. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Qué hacer en la isla de Malta. Parte III. La Valletta, Blue Grotto, Dingli Cliffs, Buskett Gardens, Fábrica de Playmobil y Templos de Hagar Qim/Mnajdra.

lunes, 17 de agosto de 2015

Qué hacer en la isla de Malta. Parte III. La Valletta, Blue Grotto, Dingli Cliffs, Buskett Gardens, Fábrica de Playmobil y Templos de Hagar Qim/Mnajdra.

Como todos los días de esta semana, las mañanas las tenía ocupadas con las clases de Inglés en la Elanguest School de St. Julians, así que hoy miércoles, tras terminar las clases a las 12:30 y comer, cogí un autobús que me llevó a la capital de Malta, La Valletta, una ciudad que ya había visitado en un viaje anterior a Malta en crucero, pero que me apetecía volver a visitar.

Mapa de La Valletta.
Mapa de La Valletta.
El autobús es la mejor opción para llegar hasta la capital, pues aunque tenía un coche alquilado, la cercanía de la ciudad, el tráfico intenso, la dificultad para aparcar y la restricción para circular por La Valletta, desaconsejaban su uso. Además, un billete para autobús para todo un día sólo cuesta 1,5€.


La Valletta, Malta.
Callejeando por La Valletta, Malta.
Una vez llegué a La Valletta me dí cuenta de que todo estaba en obras, desde las murallas hasta la catedral, pasando por muchas de sus calles, por lo que la visita me decepcionó un poco.

La Valletta, Malta.
Edificio de La Valletta, Malta.
La pequeña ciudad de La Valletta (unos 7.000 habitantes) es, sin ninguna duda, uno de los lugares que tiene que ser visitado, pues el mero hecho de pasear en medio de las calles y edificios barrocos de esta hermosa ciudad no tiene precio...perderse por sus calles, dónde parece que el tiempo se haya detenido, es uno de sus atractivos.

Upper Barrakka Gardens, La Valletta, Malta.
Vistas desde los Upper Barrakka Gardens.
Pero no es el único, así que al primer lugar al que fui fue uno de los que más me gustó en mi anterior visita a la ciudad, los Jardines Upper Barrakka Gardens,  que nos ofrecen una magnífica vista panorámica del Gran Puerto.

Upper Barrakka Gardens, La Valletta, Malta.
Upper Barrakka Gardens, La Valletta, Malta.
Fueron construidos en 1661 para el uso privado de los caballeros de la langue de Italia, pero no fue hasta 1824 cuando los jardines se abrieron al público.

Upper Barrakka Gardens, La Valletta, Malta.
Las Tres Ciudades desde Upper Barrakka Gardens.
Actualmente han construido un ascensor que los conecta directamente con el puerto, algo que no existía en mi anterior visita a La Valletta.

Después de las fotos de rigor, me dirigí a Republic Street, calle peatonal y eje neurálgico de la capital, que la recorre y llega hasta el Fuerte de San Telmo, atravesando las plazas más importantes y los monumentos mas importantes de la capital maltesa.

Republic Street recorre los 600 metros de longitud de La Valletta ofreciendo un amplio surtido de comercios y boutiques de lujo y de productos autóctonos, así como todos los servicios de una ciudad (Bancos, comercios, restaurantes, etc…).

La Valletta, Malta.
La Valletta, Malta.
Uno de los lugares de obligada visita es la St John’s Co-Cathedral, antiguamente la iglesia de los caballeros de la orden de San Juan, diseñada por Gerolamo Cassar en 1578. 

Actualmente está en obras y aunque su precio es elevado, su decoración barroca, los mármoles del suelo y su colección de pinturas de Caravaggio hacen de este lugar una maravilla. 

St Paul’s Anglican Pro-Cathedral, La Valletta, Malta.
St Paul’s Anglican Pro-Cathedral, La Valletta, Malta.
Tras recorrer de nuevo lugares ya visitados con anterioridad, como la Plaza del Sitio de Malta, con los juzgados de la isla o la otras dos grandes plazas de La Valletta, la Plaza de la República flanqueada por el Palacio del Gran Maestre (Grand Master’s Palace) y la Plaza de San Jorge (Misrah San Gorg), me dirigí a la St Paul’s Anglican Pro-Cathedral, lugar que no había visitado años atrás.

St Paul’s Anglican Pro-Cathedral, La Valletta, Malta.
St Paul’s Anglican Pro-Cathedral, La Valletta, Malta.
Esta iglesia reconstruida en 1839 es también un hermoso sitio para conocer, no solo por la fantástica construcción del edificio, sino también para observar la majestuosidad de su enorme cúpula y las vistas que ofrecen de Malta sus torres. Además está iglesia fue la primera iglesia protestante que se construyó en la isla tras la conquista de los británicos

La Valletta desde los Hasting Gardens.
La Valletta desde los Hasting Gardens.
Después seguí callejeando en dirección a los Hastings Gardens, desde donde se obtienen buenas panorámicas de Sliema y de la propia Valletta, además de estar cerca de la estación de autobuses, donde debía de ir para volver a St. Julians.

Vistas desde los Hasting Gardens.
Vistas desde los Hasting Gardens.
Este lugar es junto a los Upper Barrakka Gardens uno de los mejores lugares para obtener buenas vistas desde la capital maltesa y en mi anterior visita tampoco lo visité, de modo que se puede decir que he sacado algo de jugo a esta nueva visita a La Valletta.

Vistas desde los Hasting Gardens.
Sliema y La Valletta desde los Hasting Gardens.
El miércoles finalizó igual que los demás días de la semana, cena en casa y a descansar; y el jueves amaneció también con monotonía, clases de Inglés matutinas y visitas por la tarde, aunque en esta ocasión era una visita guiada gratuita ofrecida por la Elanguest School.


Cada Jueves eligen una excursión que es gratuita para los nuevos alumnos, y en esta ocasión quedamos a las 15:00 delante de la comisaría de policía, a 5 minutos andando de los apartamentos.

El destino estaba en el sur de Malta, más concretamente la Gruta Azul o Blue Grotto, un arco natural de 400, situado en una pequeña cala. 

Gruta Azul o Blue Grotto, Malta.
Gruta Azul o Blue Grotto, Malta.
Se puede ver desde un mirador que hay en la carretera, pero lo más divertido y aconsejable es coger una barca típica en el puerto de Wied iz-Zurrieq que te lleva hasta la gruta y te enseña 6 cuevas más.

El viaje, más o menos dura 25 minutos, y cuesta 8 euros. Desde la barca admiras mucho más el azul turquesa de sus transparentes aguas. Por este azul tan característico, tiene el nombre la gruta.

Gruta Azul o Blue Grotto, Malta.
Gruta Azul o Blue Grotto, Malta.
Personalmente me llevé una decepción de este sitio, no se si porque ya había visto lugares parecidos en el Algarve o Provenza, o porque la mejor hora para su visita es por la mañana, cuando los rayos del sol entran en la gruta y el azul es más bonito.

De aquí nos llevaron un poco más al oeste hasta los Dingli Cliffs, unos acantilados en uno de los puntos más altos de la isla de Malta, ya que miden más de 250m, desde el que según parece hay buenas vistas...para mi decepcionante.

Dingli Cliffs, Malta.
Dingli Cliffs, Malta.
En lo alto de esta auténtica fortaleza natural se construyó en 1646 la capilla de Santa María Magdalena, aunque fue restaurada en el siglo XVII y a la que más tarde se le añadió el balcón que nos ofrece las vistas típicas de los acantilados y desde el cual está hecha la foto. 

A pocos kilómetros de los acantilados hicimos la última parada, en los Buskett Gardens, unos tranquilos jardines con naranjos, cipreses, algarrobos y muchísimos otros árboles y arbustos.


Buskett Gardens, Malta.
Buskett Gardens, Malta.
Nos encontramos ante la única zona verde o boscosa de las islas, y es que aunque una vez los árboles cubrían toda Malta, fueron talados para construir galeones en los tiempos en que éstos surcaban el Mediterráneo.

Palacio de Verdala, Malta.
Palacio de Verdala, Malta.
El Palacio de Verdala (1586)se alza sobre una colina con vistas a Buskett Gardens. Fue diseñado por el maltés Glormu Cassar, que también diseñó varios edificios de la Valletta como la hermosa concatedral de San Juan. Actualmente es la residencia de verano, desde 1987, del presidente de la República de Malta.

Con esta visita puse fin al Jueves, pero aún me quedaba el Viernes por la tarde, así que antes de que saliera mi vuelo en dirección a Barcelona hice dos visitas interesantes.

Entrada a la Fábrica de Playmobil.
Entrada a la Fábrica de Playmobil.
La primera me llevó al sureste de la isla de Malta, hasta la Fábrica de Playmobil, donde se fabrican los clicks de playmobil con los que tan buenos ratos pasé de pequeño montándome mis aventuras con el barco pirata por ejemplo.

Entrada a la Fábrica de Playmobil.
Fábrica de Playmobil.
Se encuentra a unos 5 km del aeropuerto, en el polígono industrial Hal Far en Birżebbuġa. Las indicaciones para llegar eran en coche son bastante claras, pero si os perdéis, preguntad que os indicarán perfectamente.

Entrada a la Fábrica de Playmobil.
Una familia de clicks de Playmobil.
La entrada al recinto, que simula las puertas de un castillo, es gratuita, lo único que se paga es la visita guiada a la fábrica, para lo cual aconsejo mandar un mail, porque no siempre hay disponibilidad. Su interior está ambientado con personajes de Playmobil en tamaño gigante, un lugar donde seguro hubieran disfrutado mis hijos, de modo que es una visita obligada si vas a viajar a Malta con niños.

Con el precio de la entrada de la visita a la fábrica hay un descuento en las compras en la tienda del recinto, además al principio de la misma, nos explican como ensamblar un muñeco manualmente, como se hacía antaño, y es un regalo para nosotros, un recuerdo de nuestra visita. También está incluida una bebida y una tarta de la cafetería.

Interior de Playmobil.
Interior de Playmobil.
Interior de Playmobil.
Zona de juegos de Playmobil.
La visita guiada es en Inglés y está prohibido sacar fotografías, por lo que no os puedo mostrar lo interesante que es ver a las máquinas hacer los chalecos, el pelo o los complementos de los clicks, así como ver como los montaban. Me sorprendió respecto a las empresas de España que la gente no dispone de uniforme de trabajo sino que trabajan con su ropa "de calle".

Interior de Playmobil.
Castillo medieval gigante.
Interior de Playmobil.
Los niños se lo pasarán en grande aquí.
O antes de la visita (mientras se espera) o tras la misma, podréis distraer a los niños en la tienda de la entrada pues hay un espacio anexo, la Playmobil FunPark donde está repleto de juguetes y clikcs, un buen lugar para sentarse a descansar un rato mientras corren y juegan los niños. También hay varios muñecos a tamaña persona para fotografiar.

Parque exterior de la Fábrica de Playmobil.
Parque exterior de la Fábrica de Playmobil.
Parque exterior de la Fábrica de Playmobil.
Un pirata y los caballos al fondo, todo tamaño persona.
Al fondo hay una cafetería y cerca la zona exterior, donde hay otro un parque de juegos con casitas con toboganes, establos y demás figuras, junto a la terraza de la cafetería.

No demasiado lejos de allí, muy cerca de la Gruta Azul que visité ayer, se halla mi última visita en Malta, los templos de Hagar Qim y Mnajdra.

Templos de Hagar Qim.
Templos de Hagar Qim.
Estos templos megalíticos  ha sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y son los yacimientos prehistóricos mejor conservados de la isla. Situados en unos acantilados, justo enfrente del islote Filfa, se cree que fueron construidos para alinearse con los rayos solares, como muchos de los templos hallados en Irlanda.

Templos de Hagar Qim.
Templos de Hagar Qim.
El complejo arquitectónico de Hagar Qim está formado por un templo principal y tres estructuras megalíticas situadas no muy lejos del templo principal. El templo principal está formado por una entrada exterior que conecta con seis grandes habitaciones, protegido todo ello por un muro exterior hecho con grandes bloques de piedra verticales, tipo de construcción es característica en las obras megalíticas maltesas, ya que las otras siguen más o menos esta misma estructura. Uno de estos muros contiene el mayor megalito maltés.

Templos de Hagar Qim.
Entrada al interior de los Templos de Hagar Qim.
Saliendo del templo de Hagar Quim, bajando una pequeña cuesta, están los templos de Mnajdra.

Aunque la entrada incluye los dos templos, yo no visité este último, pues había leído que te podías colar en el primero y eso es lo que hice...

Templos de Mnajdra.
Templos de Mnajdra.
No es necesario pagar para ver algo de Hagar Qim, desde fuera puedes bordearlo (por donde en teoría abandona la gente el recinto) y la cuesta o caminito público que comunica con Mnjandra, es decir la salida de Hagar Qim, fue mi entrada gratuita al templo...De vosotros depende si hacer lo mismo o pagar 12€ por persona...

0 Comments: