. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda

jueves, 21 de mayo de 2015

Murcia capital-Región de Murcia día 4-Parte 1.

Después de varios días en la región de Murcia, por fin nos tocaba visitar la capital, Murcia, que ese día empezaba sus Fiestas de Primavera, y a la que yo le tenía muchas ganas.

Plano de Murcia.
Plano de Murcia, usaré los colores morados en el artículo.
Aparcamos cerca de la Oficina de Turismo de la plaza del Cardenal Belluga, donde además de recoger un plano de la ciudad, será nuestro punto de partida en la visita a la misma.

Murcia es una ciudad fundada en el año 831 por Abd-Al-Rahman II en un enclave privilegiado, en el centro del Valle del Río Segura, en las montañas a 30 km del Mediterráneo. De la importancia que alcanzó en la época árabe da buena idea la muralla que la circundaba, algunos de cuyos restos aún son visibles en diferentes lugares de la ciudad, que tenía 15 m de altura y 95 torres.

Río Segura a su paso por Murcia.
Río Segura a su paso por Murcia.
Murcia sigue siendo relativamente desconocida por el turismo, especialmente comparada con las cercanas poblaciones costeras.

Empezamos pues un itinerario por la ciudad, la Murcia medieval, dando una vuelta por lo poco que queda en Murcia de las zonas antiguas justo en la orilla del Segura frente al Ayuntamiento (24), veréis de frente el Ayuntamiento y a la derecha la parte trasera del Palacio Episcopal (7).

Ayuntamiento de Murcia.
Ayuntamiento de Murcia.
Cruzas la calle hasta el Ayuntamiento, que bordeas por el callejón del Arenal hasta la Plaza del Belluga donde te topas a la derecha con la Catedral (1) (si tienes ganas puedes subir a una de sus torres donde puedes tener una buena vista de la ciudad a las 10, 12, 16 y 18 horas) y a la izquierda con el Edificio de Moneo, un juego de contrastes que a unos les entusiasma y a otros no tanto. El edificio de Moneo se une al Ayuntamiento de la ciudad a través de una galería.

La puerta principal de la catedral da a la Plaza del Romea, donde también está el Palacio Episcopal un edificio histórico del siglo XVIII.

La Catedral de Murcia.
La Catedral de Murcia.
Antes de seguir adelante con nuestro paseo por Murcia capital, voy a hablar un poco más a fondo de algunos de sus principales monumentos, empezando por la Catedral (1), un perfecto punto de partida para iniciar cualquier ruta turística por la ciudad.

Construida sobre el terreno que ocupaba una antigua mezquita árabe en el año 1385 se terminó de construir en octubre de 1.467. Este transcurso de los siglos hizo que se conjugasen en ella tres estilos arquitectónicos: Gótico, Renacimiento y Barroco.

En el exterior del templo destacaría la Torre-Campanario (1521-1791), de 90 metros de altura (95 con la veleta), distinta en anchura en cada uno de los cinco cuerpos que la componen. Es una magnífica y feliz conjunción de diversos estilos: el primer cuerpo, de planta cuadrada, es de estilo renacentista con ornamentación del plateresco hispano; el segundo cuerpo, se trata de una fase más purista del mismo estilo; el tercer piso es de estilo barroco; el cuerpo del campanario rococó; y el remate cupulado de acento neoclásico.

La Fachada Principal, joya del barroco internacional de excepcional belleza, es proyectada como una fachada retablo conjugando originalidad y síntesis de los conceptos típicos del barroco. Única en su género, fue realizada por Jaime Bort en estilo Barroco-Rococó.

La Puerta de los Apóstoles, de1488, es de estilo gótico, y recibe ese nombre por las esculturas de los cuatro apóstoles en las jambas. Posee un escudo en honor de la reina Isabel la Católica.

La Puerta de las Cadenas de dos cuerpos: uno inferior (s.XVI), y otro superior (s. XVIII), posee una portada renacentista donde aparecen tres relieves de los hermanos San Leandro, San Isidro y San Fulgencio.

El interior es mayormente gótico, con un trazado es de tres naves con girola y capillas dedicadas a los santos patronos de los gremios, y enterramientos de obispos y nobles que fomentaron o colaboraron en su construcción.

La Catedral de Murcia.
La Capilla de Girola, Catedral de Murcia.
Entre sus 23 capillas resaltan la Capilla de Girola, llamada de los Vélez, de estilo gótico flamígero, con una impresionante cúpula estrellada de diez puntas, la Capilla de Junterones, una de las grandes obras del renacimiento español, la Capilla de la Inmaculada, barroca... También destacan la sillería plateresca del coro, el trascoro o la portada de la antesacristía.

En el altar mayor se conservan el corazón y las entrañas de Alfonso X que así lo dispuso en su testamento en prueba de su amor a Murcia y la fidelidad que la ciudad le demostró.

Palacio Episcopal de Murcia.
Palacio Episcopal de Murcia.
También destaca el Palacio Episcopal (7), cuya construcción fue idea del Obispo Mateo, que quería una residencia desde la que se pudiera contemplar la recién terminada fachada de la Catedral.

De elementos arquitectónicos muy singulares, es otra de las obras cumbres del siglo XVIII en Murcia y está compuesta de dos edificios ensamblados:

Palacio Episcopal de Murcia.
Martillo del Palacio Episcopal de Murcia.
El llamado Martillo del palacio (el mirador del obispo); un espigón saliente construido antes de que se empezara la construcción del cuerpo principal con el fin de tener un mirador sobre el Río Segura y el Paseo del Arenal o Glorieta.

El cuerpo principal o palacio propiamente dicho; construido con claras influencias del último manierismo italiano.

Las puertas-balcón de sus fachadas son soluciones arquitectónicas con origen en las concebidas por Miguel Ángel para el Palacio Farnese de Roma en el año 1546. Los tratamientos murales a base de ornamentaciones al fresco son otra característica de los palacios romanos y napolitanos. El escudo que preside el balcón principal del palacio recuerda al Obispo Roja, bajo cuyo mandato se terminó la obra en el año 1.786.

Palacio Episcopal de Murcia.
Palacio Episcopal de Murcia.
Del interior son de gran interés: la escalera imperial (barroco romano); el patio, organizado en tres arcadas en orden dórico y un cuerpo superior más compacto; y la pequeña capilla del Obispo, de planta circular.

Rodeas la catedral hacia su fachada de la Plaza de la Cruz, donde se inicia la tradicional calle Trapería. A media calle a la derecha, el Casino de Murcia (25), un edificio singular desde el punto de vista arquitectónico y un lugar emblemático de Murcia, del que constituye seña de identidad, y que ha tenida una remodelación de muchos años pero que al final ha merecido la pena, tal y como se aprecia en su visita.

Casino de Murcia.
Casino de Murcia.
Obra ecléctica de finales del siglo XIX, con profusa decoración inspirada en los salones reales de La Alhambra y el Alcázar de Sevilla, se recrean en ella diferentes estilos:

Casino de Murcia.
Yolanda en el Casino de Murcia.
La fachada, obra del arquitecto Pedro Cerdán Martínez, es de estilo ecléctico, contiene elementos decorativos clásicos y modernistas, aunque al estar en una calle estrecha la cámara de fotos no hace justicia, por eso no os la enseño.

Casino de Murcia.
detalle del Patio Árabe
Casino de Murcia.
Patio Árabe, Casino de Murcia.
 El Patio Árabe está obrado en dos alturas y rematado por una gran cúpula de hierro y cristal.

Casino de Murcia.
La Galería del Casino de Murcia.
La Galería es un enorme pasaje cubierto, a modo de calle privada que hace las veces de distribuidor de las distintas dependencias del Casino, además de lugar de reunión.

Casino de Murcia.
Salón del Congresillo, Casino de Murcia.
El Congresillo es el nombre popular de un salón interior que fue lugar de reunión de personajes influyentes dentro de la vida económica y social de Murcia, que ejercieron una notable influencia en nombramientos de cargos políticos y toma de decisiones.


Casino de Murcia.
Patio Pompeyano del Casino de Murcia.
El "patio pompeyano", decorado con una bella estatua del escultor José Planes, posee 14 columnas de capitel jónico, que forman un conjunto de gran efecto artístico.

Casino de Murcia.
El Salón del Baile, Casino de Murcia.
El Salón de Baile, espléndido testigo de la vida social de Murcia durante más de un siglo, es de estilo neobarroco. Las valiosas pinturas que lo embellecen representan la Música, la Escultura, La Pintura y la Arquitectura. Cuatro medallones representan a los hijos ilustres de Murcia: Romea, Salzillo, Floridablanca y Villacís.

Casino de Murcia.
Casino de Murcia.
El Tocador de Señoras destaca, además de por el lujo con el que está concebido, por el lienzo que decora el techo, obra del pintor Marín Baldo, que muestra una alegoría de la noche representada por la diosa Selene. Los ojos de la mujer alada que cae envuelta en llamas se han hecho famosos por el efecto óptico de que éstos siguen a quien los mira desde cualquier parte de la sala.

Casino de Murcia.
Biblioteca del Casino de Murcia.
También hay que destacar la Biblioteca, el Salón de Billar, y dos salones de tertulia con enormes ventanales a la Calle Trapería a los que los murcianos, con el fino humor que les caracteriza, apodaron las Peceras.

Casino de Murcia.
Sala de Armas, Casino de Murcia.
Casino de Murcia.
La familia frente a los cuadros que representan las 4 estaciones.
Además de los salones mencionados, hay otros salones y zonas que se pueden visitar y que también merecen que os enseñe en imágenes.

Casino de Murcia.
Izan y Yolanda con una copia de la dama de Elche y un cuadro del Rey.
No os lo había dicho, pero la entrada cuesta 5€ y en ella está incluida una audioguía. Merece mucho la pena su visita, de hecho es el edificio más visitado de toda Murcia.

Seguiré contándoos nuestra visita a Murcia en el siguiente artículo.