. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Martes 26 de Abril 2011-Día 3-Malta

domingo, 8 de mayo de 2011

Martes 26 de Abril 2011-Día 3-Malta

Hoy tocaba por fin una parada en un puerto, La Valletta, pero esto ya os lo explico dentro de unas líneas.

La Valletta vista desde el barco.
Como hasta las 13:00 no abandonábamos el barco, nos levantamos sin despertador, tranquilamente, y tras asearnos nos dispusimos a desayunar. Una vez finalizado el desayuno, estuvimos haciendo tiempo hasta la hora de la comida mientras observábamos una clase de tango para los cruceristas ofrecida por la animación del barco. Hoy la hora de la comida se iba a adelantar hasta las 12:00, pues había que bajar a puerto poco después.Comentar que la entrada al puerto de La Valleta es realmente alucinante, podéis verlo en el vídeo que pongo a continuación:




Una de las calles.
Cuando procedimos a desembarcar tuvimos un problema ( que casualidad que tres veces que he viajado con Iberojet, he tenido problemas) y es que para descender de la nave teníamos que llevar cada uno la tarjeta del barco, y nosotros sólo teníamos 3, las de los adultos. Como era nuestro primer crucero desconocíamos que era obligado para desembarcar que cada pasajero llevara su tarjeta, así que perdimos más de 20 minutos en volver a recepción, explicar el problema y que nos hicieran las tarjetas que faltaban. En condiciones normales 20 minutos no van a ningún sitio, pero si tenemos en cuenta que nos esperaba un autobús con gente para hacer una excursión y que sólo íbamos a estar unas 5 horas en Malta, pues esto nos mosqueó bastante…pero bueno, dejémonos de quejas y vayamos al tema…


La Valleta desde el Grand Celebration.
Malta es el país más pequeño de la Unión Europea, con una superficie cercana a la mitad de Ibiza. Está formada por tres islas (Malta, Gozo y Comino) que se asientan en el centro del Mediterráneo, en su punto más estrecho, en una antigua y turbulenta encrucijada.

"Las tres ciudades"
La Valetta es la capital de Malta, y donde atracó nuestro barco en la entrada al puerto más bonita que hemos visto en todo el viaje. Es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1980.
La Valetta, está unida a la orden militar y hospitalaria de San Juan de Jerusalén, los caballeros de la Orden de Malta. Éstos tuvieron su base aquí de 1530 a 1798 y dejaron una gran huella como la red de amplias y ordenadas calles y los numerosos monumentos. Iglesias y palacios, museos y teatros, jardines y plazas conservan casi completamente sus características originales: la ciudad casi no ha sufrido modificaciones desde 1798, cuando los caballeros la dejaron.

 "Las tres ciudades"
Cabina de estilo británico.
La Valetta en la actualidad es una villa amurallada del siglo XVI, excelentemente conservada y lo bastante pequeña como para recorrerla en unas pocas horas de manera fresca y descansada, a pesar del sol del Mediterráneo. De hecho, las calles fueron trazadas con gran cuidado para que por ellas penetraran las brisas frescas del puerto. Está rodeada de agua por el norte, el este y el sur.
Cabinas como las de Londres.
Por las calles de la Valetta era fácil darse cuenta de la mezcla cultural del país: restaurantes que ofrecen pizza –Sicilia está muy cerca–, cabinas de teléfono británicas, figuras marianas por todas partes y carteles de calles que suenan a árabe. En Malta hay dos idiomas oficiales: el inglés y el maltés. Este idioma podría ser un dialecto del desaparecido árabe magrebí aunque adopta muchos préstamos del griego, italiano, del siciliano y del inglés. Se escribe con alfabeto latino.

Fachada de la Catedral de San Juan.
Una de las capillas.
El autobús nos trasladó a pocos metros de la Catedral de San Juan, construida en el s. XVI, que fue hasta 1798 la Iglesia Conventual de la Orden de los Caballeros de San Juan. Su sencilla fachada con los dos campanarios de la co-catedral (pues existen dos catedrales) parece monótona, pero su interior es casi excesivo de soportar y admirar. La rica decoración y la gran cantidad de tesoros que posee se deben a que al ascender en la orden, a cada caballero se le exigía hacer un regalo a la iglesia de la Orden. Posee un gran número de capillas (Capilla de Italia, de Provenza, de Francia, de Aragón, de Castilla y León, etc.) con cuadros, altares, frescos y demás. También puede visitarse el Museo de la Iglesia que cuenta con una importante muestra de hermosos tapices flamencos, así como dos pinturas de Caravaggio “San Jérome” y “La decapitación de San Juan Bautista”. A mi personalmente me impresionó este último.

El interior de la Catedral.
Una de las capillas.
Dentro de San Juan.
 San Gerónimo.
La decapitación de San Juan Bautista.
Decir que todo en la Valleta está cerca. Hay calles que tienen muchas bajadas y subidas, pero no todas. La Valleta es para dar un paseo, poco a poco, disfrutando cada minuto.
Republic Street, es el eje principal y comercial de la Valetta con 1,5 km de largo. En esta vía se encuentra el Museo Nacional de Arqueología. Continuando por la misma calle se alcanza la Plaza del Gran Asedio (Great Siege Sq.) a cuya izquierda se encuentra el Palacio de Justicia.

Palacio de Justicia.

A la derecha se encuentra la Co-Catedral de San Juan Bautista. Continuando por la calle Republic nos encontramos la plaza con el mismo nombre, donde se encuentra el monumento a la Reina Victoria de Inglaterra y la Biblioteca Nacional. A la derecha se encuentra el Palacio del Gran Maestre, frente al palacio se encuentra la sede de la Guardia Principal. La calle finaliza en el fuerte de Sant Elmo, actual sede de la academia de la policía y del Museo Nacional de la Guerra.

Plaza de la República.
Subimos la cima del semibastión de St. Peter y St. Paul, donde se encuentran los Jardines de Upper Barraca, que en sus orígenes (s. XVIII) fueron los vergeles privados de los Caballeros de San Juan italianos, y desde dónde gozamos de una panorámica espléndida del Puerto, el Fuerte de San Angelo y las tres históricas ciudades de Senglea, Cospicua y Vittoriosa. La verdad es que de jardines poco queda, tan solo unas flores y algún que otro árbol. Os dejo con unas fotos hechas desde los jardines.

Panorámica de las tres ciudades.
 Yolanda, Izan y yo desde los jardines.
Fuerte de Sant Elmo.
Se ve nuestro barco...
Antes de seguir podéis ver nuestro vídeo de La Valletta, donde sólo estuvimos unas dos horas...


Antes de seguir con la siguiente ciudad, os dejo unos mapas y planos de Malta, La Valletta y Mdina.

Planos de La Valletta y Mdina.

Mapa de Malta.
Tras la visita a los jardines seguiremos con un interesante paseo por la ciudad para dirigirnos en autocar hacia la ciudad de Mdina. A medida que nos vayamos acercando a la antigua capital de la isla, se podrá divisar en lo alto la imponente y antigua Ciudadela de Mdina.

Esta ciudad de 3.000 años de antigüedad y antigua capital de Malta está situada sobre un saliente rocoso a unos 12 km. Al noroeste de La Valetta.

 La calle principal de Mdina.
Os podéis dejar llevar por la imaginación mientras paseáis por las estrechas y misteriosas calles de Medina, conocida también como la Ciudad Silenciosa, calles que nos llevarán hacia las maravillosas fortificaciones de la ciudad, desde las que podremos tomar casi 360º de vistas panorámicas de la isla. Desde aquí se puede divisar la localidad de Mosta. Lo que atrae a los turistas a esta activa ciudad del centro de la isla es su iglesia parroquial, la Rotonda. Fue construida a mediados del s. XIX con muros que alcanzan los 6 metros de espesor que permitieron que su enorme cúpula (la cuarta más grande de Europa) fuera construida sin andamios. Su diseño está inspirado en el Panteón de Roma.

 Iglesia de Mosta vista desde Mdina.
Mdina llama enseguida la atención por la construcción de sus edificios muchos de ellos palacios hechos con la típica piedra de las canteras de Malta que hace que el conjunto de la ciudadela adquiera un característico color ocre distintivo de ese tipo de piedra. Muchos de los palacios de Mdina son actualmente domicilios privados.
Cuando pasamos la puerta y entramos en la ciudadela de Medina se encuentra justo a la derecha un museo temático de mazmorras (Mdina Dungeons) donde se pueden ver representaciones de los juicios ante la inquisición, así como ejemplos de algunas de las torturas usadas durante los interrogatorios de estos procesos inquisitoriales.
Junto a este “museo de los horrores” nos encontramos con el Museo de Historia Natural gestionado por Heritage Malta. Frente al mismo podemos encontrar un punto de información turística donde podrán darnos más información sobre los lugares a visitar, además dentro hay un playmobil de los caballeros de la Orden de Malta, del tamaño de una persona, con el que el visitante se puede hacer una foto.

Museo de Historia Nacional.
La Catedral de San Pablo se alza frente a una gran plaza cerca del punto de información. Si la vemos de frente desde la plaza podemos observar sus dos preciosas torres y nos dirigiremos hacia su entrada que se sitúa en el lateral derecho de la misma. No obstante, las taquillas están en el edificio frente a la entrada donde se encuentra el palacio episcopal y en el mismo edificio se puede visitar el Museo catedralicio. El precio de la entrada a la Catedral y el Museo catedralicio es muy barato y merece la pena ambas visitas.
El Museo dispone de varias salas en la planta baja podemos encontrar los tesoros de la Catedral, así como las cruces recibida por Malta de otros países (entre ellas hay una española), también hay ejemplos de cantorales decorados. En la parte superior hay salas con pinturas y retablos expuestos entre otras cosas y exposiciones temporales en sus pasillos.
Nosotros sólo pudimos verla por fuera.

Catedral de San Pablo.
Las vistas desde Mdina son impresionantes, se puede ver gran parte de la isla de Malta desde la muralla en el extremo más lejano a la puerta de entrada a la ciudadela, la vista llega incluso hasta el mar.
 Panorámica desde las murallas de Mdina.
Cerca de este punto si volvemos sobre nuestros pasos, es decir, de nuevo hacia la puerta de acceso a la ciudad en línea recta, a la izquierda nos encontramos una calleja donde podemos ver una indicación hacia una cafetería la “Fontanella Garden”. Merece la pena detenernos un poco en esta cafetería donde hay una terraza en la parte superior con unas vistas preciosas y podemos probar tartas muy diferentes por un precio muy asequible, además el tamaño de las tartas es bastante grande, nosotros os recomendamos la tarta de zanahoria. Aunque hay de muchos sabores y todas muy, muy ricas; para los más golosos o adictos al chocolate se dice que las tartas de chocolate de Mdina son de las mejores del mundo. Los camareros te atienden en las mesas y la consumición se paga a la salida.

 Joel.
 Balcones típicos en Malta.
 Más balcones.
 La ciudad silenciosa.
Izan.
Mdina es una ciudad llena de encanto, paseando por sus calles al atardecer nos encontramos en un entorno casi mágico.


De aquí volvimos al barco, donde llegamos cerca de las 18:00.

 Izan y Joel junto a un playmobil.
Yo me fui al gimnasio a correr una hora mientras mi familia se duchaba y descansaba en la habitación. A las 20:00 nos fuimos a cenar y como Joel se durmió y mi madre estaba cansada, se quedó en la habitación con los pequeños y Yolanda y yo nos fuimos al teatro a ver la actuación de esa noche, que era de temática griega.

Antes de acostarnos nos pasamos por el casino del barco, donde la suerte hizo que ganara 90€ entre Blackjack y la Ruleta, donde casualmente salió el 14 rojo, número al que aposté 1,25€ en mi primera jugada y que al igual que cuando estuvimos en Las Vegas, nos dio dinero rápido.

3 Comments:

el viajero impresionista said...

Hola Héctor. Buenas vistas en Malta con tierra, aguas y cielos llenos de historia. Los de EMI se podrían estar quietecitos en youtube. Saludos.

Hector said...

Tienes toda la razón, los vídeos con música ganan bastante...

Anónimo said...

Excelente este blog, tiene muchas cosas buenas que ver y leer da gusto visitarlo