. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Qué ver en Cinque Terre-Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore-22 de Julio 2015.

lunes, 16 de mayo de 2016

Qué ver en Cinque Terre-Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore-22 de Julio 2015.

En el artículo anterior os contaba qué  es Cinque Terre y nuestra visita a Levanto y Monterosso, desde donde cogimos el Sendero Azul hasta llegar a Vernazza.

Mapa de Vernazza.
Mapa de Vernazza.
También os expliqué cuales son las formas para moveros por la zona, además de qué hacer para poder realizar las caminatas tan recomendables por los preciosos senderos del parque natural.


Vernazza, Cinque Terre.
Izan impresionado con Vernazza.
Vernazza, Cinque Terre.
Vistas de Vernazza desde el Sendero Azul.
Vernazza, para muchos el pueblo más sugerente de las Cinco Tierras, es un espléndido burgo que se desarrolla en torno al puerto, ya conocido y utilizado en época de los romanos.

Vernazza, Cinque Terre.
Vernazza, Cinque Terre.
Conserva preciosos elementos arquitectónicos como logias, soportales y portales. El casco antiguo, noble y elegante, es recorrido por empinadas y estrechas callejuelas que bajan hacia la calle principal.  El poblado está constituido por casas separadas entre sí por una única calle central y, perpendicularmente, por empinadas escalinatas llamadas “arpaie”.

Vernazza, Iglesia de Santa Margarita de Antioquía.
Vernazza, Iglesia de Santa Margarita de Antioquía.
Entre los lugares más característicos se encuentra la plazuela que se asoma al mar y la iglesia dedicada a Santa Margarita de Antioquía, de dos pisos.

Vernazza, Cinque Terre.
Callejuelas de Vernazza.
Construida en 1318 en estilo gótico-ligure por los Maestri Antelami, la iglesia se levanta sobre una preexistente edificio del siglo XI sobre una roca, frente al mar, con un impresionante campanario de 40 metros adornado por una cúpula puntiaguda.

El pueblo se encuentra dominado en el Sur por el Torreón Belforte, cilíndrico y el Castillo Doria, símbolo de la importancia económica tenido en la antigüedad  y erigido como defensa ante los ataques que llegaban del mar. Desde el castillo se tiene una buena vista de Vernazza, por ahí es por donde pasa el Sendero Azul.

Vernazza, Cinque Terre.
Vernazza, Torreón Belforte y Castillo Doria.
El “Torrione” se levanta al lado opuesto del castillo Doria. Se remonta al siglo XVI y se encuentra en el jardín de los “Padri Riformati Minori di San Francesco”. Antiguamente aquí empezaban las murallas del casco antiguo de Vernazza. Aquí, por un camino que asciende sobre las vías del tren, obtendremos la mejor panorámica de Vernazza.

Vernazza, Cinque Terre.
Al agua patos.
Vernazza, Cinque Terre.
Vernazza, Cinque Terre.
Tal y como hicimos en Monterosso, no podíamos dejar la localidad sin sofocar la calor con un baño en sus transparentes aguas que nos sirvió también para descansar después de haber estado caminando durante poco más de dos horas con los niños por las montañas.

Corniglia, Cinque Terre.
Mapa de Corniglia.
Después del baño, volvimos al tramo del sendero azul que conecta Vernazza y Corniglia, que tiene una longitud de tres kilómetros y se tarda una hora y media en recorrerlo a buen ritmo, así que con los niños y después de haber hecho ya 4 kilómetros nos costó alrededor de dos horas más.

Corniglia, Cinque Terre.
Vistas de Corniglia.
No es un tramo imposible ni solo para expertos senderistas, pero tampoco es fácil. Esta lleno de subidas y bajadas, de escaleras de roca con peldaños desiguales y en algunos tramos te sientes un poco como una cabra montesa.

Corniglia, Cinque Terre.
Corniglia, Cinque Terre.
A mitad camino hay un bar puesto estratégicamente donde venden un granizado de limón natural (producto estrella de la zona) realmente exquisito, eso si, no es demasiado barato, pero es buen lugar para sentarse a reponer fuerzas sentados en una mesa, llenar cantimploras con agua o aprovechas para ir al retrete.

Corniglia, Cinque Terre.
Corniglia, Cinque Terre.
Sin embargo, el paisaje es una pasada y acercarte poco a poco por la costa hasta Corniglio, el pueblo más alto de Cinque Terre, el único que no esta a pie de mar.

Corniglia, Cinque Terre.
Corniglia desde el Sendero Azul.
Corniglia surge a un centenar de metros por encima del mar, en lo alto de un promontorio rocoso sobre el mar.

Corniglia, Cinque Terre.
La familia al completo frente a Corniglia.
Este pueblo se ha dedicado tradicionalmente al cultivo de la vid; sus terrazas (como las realizadas en las zonas comprendidas entre Génova y Toscana) testimonios de la habilidad agrícola y de ingeniería de los italianos en época medieval.

Corniglia, Cinque Terre.
Callejeando por Corniglia.
El casco antiguo se desarrolla a lo largo de Via Fieschi, con las casas asomadas sobre la calle de un lado y del otro mirando el mar. Quedan las ruinas de un peñón del siglo XVI.

Corniglia, Cinque Terre.
la "Lardina" de Corniglia.
La iglesia parroquial de San Pietro es un bellísimo testimonio gótico-ligur de las Cinco Tierras, construida en el 1334 sobre los restos de una capilla del siglo XI en la parte alta de Corniglia. La fachada del siglo XIV está adornada con un rosetón del 1351 en mármol blanco de Carrara, muy similar a la de San Lorenzo de Manarola. El interior se divide en tres naves con bóveda barroca. Interesante son un políptico situado en la parte inferior del altar de la nave derecha y un fuente bautismal del siglo XII.

Fue aquí donde comimos en un restaurante, en el único pueblo de Cinque Terre en el que no nos bañamos. Después de comer bajamos a la estación de ferrocarril por una escalinata de 33 tramos y 377 peldaños o escalones, la “Lardarina”, ya que a partir de este momento continuaríamos nuestra visita a Cinque Terre en tren primero porque ya estábamos cansados, pero también porque a partir de aquí, el Sendero Azul está cortado al paso debido a unos desperfectos sufridos tras una tormenta.

Mapa de Manarola.
Mapa de Manarola.
La fracción de Manarola se erige sobre un enorme escollo negro y sus casas de colores parece que surjan de la roca, haciendo de él uno de los pueblos más románticos y bonitos de los cinco. Además de la belleza, Manarola es conocida por la producción de un óptimo aceite y del popular vino dulce “Sciachetrá”.

Manarola, Cinque Terre.
Manarola, Cinque Terre.
Como los otros pueblos de las Cinco Tierras, en Manarola se encuentran casas torre a defensa del poblado. El pueblo, sobre un escarpado promontorio de roca oscura, con el puerto encerrado entre dos espuelas rocosas, está estructurado alrededor del curso, ahora cubierto del arroyo Groppo.

Manarola, Cinque Terre.
Manarola vista desde Corniglia.
La iglesia parroquial de San Lorenzo, dedicada a la Natividad de la Virgen María, fue construida en estilo gótico por los Maestri Antelami en 1338, como lo indica una de las piedras angulares en la fachada.

Manarola, Cinque Terre.
Manarola, Cinque Terre.
El interno barroco tiene tres naves con bóvedas de cañón. En el altar mayor encontramos un tríptico del siglo XIV con la Virgen con el Niño, San Lorenzo y Santa Catalina.

Manarola, Cinque Terre.
Manarola, Cinque Terre.
Manarola es el más tranquilo de los cinco pueblos, quizás porque fue descubierta más tarde por el turismo.

Manarola, Cinque Terre.
En esta zona de Manarola es donde nos bañamos.
Como no podía ser de otra manera, hubo tiempo para saltar al mar desde sus rocas. Con el calor que hacía era imposible no darse un baño.

Mapa de Riomaggiore.
Mapa de Riomaggiore.
La última localidad de las Cinco Tierras, la más oriental de las Cinco Tierras, es Riomaggiore, corazón del parque del mismo nombre, el primer pueblo que se encuentra llegando de La Spezia.

Riomaggiore, Cinque Terre.
Casas-Torre de Riomaggiore.
Se trata de un pintoresco pueblo de pescadores, con casas altas y estrechas (tipo casa-torre) de colores pastel y con una continua sucesión de luces y sombras provenientes de los estrechos carrugi.

Riomaggiore, Cinque Terre.
Riomaggiore, Cinque Terre.
En la parte alta del pueblo se encuentra la iglesia parroquial de San Giovanni Battista, construida en el 1340 por orden del obispo de Luni Antonio Fieschi.

Riomaggiore, Cinque Terre.
Puerto de Riomaggiore.
En Riomaggiore empieza la Via dell’Amore (parte del Sendero Azul) que lleva a Manarola, una calle peatonal muy sugestiva, dónde se admiran espléndidos paisajes, entre el ruido de las olas que se quebrantan sobre los riscos.

Riomaggiore, Cinque Terre.
Casas de colores de Riomaggiore.
Lamentablemente la "Via dell'Amore", escavada en la roca a unos metros del mar en los años 1926-1928 cuando redoblaron la línea férrea recién restaurada, también está cerrada a causa de los desperfectos de la tormenta.

Riomaggiore, Cinque Terre.
Riomaggiore, Cinque Terre.
Lo lógico sería que el precio de las tarjetas necesarias para realizar los terkkings o las caminatas fuera más económico teniendo en cuenta que parte de las mismas no se pueden realizar desde hace ya bastante tiempo.

Con este relato doy por finalizados los artículos de nuestro viaje por Italia en caravana, ya que al día siguiente por la mañana regresamos hacia España.

0 Comments: