Asesinato en el Orient Express"; y la habitación 101, que ocupó el presidente Atatürk, padre de la Turquía actual, es hoy un museo.

Torre de Galata.
Continuamos calle abajo hasta llegar a la Torre de Galata, aunque como os comenté no subimos a ella, pues Joel continuaba durmiendo, así que seguimos descendiendo hasta el Puente de Galata, donde en vez de ir a ver el Tünel, nos dimos un corto paseo por el mercado de pescado situado junto al puente.

El Tünel es una línea de metro corto en Estambul, un funicular subterráneo con dos estaciones, que conecta los barrios de Beyoglu (terminando el Puente Galata) y Karaköy (justo la entrada de la Calle Istiklal). Situado en la costa norte del Cuerno de Oro, el túnel del metro va cuesta arriba desde cerca del nivel del mar. Se inauguró el 17 de enero de 1875, es la segunda más antigua subterráneas urbanas línea de ferrocarril en el mundo después de que el metro de Londres. Su principal boca de metro vale la pena verla ya que está decorada ricamente con un montón de azulejos de estilo islámico.

Mercado de pescado junto al Puente Galata.
Si decidís hacer este recorrido al revés, desde el Puente Galata hasta Taksim, sudareis de lo lindo porque hay un gran desnivel, es entonces cuando necesitaréis usar el Tünel para ahorraros una buena cuesta de lo más empinada.

Barcos donde se venden bocadillos de caballa.
Una vez cruzado el Puente de Galata, desde donde también tenemos buenas vistas del Palacio de Topkapi, volvimos a comernos un delicioso bocadillo de caballa (5 liras) en los barcos que hay junto al puente en el puerto de Eminönü.

Palacio de Topkapi visto desde el Puente de Galata.

Cerca de allí, en dirección a la Mezquita Nueva y Bazar de las Especias, se encuentra el Rastro Mahmutpasa (ya que en Estambul solo se llama Bazar al conjunto de tiendas cubiertas), el más antiguo y famoso de la ciudad, por donde "nos perdimos" haciendo algunas compras.

Rastro Mahmutpasa.
Su ubicación exacta es entre el Gran Bazar y el Bazar de las Especies, una calle empinada llena de tiendas y puestos al aire libre. Los precios son los más económicos en cuanto a ropa, imitaciones y pañuelos.

El resto de la tarde lo dedicamos a descansar un poco en el hotel, cenar y preparar el equipaje, pues al día siguiente partíamos hacia la Capadocia en avión, pero eso casi que os lo cuento en el siguiente post.

1 Comment:

Hector Arenós Marco said...

Tranquilo, todo olvidado, mucho mejor así.