. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Lunes 23 de Julio 2012-Estambul-Día 2-Parte 2

lunes, 15 de octubre de 2012

Lunes 23 de Julio 2012-Estambul-Día 2-Parte 2

Cemberlitas.
Como ya expliqué en el anterior post correspondiente a la primera parte de este día, una vez terminada la comida, pusimos rumbo al Gran Bazar, abierto de 09:00 a 19:00 todos los días menos los domingos.

Entramos al Bazar por delante de la Columna de Constantino, Cemberlitas, construida en el año 330 y revestida en 1204 con placas de bronce que se ganaron en las cruzadas; es la más antigua que se conserva hoy día en la ciudad y se dice que su base guarda reliquias sagradas fantástica, como el hacha con que Noe construyo la barca, un perfume de María Magdalena y restos de los panes con que Cristo alimento a la multitud.

Entrada al Gran Bazar.
Muy cerca de allí se encuentra el famoso baño turco que posee el mismo nombre de la comuna, Las Cemberlitas. Este “hamam” fue diseñado en el año 1584 por Sinan para la Sultana Nurbanu. Cuenta con dependencias separadas para hombres y mujeres, su precio es de 30€ en adelante. Como ya habíamos probado el haman en un anterior viaje por Egipo y también en Marruecos, ni siquiera nos lo planteamos. Conviene saber que hay otros hamanes, unos turísticos como este y otros menos, tanto en Estambul como en el resto de Turquía. También tenéis que saber que los hay mixtos (hombre y mujeres en el mismo sitio) y en los que os separan por sexos.


En el oeste de Sultanahmet se halla el Estambul más comercial, que se disfruta en el laberinto de calles cubiertas del Gran Bazar, creado en el siglo XVI con 4.399 tiendas, 2.195 talleres, 18 fuentes, 12 mezquitas pequeñas, una mezquita grande (La Mezquita de Nurvosmaniye), una tumba, restaurantes, cafés y una gran plaza central. Alrededor de este zoco se abren calles empedradas, bordeadas por casas de madera del siglo XVIII, cafés históricos y vendedores ambulantes.

Gran Bazar.
Se venden artículos de piel, joyas (oro, plata, piedras preciosas y semipreciosas), especias, pasminas y fulares, dulces, lámparas, productos textiles para el hogar (alfombras, cojines y manteles hechos a mano), antigüedades, falsificaciones de artículos de marca como camisetas, bolsos y zapatillas,…

Yolanda y Joel. Gran Bazar
Los productos del Gran Bazar destacan por su elevado precio inicial, todo es cuestión de regatear y en este lugar les encanta y es obligatorio para el disfrute de vendedores y turistas.

Sólo deben realizarse compras caras si se conoce bien el producto que se está comprando y se sabe a ciencia cierta que el precio es justo. Tened cuidado con las antigüedades. Las leyes turcas obligan a portar determinados certificados si quieren sacarse del país.

Considerado el Bazar más grande del mundo con unos 200.000 metros cuadrados de superficie; perderse por el es muy fácil, encontrar su punto central muy difícil, pero intentarlo constituye un paseo por intrincadas callejuelas que acogen diferentes artesanías. Ese no fue nuestro caso, pues como íbamos con los niños y no queríamos comprar nada (es más caro todo aquí que en el resto de la ciudad, al ser un lugar extremadamente turístico), tan sólo callejeamos un rato sin rumbo, hasta que preguntamos a un vendedor por donde salir para ir a la Mezquita de Solimán el Magnífico.

Parte trasera de la Mezquita de Solimán el Magnífico.
La Mezquita de Solimán el Magnífico o Süleymaniye Cami fue construida en el siglo XVI, y hoy es la segunda mayor de Turquía y la más grande e importante de todas las mezquitas imperiales que hay en Estambul además de ser la obra cumbre del arquitecto Sinán para el sultán Solimán el Magnífico.

Cúpula de la Mezquita de Solimán el Magnífico.
Al igual que otras mezquitas imperiales en Estambul, la mezquita es precedida por un monumental patio en el lado oeste, rodeado por una columnata o peristilo con columnas de mármol, granito y porfirio. Situadas en las cuatro esquinas del patio se encuentran los cuatro minaretes, un número sólo permitido a las construcciones del sultán pues las de los príncipes y princesas podían tener sólo dos alminares o minaretes. Los minaretes tienen un total de diez galerías (serifes) los cuales indican que el Sultán era el décimo de la dinastía otomana.

Interior de Süleymaniye Cami.
Si bien la mezquita no anda escasa de decorados y adornos de azulejería (de Iznik) y vidrieras, lo que más sobresale en ella es su amplitud y la calma. Este efecto se ve aumentado por el hecho de que la distancia entre el suelo y el cénit de la cúpula es el doble que la de su diámetro, es decir,  53 metro de altura y un diámetro de 26,5 metros.

Detalle de la Mezquita de Solimán el Magnífico.
El templo resulta tan enorme, que al devoto se le escapan las oraciones de las manos. Su interior alberga la tumba de Solimán el Magnífico, su hija y dos de sus sucesores adornada con esmeraldas haciendo las veces de estrellas.

Decoración de la Mezquita de Solimán el Magnífico.
Fue construida en la cima de una colina mirando al Cuerno de Oro obteniendo una magnifica vista.

Acueducto de Valens.
Todo lo que visitamos hasta aquí lo hicimos a pie, y tras la visita de la mezquita cogimos el primer taxi del día, que por la calle Fevzi Pasa- la principal artería que une las mezquitas y donde se coge los autobuses para ir a Sultanahmed desde esta zona de hoteles, donde se encuentran todas las tiendas de traje de novias (feos con ganas) de la ciudad- pasando por el Acueducto de Valens- construido por el emperador Valens entre los años 364 y 378, está compuesto por dos imponentes hileras de arcos. Fue parte de un complejo sistema de abastecimiento de agua de la ciudad para los palacios de la capital bizantina. El acueducto se empleó hasta el siglo XIX trayendo agua desde mas de 200 Km. de distancia. La estructura ha sido reparada varias veces y ahora tan solo se conservan 625 metros- hasta San Salvador en Chora.

San Salvador en Chora.
La Mezquita Kariye Museum o San Salvador en Chora (en Chora significa en el campo), obliga al turista a apartarse de la zona antigua y penetrar en el Estambul más auténtico, con restos arqueológicos en las inmediaciones, quitando Santa Sofía es el monumento bizantino más importante de Estambul.

Con la llegada de los musulmanes a Estambul, la iglesia también fue convertida en mezquita. Por ello, en el centro de la nave central podemos encontrar un mihrab.

Data del siglo XI y tiene los mosaicos con colores vivos mejor conservados del mundo, el más famoso de todos es “La Dominación de la Virgen”.

No son pinturas, son mosaicos. La Virgen con el niño.
Mosaicos de la genealogía de Cristo en una de las cúpulas.
Mosaico de la Virgen con Niño, cúpula norte.
Muy pequeña pero llena de encanto, para mi imprescindible en vuestra visita a Estambul. Abierta de 09:30 a 17:00, cerrada los miércoles. De Abril a Octubre abre de 09:00 a 19:00. Precio 15 Liras Turcas aunque usamos los Museum Pass.

Por cierto, las tiendas que tiene alrededor tienen las Guías sobre Estambul, los separa libros, los imanes y otros souvenirs más baratos de la ciudad.

Uno de los techos de San salvador en Chora.
Aquí de aprecia que son mosaicos.
Una vez merendados (compramos fruta en un puesto callejero), esperamos un taxi que nos llevara a la mezquita de Eyüp. Había varios parados, pero no querían poner el taxímetro y pretendían cobrarnos 20 liras turcas...nosotros pagamos 10 con propina incluida.

Yolanda, Izan y Joel frente a la Mezquita de Eyüp.
La Mezquita de Eyüp (1458) es un hermoso ejemplo del barroco otomano, en la que destaca su luminoso interior de mármol blanco.

Es lugar de peregrinaje para los musulmanes de todo el mundo (tipo Santiago de Compostela en España) se dice que su suelo es justo el punto donde murió este profeta que era compañero de Mahoma. Según la leyenda Mahoma el Conquistador, tuvo un sueño en el que se le revelaba el sepulcro de Eyüp, por lo que mando excavar en el lugar soñado, y efectivamente, halló la sepultura.

Mezquita de Eyüp desde Pierre Loti.
Según llegas a la mezquita hay una plaza con una fuente, accedes a un patio interior donde se encuentra el kiosco donde se purifican y después hay un segundo patio en el que se encuentra la puerta de acceso a la mezquita.

Una de las curiosidades de esta mezquita es, que a diferencia de otras la zona reservada para mujeres no se encuentra en la parte de atrás junto a la puerta sino que esta en la planta superior.

Feliz tras su circuncisión.
Si vais un día festivo, un sábado ó un domingo, podéis tener suerte de encontrar a niños ataviados como principitos haciendo una danza típica antes de ser bendecidos para que les hagan la circuncisión (conocida en árabe como Sünet). La circuncisión de los niños en el Islam es una ceremonia que simboliza el paso de niño a hombre; sin embargo en la actualidad se suele llevar a cabo el procedimiento quirúrgico al nacer, pero la fiesta no se celebra hasta los 6 o 10 años. Si ves a uno de estos niños y quieres sacarle una foto, primero pide permiso a su madre que estará encantada y orgullosa de que retrates a su pequeño.  Nosotros tuvimos suerte ya que pese a ser Lunes, vimos a uno de esos niños al bajar de Pierre Loti.

La Tumba de Sultan Eyüp la podéis visitar después de ver la mezquita por dentro al salir, en este mismo patio pero en otra estancia. Rodeando la mezquita se encuentran magníficos mausoleos y bajo los cipreses de la colina se apiñan las lapidas de la gente del pueblo.

Terraza del Cafe Pierre Loti.
Sobre la colina del cementerio, se encuentra el famoso Café Pierre Loti. Allí llegamos a través de un teleférico que nos ahorró unas buenas cuestas de unos 30 minutos a pie.

Interior del Cafe Pierre Loti.
El café está decorado con muebles del S. XIX y los camareros van vestidos de época. Desde sus mesas, frecuentadas tanto por lugareños como por turistas, se observa el Cuerno de Oro de principio a fin.

El Cuerno de Oro desde Pierre Loti.
El Cuerno de Oro o Halic es un puerto histórico natural de varios kilómetros de largo de Estambul, considerado el más grande del mundo, que reune toda clase de astilleros y su vía de comunicaciones por el mar. Dicho de otra forma, al mar que separa la parte europea nueva de la vieja, se llama de “Cuerno” porque su forma y de “Oro” porque cuando el sol se pone el color que deja en sus aguas recuerda a este color. Desde el alto del Café de Pierre Loti, se observa el dorado que cubre las aguas.

Parte nueva europea desde Pierre Loti.
Los precios en este café son más elevados que en otros lugares, así que nos adentramos por la esquina del Pierre Loti hasta un pequeño bar con refrescos, café y comida (papas, chocolatinas y ese tipo de cosas) mucho más barato.

Mi mujer y yo frente al Cuerno de Oro.
Las vistas que tienes desde el Pierre Loti son las mismas que hay desde el mirador existente a la salida del teledérico. Fue allí donde esperamos que anocheciera para hacer unas fotos nocturnas.

Vista nocturna del Cuerno de Oro desde Pierre Loti.
Ya de noche bajamos de nuevo en teleférico hasta la mezquita de Eyüp de nuevo. Esa zona tiene mucho ambiente durante todo el día, y también por la noche, pues está repleta de restaurantes y Kebabs. Allí cenamos comida para llevar a muy buen precio mezclados con los locales hasta que decidimos ir al hotel.

Izan en la feria de Estambul.
Antes de eso fuimos a una feria de atracciones que hay bajo del primer puente que se ve desde el Pierre Loti, donde llegamos después de un paseo de 10 ó 20 minutos.

Joel en las colchonetas de la feria.
Allí los pequeños disfrutaron de las colchonetas, trenecitos y demás atracciones durante más de una hora, hasta que cogimos el último taxi del día para ir al hotel. Este fue el único del viaje que intentó timarnos poniéndonos la tarifa nocturna, pero al darme cuenta, puso el contador a cero y la tarifa correcta.

Joel en la feria de Estambul.
Después de este largo día, no nos costó nada conciliar el sueño...

2 Comments:

ROSANA GARCIA said...

Muy buena la entrada!! Vosotros como nosotros.. Con los dos cochecitos!!! Menos mal que el mayor ya anda solo!! Nos ahorramos empujar un carro!!!

Hector Arenós Marco said...

Si, con dos carritos se hace todo más cómodo, aunque en condiciones normales (en España) no lo usa