. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda

martes, 26 de abril de 2016

Qué ver en La Toscana-Vinci y Prato-18 de Julio 2015.

Tras el desayuno abandonamos el camping en los alrededores de Florencia para conducir poco más de una hora hasta la pequeña localidad de Vinci.

Plano de Vinci.
Plano de Vinci.
En esta pequeña ciudad toscana, construida en las cercanías del monte Albano y en el centro de una campiña plantada de olivares y viñedos, tuvo lugar en 1452 el acontecimiento que haría universal su nombre: el nacimiento de un niño ilegítimo, el pequeño Leonardo da Vinci (1452-1519), que adoptaría el nombre de su pueblo natal para desarrollar una carrera prodigiosa.

Vistas de los alrededores de Vinci desde la población.
Vistas de los alrededores de Vinci desde la población.
Vinci.
Los niños jugando en Vinci.
Museo Leonardino: En el castillo de los condes Guidi, del s. XIII, se instaló en 1952 este museo dedicado a las maquetas (más de cien) de máquinas realizadas según los dibujos del genial hijo de la región.

Murallas de Vinci.
Murallas de Vinci.
Museo Leonardino de Vinci.
Museo Leonardino de Vinci.
Pese a que es interesante, nosotros decidimos no entrar ya que hace unos meses, en Cartagena (Murcia) ya visitamos una pequeña exposición temporal de las maquetas de Leonardo da Vinci.

Castillo de los condes Guidi en Vinci.
Castillo de los condes Guidi en Vinci.
La solitarias callejuelas de Vinci.
La solitarias callejuelas de Vinci.
Y hace poco más de un año, en los Castillos del Loira (Francia), visitamos el Castillo de Clos Lucé en Amboise, donde Leonardo pasó sus últimos años de vida y donde hay una gran exposición de maquetas de varios tamaños de sus inventos.

Iglesia de Santo Stefano de Vinci.
Campanario de la Iglesia de Santo Stefano de Vinci.
A lado está la Iglesia de Santo Stefano, con la pila bautismal donde Leonardo fue bautizado.

"El monumento del hombre", Vinci.
"El monumento del hombre", Vinci.
"El monumento del hombre", Vinci.
Murallas de Vinci.
Muy cerca de allí, al lado de la muralla, está "El monumento del hombre", figura famosa en todo el mundo, que combina la figura del cuerpo humano con la geometría.

Casa natal de Leonardo da Vinci.
Casa natal de Leonardo da Vinci rodeada de olivos.
Tras la corta visita a la pequeña localidad de Vinci, fuimos en coche algo menos de 3 kilómetros hasta la Casa natal de Leonardo da Vinci.

Casa natal de Leonardo da Vinci.
Exterior de la Casa natal de Leonardo da Vinci.
En un emplazamiento impregnado de suavidad se alza la supuesta casa natal del artista.

Casa natal de Leonardo da Vinci.
Interior de la Casa natal de Leonardo da Vinci.
Si bien ha conservado algunos elementos del s. XV (chimenea, piedra de fregadero y blasón familiar en la sala principal), es sobre todo el paisaje de olivares con hojas plateadas, la luz transparente y las colinas con cultivos en bancales lo que forman un marco impregnado de una armonía totalmente leonardina.

Casa natal de Leonardo da Vinci.
Casa natal de Leonardo da Vinci.
Casa natal de Leonardo da Vinci.
Algunas obras de Leonardo.
Los billetes para acceder al interior están en a unos metros de la entrada de la casa, lo que hace que, si tienes un poco de jeta como en nuestro caso, os podáis colar dentro sin pagar...ja, ja, ja...

Mapa de Pistoia.
Mapa de Pistoia.
Dejamos atrás la Casa Natal de Leonardo da Vinci para dirigirnos por una preciosa carretera de montaña hasta Pistoia, a algo menos de una hora de camino.

Callejeando por Pistoia.
Callejeando por Pistoia.
Pistoia está situada en la zona centro de La Toscana, a los pies de los Apeninos, a escasos kilómetros de Florencia. La ciudad ofrece numerosos lugares que visitar, teniendo en el arte la mejor excusa para acercarse hasta la preciosa ciudad de estilo romántico, donde el tiempo parece haberse detenido. Una verdadera delicia, sobre todo teniendo en cuenta que los turistas no suelen incluirla en su ruta.

Palazzo Azzolini i Postoia, Pistoia.
Palazzo Azzolini i Postoia, Pistoia.
El forastero se llevará una sorpresa al descubrir la medieval piazza del Duomo, uno de los más bellos conjuntos arquitectónicos de Italia, y sus callejuelas repletas de tiendas medievales con puestos de piedra.

Plaza del Duomo y Torre de Catilina, Pistoia.
Plaza del Duomo y Torre de Catilina, Pistoia.
La Plaza del Duomo en el centro histórico cerrado al tráfico, amplísima plaza que seduce enseguida tanto por sus armoniosas proporciones como por la disposición de los edificios civiles y religiosos: la catedral, precedida por su baptisterio, el antiguo palacio episcopal, el palacio municipal, unido a la catedral por un arco, y el Palazzo Pretorio. La torre medieval algo apartada es la Torre de Catilina, el conjurado romano que tanto abusó de la paciencia de Cicerón y que fue vencido y asesinado en el año 62 a. C. delante de Pistoia.

La Catedral de San Zeno y el Campanile de Pistoia.
La Catedral de San Zeno y el Campanile de Pistoia.
La Catedral de San Zeno. La estructura y decoración del Duomo han sido continuamente alterados a lo largo de los siglos con elementos que se superponen al edificio románico del siglo XI. Si entramos al interior de la iglesia el elemento más apreciado es el altar de plata de San Jacobo que guarda las reliquias del santo, un trabajo cuidadoso de la orfebrería gótica de maestros toscanos, y que hoy se ubica en la Capilla del Crucifijo.

La Catedral de San Zeno y el Campanile de Pistoia.
La Catedral de San Zeno y el Campanile de Pistoia.
Al flanco izquierdo de la Catedral encontramos el Campanile, el campanario de 67 metros que surge de las bases de una antigua torre longobarda, con sus tres órdenes de loggias pisanas y la cúspide del siglo XVI. El campanario se puede visitar después de comprar el ticket en la oficina de turismo de la plaza del Duomo, y acometer las 200 escaleras que llevan hasta lo alto, desde donde el panorama de Pistoia invita a retratarla con fotos aéreas.

Palazzo dei Vescovi o Palacio de los Obispos de Pistoia.
Palazzo dei Vescovi o Palacio de los Obispos de Pistoia.
A la derecha de la catedral el Palazzo dei Vescovi (Palacio de los Obispos) acoge la Oficina de Turismo de Pistoia (APT). El edificio de ladrillos posee una loggia de arcos góticos, restaurado en 1981 y donde se invita en un recorrido arqueológico a conocer el pasado a través de las estelas etruscas, fragmentos del muro de la ciudad antigua o un horno romano.

Battisterio di San Giovanni in Corte, Pistoia.
Battisterio di San Giovanni in Corte, Pistoia.
Sin salir de la plaza de la Catedral la figura inconfundible del Baptisterio di San Giovanni in Corte, con su planta típica octogonal que ha perdido su labor religiosa para ser un espacio habitual de la agenda cultural de Pistoia. Si bien su origen es del siglo XIII, la fisonomía que prevaleció fue la gótica donde el mármol de Prato blanco y verde bicromado que se alterna sigue la tradición pisana. En el centro del interior la fuente bautismal de Lanfranco di como preside la solemnidad del Battistero.

Pistoia, Piazza della Sala.
Pistoia, Piazza della Sala.
Detrás del Baptisterio en la Piazza della Sala se celebra el mercado, cortejado por una serie de tiendas históricas entre las que hay enotecas y restaurantes. En el centro de la plazita el pozo de mármol llamado “del Leoncino” desaparece entre hortalizas los días de mercado, celebrado desde hace siglos en el mismo lugar...lástima que ya estuvieran desmontándolo.

Palazzo del Podestà de Pistoia.
Palazzo del Podestà de Pistoia.
Inmediatamente después, si giramos la cabeza desde el centro de la plaza vemos el Palazzo del Podestà, sede del tribunal de justicia actualmente, como el resto del conjunto de estilo gótico aunque con una ampliación importante en el siglo XIX.

Palazzo di Giano o del Comune de Pistoia.
Palazzo di Giano o del Comune de Pistoia.
Completando la plaza hallamos el Palazzo di Giano o del Comune, sede del gobierno de la ciudad desde que en 1.294 se levantase, En 1.348 se completo con las dimensiones actuales y en 1.637 se finalizó el anexo que lo une con la catedral; la antigua iglesia de Santa Maria Cavaliera y la torre medieval de Catilina.

Iglesia San Giovanni Fuoricivitas, Pistoia.
Iglesia San Giovanni Fuoricivitas, Pistoia.
Seguro que Pistoia ofrece mucho más, pero el tiempo apremiaba, así que tuvimos que marcharnos.