. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Sábado 13 de Febrero de 2010, Casablanca

lunes, 19 de abril de 2010

Sábado 13 de Febrero de 2010, Casablanca


Con los poco más de 10 kilos de mochila en la espalda me dirigí de nuevo a la estación de ferrocarril de Rabat, a unos 10 minutos a pie de mi hotel en la medina.

El precio del billete de segunda clase (no creo que merezca la pena gastar más para viajar en primera aunque puedas permitírtelo) es de 35 dh para un trayecto desde Rabat hasta Casablanca (a cualquiera de sus estaciones ferroviarias), pero yo bajé en la estación Casa-Port, que es la más cercana al puerto y a la antigua medina, donde tenía ya contratado el alojamiento (lo hice por internet desde casa), el International Youth Hostel de Casablanca, en una habitación doble para mi solo por poco más de 130 dh (el alojamiento más caro de mi viaje).



Casablanca es la primera ciudad de Marruecos por su número de habitantes, capital económica, industrial, financiera y primer puerto del país, representando el desarrollo. También es la más moderna Marruecos.
A primera vista no es una ciudad deslumbrante como puede serlo cualquiera de las Ciudades Imperiales, y, bajo mi punto de vista, sólo merece la pena visitarla por la Gran Mezquita Hassan II o si eres un amante del Art-deco.

Llegué poco antes de las 10:00 de la mañana a la estación, y caminé hasta el hostal los menos de 500 metros que los separan. Dejé los "trastos" allí, y me dirigí a la Gran Mezquita, primero a pie, pues tenía hambre y quería comer algo, en este caso un bocata con carne a la brasa por 5 dh., y después de devorarlo paré un petit-taxi. Le dije al taxista donde me dirigía y que pusiera el taxímetro a cero, pues marcaba 17 dh, y este me contestó que sí, pero en vez de ponerlo a cero, pulsó un botón y escondió los dígitos. Aunque insistí, el colega dijo que funcionaba. Cuando llegamos (en menos de 10 minutos) sorpresa, pulsó un botoncito y apareció la cifra de 25 dh., y eso era lo que me quería cobrar el sinvergüenza. Yo, harto ya de que se pensaran que era un billete con piernas, bajé del taxi y le dije que me estaba estafando, que el precio eran 8 dh. (la diferencia entre 25 y 17 ) y el taxista insistía en 25, así que me giré y me largué sin darle ni un sólo dirham, pues para que me robe él a mí, le robo yo a él y como en la mezquita había varios policías y estaba seguro que si les decía que yo le había pagado me iban a creer a mi, lo dejé en plena calle rajando y gritando en árabe de todo menos guapo. Os aconsejo que no os dejéis timar por nadie, pues lo intentarán en más de una ocasión. Si el taxista hubiera sido justo y me hubiese dicho el precio que toca, no me hubiese importado dejarle propina, pues es muy poco dinero de lo que estamos hablando, pero ya estaba harto de esa actitud, de que se pensaran que me chupo el dedo o de que me la quisieran "meter doblada"...

La Gran Mezquita Hassan II ( 1993 ) es una auténtica pasada, una maravilla arquitectónica que merece ser visitada. Es el monumento más representativo del siglo XX en el país. Está situada en una explanada con forma de península de 9 hectáreas, de los que dos tercios han sido ganados al mar. Las visitas a la mezquita son guiadas ( 120dh ) y hay visitas todos los días excepto los Viernes . Duración de la visita 1hora (9h00, 10h00, 11h00 y 14h00). Yo entré en la de las 11:00 horas. Os recuerdo que tenéis que descalzaros para entrar, por lo que si es verano y no lleváis calcetines, acordaros de llevarlos en el bolsillo o de coger bolsas de plástico.
La Mezquita dispone de una gran sala de oraciones para 25.000 fieles y una explanada para 80.000 personas.
La arquitectura tradicional marroquí y la tecnología más sofisticada han permitido edificar sobre pilares este monumento que cuenta con el minarete más alto del mundo (200 metros de alto y 25 de ancho). En su cima, hay un rayo láser que marca la dirección de La Meca, con un alcance de 30km.
El edificio tiene 25 puertas de titanio y latón. El interior es realmente esplendoroso. 76 pilares sostienen un gigantesco techo en madera de cedro pintado, que puede abrirse, dejando que el cielo se refleje en el agua del estanque del patio.
10.000 metros cuadrados de “zelliges”, 67.000 metros cuadrados de escayola y 53.000 metros cuadrados de maderas preciosas, mármoles, y lámparas de cristal de Murano, hacen de este recinto un entorno suntuoso lleno de armonía. La sala de oraciones, con una capacidad para 25.000 fieles, mide 200x100m.
Ahí arriba es donde rezan las mujeres.

Caben 5.000 mujeres.

Techo de la mezquita.


Interior de la mezquita.

En esta plaza caben 80.000 fieles.

Decoración.

Detalles.

Sala de abluciones.

Aquí caben 20.000 hombres.

Espectacular.

En la visita te separan según el idioma, de modo que tu guía habla español y los visitantes que van contigo son Españoles o Sudamericanos y es ahí donde conocí a Fernando y su mujer (gallegos los dos...bueno ella es griega, y está orgullosísima de ello, pero si no te lo dicen apostarías a que es gallega por su inconfundible acento...je, je, je) y a dos chicos andaluces que estaban trabajando en Casablanca (perdonad por no recordar vuestros nombres, pero soy un auténtico desastre para acordarme de los nombres de la gente que me presentan...) y los"lié" a los cuatro para ir al faro Hank que está cerca de la mezquita, pues había leído en foros que el responsable del faro te deja subir (previo pago de propina) y desde arriba se tienen unas vistas espectaculares tanto de la mezquita como de la ciudad.
Para llegar al faro cruzamos una de las muchas "ciudades de hojalata" que existen en Casablanca. Estas poblaciones vienen a ser como las fabelas brasileñas, casas construidas con materiales recogidos por la calle (palets, tejas, maderas, aluminio, etc. ) y habitadas por gente con pocos recursos y bajo o nulo nivel de educación.
Lamentablemente cuando llegamos nos informó el responsable del faro que las autoridades habían prohibido el acceso al faro, por lo que no pudimos subir... Volvimos hacia la mezquita juntos de nuevo y nos despedimos por allí, con lo que cada cual siguió su camino...

Un petit-taxi (10 dh.) me dejó en la agradable zona verde en medio del casco urbano cuyo nombre es Parque de la Liga Árabe, un enorme jardín de 1919 con varios cafés y terrazas.
Desde allí comencé una ruta para conocer algunos los edificios más emblemáticos de Casa (como vulgarmente se conoce a esta mega-urbe). En este mismo parque se encuentra la catedral católica du Sacre Coeur, de estilo neogótico, construida en 1930 y clausurada en 1956. En la actualidad es usada para eventos culturales, tales como exposiciones artísticas, es decir, no es lugar de culto. A pocos metros de allí nos encontramos con edificios notables como el Palacio de Justicia o la Ancienne Prefecture.
Palacio de Justicia.

Ancienne Prefecture.

Antes de seguir con el paseo paré en un Kebab para comer (bocata, patatas fritas y bebida por 33 dh.). La fachada del cine Rialto,le Matin Maroc Soir (a la derecha), la Oficina de correos (a la izquierda) o las ruinas del Hotel Lincol son algunos de los edificios que andaba buscando en mi paseo...
Ruinas del hotel Lincol.

Fachada art-deco del cine Rialto.

Centro de Casablanca.

Volví andando a la medina antigua, rodeada por murallas del s. VXI, para patearla un poco, pero después de ver las medinas de Fez, Meknes o Rabat, no me aportó nada nuevo, así que volví a parar un petit-taxi para que por 15 dh. me llevara a Quartier Habous . El barrio o medina de Habous es una construcción única en Marruecos, ya que fue totalmente proyectada según el modelo tradicional y destinada, en principio, a alojar a la población rural que acudía a Casablanca en busca de trabajo. Obviamente, hay un montón de tiendas, con precios similares, por no decir iguales que en otros lugares, pero con mucha menos masificación. Además, en esta medina encontramos el Mahakma du Pacha (1952), tribunal de justicia, y soberbio ejemplar de arquitectura árabe con bellos azulejos. También aquí está el Palacio Real (1920), rodeado de extensos jardines. El barrio de Habous, llamado también Medina nueva, alberga las mezquitas de Dar Al Makhzen y de Sidi Mohammed Ben Yousssef. El "problema" es que, de nuevo, no me aportaba nada y estaba cansado, por lo que rápidamente volví a la caza del petit-taxi ( 15 dh. más) para ir a descansar un rato a las Twin Towers.

Estas torres, construidas por el arquitecto español Ricardo Bofill (el padre) en 1999, albergan un hotel de 5 estrellas y en su planta 28 tienen un restaurante y una cafetería, que es donde yo me dirigí. Sus 28 plantas y 110 metros de altura también poseen oficinas y un complejo comercial.
Subí hasta la cafetería (llena de gente de alto nivel) con mi chándal lleno de barro, mi mochila (la pequeñita) y mi cámara de fotos y me senté esperando que me dieran la carta (y un buen susto al ver los precios). El café rondaba los 60 dh, la cerveza los 90 dh. y el mojito 110 dh., así que eso fue lo que me tomé, un mojito. Mientras me lo traian pasee por los 4 costados de la cafetería fotografiando la ciudad por el día desde las alturas. Luego me senté y disfrute de la bebida, de los snacks que me trajeron y fui esperando a que anocheciera hasta que tuve las instantáneas que veis a continuación. De las Twin Towers hasta la medina vieja pagué 10 dh. a un petit-taxi y después de cenar en los alrededores me fui a dormir.


Al día siguiente volví a casa. Un consejo, id al aeropuerto en tren, infinitamente más económico que en taxi.

12 Comments:

Carme said...

Hola Héctor,

Voy leyendo tu blog muy, muy despacito...no tengo más tiempo. Sigo con Marruecos. ¡Ya le vale al taxista! Tengo una teoría (no es mía) sobre algo así, este finde, si sale la ocasión te lo cuento.
Un abrazo a los 4!!!!
A ver si modificas la cabecera del blog hombre!!!!!

Paco Piniella said...

Yo también estuve este invierno en Casablanca y Rabat. Me gustó mucho la alcazaba de Rabat.
Saludos

Nela said...

Por lo menos ya que economicamnete no se puede, tu blog es una gran compensación.
Te he enlazado, espero o te importe.
Besos para ti y tu preciosa familia.
Nela

Isabel said...

Hola Hector!

Fue todo un placer conocerte la semana pasada. Lástima que no tuvieramos tiempo suficiente para conversar más rato. A ver si en la próxima quedada puedo estar más tiempo!

Saludos,

Hector said...

Gracias a los cuatro por los comentarios.

Isabel, Carme, un placer haberos conocido...espero veros en la próxima quedada.

Anónimo said...

Creo que en un pie de foto, cuando pones "Sala de ablaciones", lo que quieres decir es "Sala de abluciones".

Me horrorizaría pensar que en una parte de la mezquita Hassán II de Casablanca se practica la mutilación genital femenina...

Un cordial saludo,
RICARDO.

Hector said...

Gracias por corregirme Ricardo...había puesto una barbaridad.

maquinaria hosteleria said...

Muy lindo el blog!
Lo estoy viendo de a poco, es muy interesante!
Un saludo y sigue viajando!

Lucie Gueller said...

Esta entretenidisimo su blog sigan así, me suscribo :), yo tambien empece con mi blog de viajes http://vivimosparaviajar.blogspot.com/ espero se suscriban tambien, mis mas cordiales saludos! hasta luego.

Comprar online said...

Están haciendo un gran trabajo. Prácticamente ya conozco Casa blanca, y nunca he ido jeje. Sin duda el taxi es el peor transporte, yo intento cogerlo lo menos posible... es un timo pagar 10€ por 2km! Prefiero gastar el dinero en hacer la compra de la semana jeje

Saludos.

libro said...

guaaa!! me encanta el blog, por que siempre encuentro temas muy interesantes.

El Salvador said...

Hola, soy de El Salvador y aquí hay un lugar arqueológivo que se llama Casa Blanca. de verdad que está excelente tu blog; me gustaría poder viajar también. Talvés algún día primero Dios. Si te animas algún día a hacer turismo en El Salvadorte recomiendo visitar el Cerro Verde, Tazumal y Joya de Ceren.