. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Lunes 28 de Abril 2014-Castillos del Loira-Château de Chenonceau y Château de Chaumont Sur Loire-Parte 1

Habitualmente en nuestros viajes solemos madrugar para aprovechar al máximo el día, y hoy no iba a ser una excepción, pues poco después de las 9:00 estábamos en el parking del Château de Chenonceau, a 55 kilómetros de nuestro camping, donde teníamos la caravana, más o menos 45 minutos en coche.

Mapa de los Castillos del Loira.
Mapa de los Castillos del Loira.
Si tuviera que elegir sólo uno de los Castillos del Loira, posiblemente me quedaría con este.

Château de Chenonceau.
Merenderos del Château de Chenonceau.
Quizás no sea el más majestuoso o impresionante por fuera, ni el mejor decorado por dentro, ni posea los mejores jardines, pero en conjunto, creo que es el más bonito de todos, aunque esto es una opinión muy personal.

Château de Chenonceau.
Bosques del Château de Chenonceau.
Además del castillo, hay un bosque, una granja y unos jardines ornamentales de Diane de Poitiers y Catalina de Médicis del s. XIX que merecen la pena. Los niños disfrutaron mucho en el laberinto de setos.

Château de Chenonceau.
Laberinto de setos del Château de Chenonceau.
El romántico castillo de Chenonceau cumplió 500 años en 2013. Propiedad de la Corona, después residencia real, el romántico palacio de recreo de Chenonceau es un sitio excepcional que goza de un original diseño sobre el Cher, pues posee una galería de 60 metros construida sobre arcos en el río llamada Grand Galerie y fue creada por Catalina de Médicis entre 1570 y 1576, quien al igual que Diana de Poitiers, fue ampliando y embelleciendo el castillo a lo largo de los años.

Château de Chenonceau.
Los viajes de Héctor y Yolanda al completo.
Conocido como el castillo de las Damas en la historia de Francia, es, después de Versalles, el castillo francés más visitado.

Château de Chenonceau.
Jardines del Château de Chenonceau.
El castillo de Chenonceau no sólo es un lugar excepcional por su concepción original, su interior también es grandioso, la riqueza de sus colecciones, sus salas espléndidamente amuebladas, espaciosos dormitorios, hermosos cuadros y tapices y el resto de su decoración hacen del castillo un lugar inolvidable.

Château de Chenonceau.
Interior del Château de Chenonceau.
La instalación de los adornos de flores en cada una de las habitaciones, amobladas con suntuosidad, añade un poco más de refinamiento al castillo de Chenonceau. El cuarto de las Cinco reinas, el salón de Louis XIV, la gran galería sobre el Cher, las cocinas sorprendentes construidas en los pilares del puente, el Gabinete Verde de Catalina de Médicis… Paso a paso, Chenonceau nos transporta a través de la historia, de sus sueños y de sus secretos.

Château de Chenonceau.
Una de las habitaciones del Château de Chenonceau.
El Castillo de Chenonceau posee una colección única de pinturas de los grandes maestros: Murillo, Tintoreto, Nicolas Poussin, Correggio, Rubens, Primatice, Van Loo... Así como una selección rarísima de tapicerías de Flandes del siglo XVI.

Château de Chenonceau.
Château de Chenonceau.
Lo más destacable del interior del castillo es, a mi juicio:

Château de Chenonceau.
Grand Galerie de Chenonceau.
-La gran galería sobre el Cher, de 60 metros de largo, 6 metros de ancho y con 18 ventanas por donde entra la luz, tiene el techo con vigas a la vista y el suelo con planchas de la piedra toba y pizarra. Se trata, por lo tanto, de una magnífica sala de baile.

Château de Chenonceau.
Despensa de las cocinas del Château de Chenonceau.
Château de Chenonceau.
Sala de Comidas del servicio.
-Las Cocinas, que son una delicia. Formadas por la Despensa, la Sala de Comidas y la Cocina, son las más grandes, con más detalles, bonitas y bien decoradas que he visto nunca, a mucha distancia de la siguiente, de hecho, creo que merece la pena la visita al castillo sólo por las Cocinas.

Château de Chenonceau.
Las magníficas cocinas del castillo.
Las cocinas del castillo están situadas en los enormes cimientos formados por los dos primeros pilares que se asientan en el lecho del río Cher, en la parte más baja del castillo.

Château de Chenonceau.
Habitación Negra de Luisa de Lorena.
-La habitación negra de Luisa de Lorena, la que os recomiendo ver en detalle, donde se respira de verdad el luto que guardó por su marido Enrique III.

Château de Chenonceau.
Museo de cera de Chenonceau.
Al finalizar la visita al castillo (o antes de iniciarla), podemos visitar un pequeño museo de cera que ilustra la historia del castillo, interesante para los adultos y que gustó mucho a los niños...como siempre digo, viajar con niños requiere lugares como este, con el museo de cera o el laberinto de setos, para que ellos disfruten también de la visita.

Château de Chenonceau.
Camino de acceso al Château de Chenonceau.

Château de Chenonceau.
El Château de Chenonceau está rodeado de jardines y bosques.
En resumen, uno de los Castillos del Loira imprescindible, un castillo que hace además de puente entre las dos orillas del río, precioso y encantador por fuera y muy cuidado por dentro. Las fotos que puedes hacerte aquí... imborrables.

Château de Chaumont-Sur-Loire.
Château de Chaumont-Sur-Loire.
Dejamos atrás el Château de Chenonceau con muy buen sabor de boca y nos dirigimos al castillo de Chaumont-Sur-Loire, a unos 30 minutos en coche, 25 kilómetros.

Château de Chaumont-Sur-Loire.
Jardines del Château de Chaumont-Sur-Loire.
Situado en una propiedad de 30 hectáreas, el Castillo de Chaumont-sur-Loire es como un mirador sobre el Loira salvaje ya que fue construido en una colina sobre el río. Está formada por el castillo de aire medieval (siglos XV-XIX), las cuadras y el parque paisajístico diseñado por Henri Duchêne que alberga el Festival Internacional de los Jardines (de finales de abril a mediados de octubre), con instalaciones de artistas contemporáneos y exposiciones de grandes fotógrafos.

Château de Chaumont-Sur-Loire.
Château de Chaumont-Sur-Loire.
Presenta un lado descaradamente medieval, con sus torrecillas cilíndricas esquineras, construidas entre 1466 y 1510, y su macizo doble puente levadizo, pero casi todo el interior data del s. XIX.

Château de Chaumont-Sur-Loire.
Château de Chaumont-Sur-Loire.
Château de Chaumont-Sur-Loire.
Interior del Château de Chaumont-Sur-Loire.
Catalina de Médicis adquirió el castillo en 1560, y forzó a Diane de Poitiers a cambiarle Chenonceau por Chaumont. La escritora Mme de Staël pasó aquí una temporada, a partir de 1810, pero no era de su agrado.

Château de Chaumont-Sur-Loire.
Château de Chaumont-Sur-Loire.
Dominando el Loira, el castillo recibió la influencia de diversas épocas. Tiene una silueta de fortaleza, pero la decoración renacentista le aporta refinamiento. Los aposentos de Catalina de Médicis y Diane de Poitiers evocan el paso de las dos rivales.

Château de Chaumont-Sur-Loire.
Establos del Château de Chaumont-Sur-Loire.
En el interior hay muebles de diferentes épocas que reflejan la historia del edificio. La estancia más impresionante es la sala del Consejo, pavimentada con magníficas de mayólicas y adornada con tapices flamencos, pero la mejor arquitectura aguarda en los Écuries o Establos, de 1877 donde se exhiben carruajes de época.

Château de Chaumont-Sur-Loire.
Interior de los establos del Château de Chaumont-Sur-Loire.
Estos establos son sencillamente espectaculares y merece la pena pagar la entrada del castillo sólo por visitarlos. Aquí los caballos vivían mejor que la gran mayoría de la población de la época.


Los viajes de Hector y Yolanda© 2007 | Plantilla Blogger | Diseño de Hector Arenós Marco