. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Reykjavík

lunes, 15 de febrero de 2021

Roadtrip por Islandia-Llegada y qué ver en Reykjavík-Parte 2

Nuestro viaje a Islandia estuvo lleno de incertidumbres desde el primer momento, ya que íbamos a viajar en la "era de la Covid-19" y eso entrañaba ciertas dificultades.

Aeropuerto de Valencia.
Aeropuerto de Valencia.

En un principio, antes de la pandemia, los vuelos eran para Nueva York, con Norwegian, pero dos días antes, afortunadamente, cerraron las fronteras y atrasamos los vuelos hasta finales de Agosto. Viendo que tampoco iba a sr posible viajar allí en esas fechas, que Islandia abría las fronteras al turismo con la condición de hacerse un test PCR a la llegada en el aeropuerto, y que Norwegian disponía de vuelos directos, decidimos cambiarlos y de ese modo Islandia se convirtió en nuestro gran viaje de 2020, más concretamente en Septiembre.

Aeropuerto de Frankfurt.
Aeropuerto de Frankfurt completamente vacío.

Iban pasando los meses y los contagios volvían a aumentar en todo el mundo, hasta que a principios de Agosto Norwegian nos canceló el vuelo, y todos los vuelos desde España.

Aeropuerto de Keflavik. llegada a Islandia.
Aeropuerto de Keflavík. llegada a Islandia.

Yo, después de haber tenido que cancelar 3 viajes (Nueva York, Almería y India-Maldivas-Sri Lanka) y haberme pasado todo Julio y Agosto trabajando sin vacaciones, me negué a rendirme hasta que no tuviera todas las puertas cerradas y decidí buscar nuevos vuelos...encontré unos más económicos que los nuestros, saliendo desde Valencia (a una hora de Castellón) y no desde Barcelona, a 3 horas de casa, pero saliendo un poco antes, a finales de Agosto, así que los compré.

La planta baja fue nuestro alojamiento Home Exchange.
La planta baja fue nuestro alojamiento Home Exchange.

Menos de una semana después, Islandia endureció las condiciones para entrar a su país, debido al aumento de casos, aunque allí no había contagio local, ya que hubo un total de menos de 2.000 casos y menos de 10 muertes, pero cada vez detectaban más casos con los PCR, de modo que desde el 17 de Agosto, todo aquel que llegara a Islandia debía de hacerse un PCR a la llegada (lo pagamos nosotros, poco más de 50€ por adulto pagándolo anticipadamente (lo que hicimos) y poco más de 70€ si lo pagábamos en el aeropuerto), 4 o 5 días de cuarentena en un hotel o casa sin compartir baño, con la prohibición de coger transporte público, ir de compras, a lugares turísticos, etc, y otro PCR después que ya pagaban las autoridades islandesas. Cuando nos mandaron los resultados negativos de este segundo test al móvil, ya fuimos libres para visitar cualquier lugar. Como las condiciones podían volver a cambiar, bien en Islandia, bien en nuestro país, tuvimos incertidumbre hasta el día antes de volar, ya que no sabíamos si finalmente, y casi todos los días mirábamos la web oficial del Covid-19 en Islandia, donde encontraréis toda la información pertinente actualizada al minuto.

La planta baja fue nuestro alojamiento Home Exchange.
Aquí pasamos la cuarentena.

Nuestro alojamiento durante esa cuarentena en Reikiavik, Reykjavík en islandés, donde llegamos en un coche de alquiler (era más barato que un taxi) que usamos también para desplazarnos hasta el lugar donde nos hicimos el segundo test PCR, fue una casa de Home Exchange en las afueras de la ciudad, cuya anfitriona nos hizo el favor de hacernos la compra el día anterior (luego se la pagué vía Pay Pal) donde además de gratis, estuvimos realmente cómodos y a gusto.

Street Art o arte urbano en Reykjavík.
Street Art o arte urbano en Reykjavík.

Una vez llegamos a Reykjavík, y con la cuarentena en nuestras espaldas, nos quedaban 15 días por delante para recorrer la isla, y como teníamos más de medio día por delante, empezamos por la visita a Reikiavik, que es pequeña y si no pretendéis visitar ningún museo, como en nuestro caso, con un día o casi un día entero tendréis más que suficiente.

Street Art o arte urbano en Reykjavík.
Callejeando por Reikiavik.