. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Viernes 15 de Marzo 2013-Múnich-Parte 5, tarde-noche, de cervecería en cervecería.

lunes, 29 de abril de 2013

Viernes 15 de Marzo 2013-Múnich-Parte 5, tarde-noche, de cervecería en cervecería.

Tras la visita al Jardín Inglés que os expliqué en el anterior post, nos fuimos en metro hasta la Marienplatz de nuevo para dirigirnos a otro de los iconos turísticos de Múnich, la Cervecería Hofbräuhaus.

Fachada de Hofbrauhaus.
Fachada de Hofbrauhaus.
Hofbräuhaus.
Hofbräuhaus.
Abierta de 9 a 24h de lunes a viernes y de 9 a 2h los sábados, es el símbolo del ambiente festivo y cultural en Múnich; quizá la ciudad más conocida y típica para degustar una buena cerveza. Beber en Hofbräuhaus resulte quizá tradición gastronómica de Alemania ya que se trata de la cervecería más famosa del mundo.

La cervecería se ubica en el centro de Múnich, cerca a la Marienplatz, se fundó en 1589 y tiene una extensa historia a sus espaldas. Pero los ciudadanos no pudieron degustar aquí su jarra de cerveza hasta el año 1830. Al aumentar la popularidad fue necesario restar espacio a la sala de fabricación de cerveza y ampliar la zona de restauración. Cuenta con unas antiguas mesas de madera sobre las que se pueden encontrar nombres, fechas y comentarios de hace más de 100 año.

Fue lugar de reunión de Hitler, cuando aún no era el führer que aterrorizó el mundo. En este lugar sentó las bases del programa del Partido Nazi, que, al ser destruido tras la Segunda guerra Mundial, fue reconstruido.

Muniqueses vestidos con los trajes típicos.
Muniqueses vestidos con los trajes típicos.
Weisswurst.
A pesar de lo sucedido, hoy la Cervecería Hofbräuhaus es lugar de alegría para los muniqueses. Tanto que celebran sus fiestas y su folclore, además de haber un sitio central donde se presentan bandas típicas de la ciudad, todo esto acompañado de una sabrosa cerveza. Disfrutar de este lugar es como vivir un pequeño Oktoberfest.

Un local repleto de grandes y largos bancos y mesas de madera, con muniqueses vestidos con los trajes típicos del lugar y turistas y grandes jarras de cerveza de diferentes marcas que allí se sirven. Dentro de las más famosas cervezas están: la Augustiner, la Schneider, la Franziskaner y la Spaten, acompañadas de exquisiteces como salchichas, carnes asadas, codillos, purés; todo a precio razonable, nada más que 7 euros el litro de cerveza y 10 euros cualquiera de los platos para degustar.

También es curioso que los clientes habituales tengan bajo llave sus jarras personales...

Hofbräuhaus
Jarras personales de los clientes habituales.

Actualmente muchos ciudadanos y turistas visitan la cervecería Hofbräuhaus, por eso, casi siempre está llena de celebraciones y festividades típicas de Alemania.

Schwemme.
Schwemme.
Famosa en toda Alemania, su salón con una bóveda pintada llamada "Schwemme" y puede recibir a casi 1000 personas...se dice que cada día despacha más de 10.000 litros de cerveza.

Estaba bastante llena, así que nos tuvimos que sentar alejados de las salas mejor decoradas, pero eso no impidió que probáramos la cerveza y la salchicha típica de Múnich, la Weisswurst...aunque para mi no es la mejor...

Isartor.
Isartor.
Al salir de la cervecería nos acercamos a la Puerta de Isar o Isartor, la cual es especialmente significativa para esta ciudad, debido a que es la más histórica de todas las puertas de la ciudad.

Ubicada en el Isartorplatz de Múnich fue en un inicio una de las cuatro puertas principales de esta muralla medieval, la cual fue una fortificación construida para defender la ciudad por la lado del Río Isar (río ubicado en sus cercanías).

En la actualidad, el Isartor es la única puerta medieval en Múnich que ha conservado su torre principal. Posee en el exterior unos frescos creados en 1835 por Bernhard von Neher, figuras que expresan el regreso victorioso del emperador Luis IV después de la Batalla de Mühldorf en 1322.

München.
München.
Posee a su vez, un museo dedicado al reconocido actor humorista Karl Valentin, también se encuentran rastros de lo que fue el Isartortheater, destruido durante la Segunda Guerra Mundial, pero nosotros no lo visitamos.

Después de esto decidimos volver al hotel a descansar. Había sido un día duro y largo, pues nos habíamos despertado a las 5 de la mañana para coger el vuelo a Múnich, y llevábamos todo el día caminando por el centro de la ciudad tal y como podéis ver en los posts de nuestro primer día en Múnich de la introducción, mañana, mediodía y tarde.

Mientras los niños veían los dibujos en la tableta o jugaban a la consola estuvimos descansando en el hotel, y preparándonos para irnos de cena a una cercana y conocida cervecería.

Augustiner Bräustuben
Susanna y yo en el Augustiner Bräustuben.
Después de toda la ayuda recibida por parte de la oficina de turismo en Múnich antes y durante el viaje, más concretamente por parte de Susanna Valenti y Christian Valentini, y del "buen rollo" que había entre nosotros, quedamos para cenar con ellos, aunque lamentablemente Christian no pudo venir...

Augustiner Bräustuben
Yolanda probando la cerveza.
Susanna pasó a por nosotros y nos llevó a una cercana cervecería alemana, una de las muchas Augustiner Bräu que posee la capital Bávara, a la Augustiner Bräustuben, donde teníamos la reserva.

Crema de champiñones con hierbas frescas.
Habíamos madrugado mucho y caminado durante todo el día, así que Izan estaba muy cansado, ni si quiera la PsVita pudo hacer que no se durmiera en la silla medio acostado en las piernas de Yolanda, así que se quedó sin cenar, aunque habíamos pedido ya su plato.

Augustiner Bräustuben
Scheweinsbraten o codillo.
Las cervezas (de un litro para mi y medio litro para Susanna) y la radler para Yolanda (que es como se llama en alemán a la clara o cerveza con limón) acompañaron a la crema de champiñones con hierbas frescas para Joel, carne rebozada con paratas fritas para Izan, Scheweinsbraten o codillo con guarnición para mi y cuarto de pollo más cuarto de pato con guarnición para las dos mujeres que me acompañaban. Decidimos no tomar postre, no nos cabía nada más.

Augustiner Bräustuben
Pato y pollo, delicioso.
Decir que todo estaba buenísimo sería quedarme corto, en especial el codillo, un plato típico de Múnich que no debéis de dejar de probar, es imperdonable.

Augustiner Bräustuben
Je, je ,je...no la probó, no le dejamos...
Durante la cena charlamos con Susanna, a la que desde aquí mandamos muchos besos. Ella nos preguntaba sobre nuestros viajes, nuestro día a día en España y esas cosas y nosotros más o menos lo mismo. Fue muy agradable y, además de en Inglés, hablábamos en Español (nosotros) o Italiano (ella) porque nos entendíamos igual...Alemán sólo lo hablaba ella, así que...

Augustiner Bräustuben
La cerveza estaba riquísima.
Después despertamos a Izan y volvimos al hotel. Su plato estaba entero, así que nos lo pusieron para llevar y fue un gran acierto, porque minutos antes de volverse a dormir, en la misma cama, se lo zampó...había sido un día largo y agotador, tanto como el Sábado 16 de Marzo, del que ya os contaré algo la semana que viene...

4 Comments:

akasha83 said...

Pues vaya!! me interesa mucho esa cervecería!! Forma parte de la historia y que historia!!!

Apuntada queda ;)

por cierto pedazo jarras xDD supongo que tamaño standard allí jaja

Hector Arenós Marco said...

Jajajaja...las jarras son de 1 litro, las más pequeñas son de 0,5 litros...

alejandra castro nuñez said...

yo estuve en los carnavales de febrero 2012 y me encanto la gente disfrazada, el ambiente con musicos en directo, la cerveza y el codillo todo bien

Paco Piniella said...

Buena pinta la cerveza, dentro de nada tu hijo ya te pide bebérsela de verdad,...

Saludos viajeros
El LoBo BoBo