. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda

miércoles, 22 de octubre de 2014

Viernes 25 de Abril 2014 (parte 1)-Ille y Vilaine (Fougères)-Bretaña

Lo que llevábamos visitado de momento en el departamento de Ille y Vilaine es lo que más nos había gustado de la región de Bretaña, pero lo que nos quedaba por ver, aunque no llega al nivel de Dinan o Saint Malo, también merece mucho la pena, de modo que ya os puedo adelantar que es el departamento más imprescindible de los cuatro que componen la región.

Mapa de Fougères.
Mapa de Fougères.
Hoy empezaríamos las visitas en Fougères (a menos de una hora de nuestro camping en Combourg), donde una impresionante silueta de granito domina la ciudad en cuanto uno llega. Y situadas a los pies de la mayor fortaleza de Europa, las casas medievales construidas en prominencia y las calles adoquinadas no han perdido un ápice de encanto. Ante nuestros ojos: mil años de historia.

Castillo de Fougères.
Castillo de Fougères.
Empezamos la visita por lo que nos había traído hasta aquí, el Castillo de Fougères, de los siglos XI al XV, posee un original emplazamiento por debajo de la ciudad alta y fue clave en la lucha por las fronteras de Bretaña.

Castillo de Fougères.
Antiguo puente levadizo del Castillo de Fougères.
Castillo de Fougères.
Murallas y torres del Castillo de Fougères.
Castillo de Fougères.
Exterior del Castillo de Fougères.
Castillo de Fougères.
Castillo de Fougères.
El recorrido exterior, bordeando el castillo, nos permite ver las magníficas torres del recinto tanto redondas (de Guibé, de Gobelin ss.XII y XIV, de Mélusine s. XIV, Guémadeuc del XII, Coygny, Torre Raoul, la última en erigirse y la que completó la fortificación del castillo en el s. XV, etc.) como cuadradas (Torre de Cadran, la más antigua, la Torre Surienne del s XV o Torre de la Haye-Ste-Hilaire, en la entrada precedida por el foso).

Castillo de Fougères.
Entrada al Castillo de Fougères.
Castillo de Fougères.
Fougères desde su Castillo.
Tras acceder al interior por la torre cuadrada de la Haye-Saint-Hilaire, se descubren los tres recintos sucesivos y, a continuación, los aposentos señoriales y la capilla. Magnífica fortaleza que demostró ser poco eficaz.

Castillo de Fougères.
Torre du Hallay.

Castillo de Fougères.
Torre de Guémadeuc.  
Junto a la entrada del Castillo se encuentran 4 molinos de agua que aprovechaban la corriente del río que era usado a su vez de foso protector.

Castillo de Fougères.
Interior del Castillo de Fougères.
Castillo de Fougères.
En estas torres se encontraban las mazmorras.
Bonito jardín creado en parte de la zona que ocupaban las murallas de la ciudad, ofrece hermosas vistas de conjunto del castillo y de la campiña.

Castillo de Fougères.
Castillo de Fougères.
Castillo de Fougères.
Castillo de Fougères.
Con sus trece torres cubre una superficie de dos hectáreas y sus fortificaciones, antaño rodeadas de agua, han sido restauradas por completo.

Castillo de Fougères.
Camino de Ronda.
Castillo de Fougères.
Joel y yo en el Camino de Ronda.
Sigue el camino de ronda y disfruta de unas bonitas vistas a las murallas y a los jardines de la ciudad, tanto a mi como a mi familia nos impresionó poder subir y pasear por las almenas del magnifico Castillo de Fougères.
Castillo de Fougères.
Fougères vista desde su Castillo.
El castillo esté en el Barrio de St-Sulpice al igual que la Iglesia de St-Sulpice, un edificio gótico flamígero construido durante los ss. XV-XVIII. En el interior destacan los retablos de granito (s. XV) de las capillas, y en particular el de Ana de Bretaña y las vidrieras del s. XVI. La Iglesia de San Leonardo, patrona de los presos para el uso de los habitantes de Bourg Neuf en el siglo XVI. Su fachada neo-gótico construido en el siglo XIX tiene una roseta inspirada en la de la Sainte Chapelle.

Castillo de Fougères.
A la derecha la Iglesia de St-Suulpice vista desde el Castillo de Fougères.
Pegado a esta iglesia se halla el Ayuntamiento de primera mitad del XVI, con una sala abovedada del s.XII y vistosas chimeneas.

El Campanario de Fougères está coronado con una aguja revestida de pizarra y decorado con gárgolas, este campanario erigido en 1397 se alza orgulloso por encima de las murallas. Declarado Monumento histórico en 1922, es el más antiguo de Bretaña.

Jardín Público junto a la Iglesia de San Leonardo.
Jardín Público junto a la Iglesia de San Leonardo.
Fougères también es sinónimo de numerosos espacios verdes como el jardín público que corona el barrio medieval alrededor de la iglesia de Saint-Sulpice o las dos hectáreas de Val Nançon a las que se accede desde el castillo por la callejuela de Vaux.

Vistas del Castillo de Fougères desde el Jardín Público.
Vistas del Castillo de Fougères desde el Jardín Público.
Pasear por las calles del casco antiguo, el barrio más antiguo de la ciudad, es muy agradable por sus terrazas de bares y cafés, sus casas medievales de entramado de madera que recuerdan la riqueza pretérita de la ciudad.

Casas de entramado de madera de Fougères.
Casas de entramado de madera de Fougères.
Sumérgete en la época dorada de Fougères. Realmente te transporta. Es como hacer un viaje en el tiempo, y además, las vistas desde sus murallas es de lo más increible que he visto. Un lugar imprescindible si recorréis la Bretaña. No os lo perdáis.

Fougères, alrededores del Castillo.
Fougères, alrededores del Castillo.
Os dejo antes de terminar este artículo con este vídeo promocional de Fougères:



Y con este otro del castillo...sigo contándoos este día en el siguiente artículo:



Los viajes de Hector y Yolanda© 2007 | Plantilla Blogger | Diseño de Hector Arenós Marco