. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda

lunes, 20 de octubre de 2014

Cabañas del Valle del Cabriel y Rafting con Multiaventuras Los Olivos.

Normalmente cuando viajamos solemos ir "a saco", es decir, a ver el máximo posible en los destinos, disfrutar de las experiencias y descansar bien poco, así que de vez en cuando nos planteamos un destino con esa idea, descansar un poco de la monotonía del día a día y desconectar.

Cabañas del Valle del Cabriel, Villatoya.
Cabañas del Valle del Cabriel, Villatoya.
Con ese propósito hemos pasado un fantástico fin de semana en las Cabañas del Valle del Cabriel en la localidad albaceña de Villatoya, a escasos kilómetros de Requena (Valencia), donde pasamos un fin de semana a principios de año.

Cabañas del Valle del Cabriel, Villatoya.
Cocina de las cabañas.
Este complejo de cabañas totalmente equipadas, a poco más de 1 hora de Valencia y a menos de 2 de Madrid fue magnífico para lo que andábamos buscando, calma y desconexión para los adultos y juegos y diversión para los niños.

Cabañas del Valle del Cabriel, Villatoya.
Habitación de los niños.
Desde el mismo Viernes por la tarde, cuando llegamos, ya nos sorprendió el tamaño de los bungalows, bastante más grandes de lo que suele ser habitual, pues poseen dos habitaciones separadas y para nada pequeñas, un baño, una cocina-comedor y una gran terraza. Además de televisión, calefacción, nevera, aire acondicionado y todo lo necesario para cocinar.

Cabañas del Valle del Cabriel, Villatoya.
Habitación de matrimonio.
También las hay dobles o pareadas, comunicadas por una puerta en sus salones, por si decidís ir con otra familia y así poder comer en la terraza todos juntos, pero sin perder la privacidad e intimidad dentro de vuestra cabaña.

Balneario de las Cabañas del Valle del Cabriel, Villatoya.
Balneario de las Cabañas del Valle del Cabriel, Villatoya.
Una de las razones para decantarnos por este complejo de cabañas, además de las ya expuestas, fue su balneario, y es que los manantiales de la zona permiten disfrutar de unas aguas termales con múltiples propiedades terapéuticas, idóneas para el tratamiento de distintas dolencias (varices, cefaleas, reumatismo, etc.), y con efectos reconstituyentes y diuréticos.

Balneario de las Cabañas del Valle del Cabriel, Villatoya.
Yolanda y Joel disfrutando del balneario.
Que decir cabe que los tres días disfrutamos de estas aguas no cloradas alargando de ese modo los baños del verano tanto en la piscina de agua termal natural, como en la piscina activa con hidromasaje (más calentita), y haciendo algún circuito de duchas bitérmicas, baño turco y sauna...todo un lujo.

Balneario de las Cabañas del Valle del Cabriel, Villatoya.
Los viajes de Héctor y Yolanda al completo.
Como nosotros pretendíamos ir de relax, decidimos decantarnos por la opción de buffet libre que se ofrece en el gran restaurante que hay a escasos 200 metros, en los cercanos hoteles del complejo turístico.

Buffet libre de las Cabañas del Valle del Cabriel, Villatoya.
Buffet libre de las Cabañas del Valle del Cabriel, Villatoya.
Gran acierto, pues aunque el buffet no era excesivamente variado, si que tenía bastante donde elegir, unos 5 platos fríos y otros tantos calientes, además de los postres, y os puedo asegurar que casi todo estaba riquísimo, aunque sobre gustos no hay nada escrito, comparándolo con otro buffet de este verano en Benidorm, este tenía mucha más calidad que aquel otro, aunque algo menos de variedad, por lo que el de Villatoya nos ha dejado mucho mejor sabor de boca.

Buffet libre de las Cabañas del Valle del Cabriel, Villatoya.
Mmmmmm, que rico.
Tenéis la opción de que os lleven la comida a la cabaña, más económica y cómoda que el buffet, o podéis usar los paelleros y barbacoa que hay en las cabañas, donde sólo tenéis que poner la comida, pues el resto, paellas, parrillas, etc está allí. Las otras opciones son usar la cocina de las cabañas o buscar un restaurante en los alrededores...vosotros mismos...

Pista multideportiva del Valle del Cabriel, Villatoya.
Pista multideportiva del Valle del Cabriel, Villatoya.
Además de bañarnos, relajarnos, comer y descansar, también hubo tiempo para jugar con los niños.

Cabañas del Valle del Cabriel, Villatoya.
Pasándpselo en grande en las colchonetas.
El campo de fútbol sala con canastas fue el preferido por Izan, que me hizo estar dando patadas al balón en más de una ocasión, pero también jugamos a baloncesto, pin pon o tenis de mesa, etc.

Cabañas del Valle del Cabriel, Villatoya.
Disfrutando de los hinchables.
Además los niños hicieron amigos en las colchonetas y en los hinchables, en los que pasaron bastante tiempo saltando y quemando energía.

El Sábado por la mañana fue el único día que nos reservamos para salir de la rutina, descanso y relax de las cabañas del Valle del Cabriel, y es que habíamos reservado una actividad con la empresa Multiaventura Los Olivos en la cercana Alcalá del Jucar.


Multiaventura Los Olivos, Alcalá del Jucar.
Multiaventura Los Olivos, Alcalá del Jucar.
Iba a ser una nueva experiencia para los niños que, seguro no olvidarán nunca, íbamos a practicar Rafting en familia por un tramo del Río Cabriel.

Multiaventura Los Olivos, Alcalá del Jucar.
Atendiendo las explicaciones del guía.
Nos decidimos por contratar con los Olivos por varios motivos, el primero es que aunque es una empresa nueva (eso siempre hace que se esfuercen al máximo por consolidarse en el mercado y lo nota el consumidor), cuentan con más de 25 años de experiencia en el sector.
También porque son los únicos que incluyen los traslados desde su base hasta el lugar donde se realiza la actividad, y eso es muy cómodo para todo el mundo.
Por último el precio es muy competitivo, así que no tuvimos dudas...no había color...y creedme cuando os digo que acertamos.

Multiaventura Los Olivos, Alcalá del Jucar.
Los Viajes de Héctor y Yolanda al completo.
Los monitores estuvieron en todo momento pendientes de las necesidades de los pequeños, de su seguridad, pero en ningún momento dejaron de bromear y pasárselo en grande con lo que hacían, desde el momento de las explicaciones previas de seguridad y demás, hasta el final de la actividad.

Multiaventura Los Olivos, Alcalá del Jucar.
Toma de contacto con el agua.
Una vez en el Río Cabriel y con los trajes de neopreno y los chalecos salvavidas puestos, hicimos una toma de contacto con en agua, con el objetivo de ir acostumbrándonos a la temperatura (no hacía nada de frío) y sensaciones.

La actividad resultó ser de lo más divertida tanto para los grandes, como para Izan y Joel, que no sólo alucinaban de estar descendiendo en una barca por el río con un entorno completamente natural y precioso, además estaban gozando y se les estaba pasando el tiempo volando.

Multiaventura Los Olivos, Alcalá del Jucar.
Rafting con Multiaventura Los Olivos, Alcalá del Jucar.
Tras el inicio, empezaron los juegos, y es que las tres barcas que descendíamos con "Los Olivos", inteactuábamos entre nosotros con abordajes a las demás barcas para que todo el mundo probara el agua y cayera de la barca en las zonas más tranquilas con un doble objetivo, "entrenar" un posible vuelco en zonas más peligrosas y divertirnos como niños....por supuesto que Izan y Joel también fueron lanzados al agua...ja, ja, ja...

Multiaventura Los Olivos, Alcalá del Jucar.
Aunque no se le ve, Joel también está en la barca.
A mitad camino más o menos hay una gran roca en medio del río, y ahí bajamos para hacer un salto al río desde la misma, de más de dos metros, y no creáis que Izan y Joel se lo pensaron, no, se lanzaron al agua como campeones.

Multiaventura Los Olivos, Alcalá del Jucar.
Todos los ocupantes de nuestra embarcación.
Alcalá del Jucar.
Alcalá del Jucar.
Al final del trayecto nos estaban esperando con el desayuno para reponer fuerzas, zumos, fruta y pastelitos, de modo que no se puede ser más atentos...Tras cambiarnos la ropa, nos trasladaron a su base en Alcalá del Jucar, donde, además de poder contratar otras actividades como barrancos (secos y mojados), rutas a caballo en quads o buggies, espeleología, y un largo etcétera, podéis dormir en sus alojamientos y beneficiaros de descuentos por ello...desde luego es una opción que cobra fuerza en un futuro, porque nos quedamos con las ganas de hacer una ruta en Buggy...ya tenemos escusa para volver...espero que no se demore mucho...


Alcalá del Jucar.
Alcalá del Jucar.
Ya que estábamos en Alcalá del Jucar, decidimos acercarnos en el coche a los punto de mayor interés turístico de esta preciosa localidad albaceteña.

Alcalá del Jucar.
Iglesia Parroquial.
Lo suyo hubiera sido caminar un poco por el pueblo, pero ya era tarde y los niños querían volver al buffet libre de las Cabañas del Valle del Cabriel a comer, así que otra escusa más para regresar...

La mejor panorámica del pueblo se obtiene desde el Puente Romano, donde hay varias terrazas por si queréis tomaros algo.

Desde aquí se advierte el pueblo y su Iglesia Parroquial (entre los siglos XV y XVIII). La torre al igual que la fachada es de estilo academicista, del arquitecto Lorenzo Alonso.

También se observa el Castillo, de origen musulmán, resultado del reforzamiento fronterizo en época almohade, a finales del siglo XII.

Alcalá del Jucar.
Alcalá del Jucar desde la carretera de acceso al Castillo.
Aunque recientemente restaurado y rehecho, parece ser que el aspecto actual se debe a las fortificaciones llevadas a cabo a mediados del siglo XV, en la época de Don Juan Pacheco, Marqués de Villena. Está constituido por un torreón pentagonal y dos torrecillas de planta circular en los ángulos rectos, todo con tres plantas en su interior; al exterior existen todavía restos de la muralla primitiva de la población. Nosotros accedimos a él en coche desde la carretera que baja a Alcalá.

Senderismo en Villatoya.
Senderismo en Villatoya.
Tras la fugaz visita a la zona volvimos a las Cabañas del Valle del Cabriel a disfrutar de todo lo que nos ofrecían, como ya os he contado al principio.

Senderismo en Villatoya.
Disfrutando de la naturaleza.
El Domingo aprovechamos para hacer senderismo una de las rutas por la montaña que parte desde la misma entrada al complejo de las cabañas.

Caminando entre pinos.
También hubiéramos podido alquilar unas bicicletas para hacerla, pero nos decantamos por caminar.

Senderismo en Villatoya.
Yolanda y los niños.
Con el paseo por los bosques de pino de los alrededores de las cabañas hicimos hambre para comer, y después descansamos un rato antes de volver a casa mientras los niños jugaron en las instalaciones del complejo. Ellos se lo habían pasado genial, y ya están deseando volver en otra ocasión...a ver si esta vez lo hacemos con alguno de sus amigos.

Senderismo en Villatoya.
Senderismo en Villatoya.


Los viajes de Hector y Yolanda© 2007 | Plantilla Blogger | Diseño de Hector Arenós Marco