. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Sábado 28 de Julio 2012-Capadocia-Día 7-Parte 1

lunes, 10 de diciembre de 2012

Sábado 28 de Julio 2012-Capadocia-Día 7-Parte 1

Después de despertarnos y desayunar en el hotel, cogimos el coche para dirigirnos al Valle de Ihlara, a unos 90 kilómetros al Suroeste de Göreme, poco más o menos 1h 30m, lo que viene ser una película de dibujos en el DVD portátil del coche...

Valle de Ihlara, río Melendiz.
Valle de Ihlara, río Melendiz.
El valle de Ihlara, cerca del Monte Hasan y el Monte Melendiz (dos de los tres volcanes de Capadocia), es un cañón con una profundidad de unos 100 metros. Es un frondoso cañón de paredes verticales con el río en el fondo y en cuyas orillas y a diferentes alturas encontramos más iglesias rupestres con pinturas. Si bien los frescos no están tan bien conservados como los de Göreme, y duele ver los daños sufridos, el lugar, por su belleza, bien se merece una visita.


Por el Valle de Ihlara te encuentras Algunos animales.
Por el Valle de Ihlara te encuentras Algunos animales.
El valle comienza en el pueblo de Ihlara y termina con el monasterio en el pueblo de Selime después de hacer 26 curvas a lo largo de 14 kilómetros. Se cree que el valle ha ubicado a más de cuatro mil viviendas y un centenar de iglesias rupestres decoradas con frescos. Alrededor de ochenta mil personas vivieron una vez en el Valle de Ihlara.

El GPS del coche nos llevó, durante unos 5 kilómetros, por la peor carretera asfaltada por la que he circulado en todos los viajes que hemos hecho, como si la hubieran esfaltado un día de muchísimo calor y se hubiera derretido.

Monasterio de Selime accediendo desde el Norte.
Monasterio de Selime accediendo desde el Norte.
Nosotros empezamos la visita al revés que los turistas que hacen esta excursión con agencia, por lo que, además de ver más localizaciones y pasar más tiempo descansando en los bares que hay estratégicamente colocados en el recorrido, nos salió por la menos de la mitad de dinero.

Hay cuatro entradas al Valle de Ihlara.

Parte Norte del Monasterio de Selime.
Parte Sur del Monasterio de Selime.
Así nos metimos en el valle por en Monasterio de Selime, una gran montaña agujereada y habilitada para hacer las funciones de monasterio cientos de años atrás, y que es una de las cuatro entradas al valle.

Parte Sur del Monasterio de Selime y Selime.
Parte Sur del Monasterio de Selime y Selime.
Decidimos no entrar al Monasterio por su semejanza a otras iglesias o castillos que hemos visto en Capadocia, así que continuamos en coche 7 kilómetros hasta la población de Belisirma, la segunda entrada del Valle de Ihlara, que te permite bajar en coche al valle  justo en su punto central.

Iglesia excavada en la roca cercana a Belisirma.
Iglesia excavada en la roca cercana a Belisirma.
Aunque parece que la carretera está cortada en el descenso al valle, de hecho lo está, en coche puedes esquivar la valla y seguir descendiendo hasta un parquing a la orilla del río. La razón de esta valla es impedir el acceso de autobuses en el valle, pero no de vehículos más pequeños. Si vais a visitar el valle en coche, como en nuestro caso, este es el mejor lugar para aparcar.

Restaurante de Belisirma.
Restaurante de Belisirma.
Belisirma también tiene buenos restaurantes junto al río Melendiz para almorzar. La mayoría de las excursiones caminando, las que haces con agencia, terminan aquí después del almuerzo.

Nosotros pasamos un buen rato descansando en una de las casetas construidas sobre el río en un restaurante.

Yolanda, izan y Joel en una de las casetas del restaurante.
Yolanda, izan y Joel en una de las casetas del restaurante.
Allí nos refrescamos en el río y nos tomamos unos refrescos mientras decidíamos si recorríamos andando los 5 kilómetros, más o menos, que separan las poblaciones de Belisirma de Ihlara por el lado del río, es decir si caminábamos con los niños el recorrido que hacen las excursiones pero a la inversa.

Yo en el río Melendiz.
Yo en el río Melendiz.
Izan se metió en el agua, pero estaba muy muy fría, así que no duró demasiado. Yolanda y yo también nos refrescamos.

Finalmente decidimos hacer la caminata, a nuestro ritmo, y ya veríamos después como volvíamos a por el coche...seguramente me tocaría a mi desandar lo caminado para coger el coche mientras mi familia me esperaba en Ihlara, pero eso ya os lo cuento luego...

Parte de la familia caminando por el valle.
Parte de la familia caminando por el valle.
Ese tramo del Valle de Ihlara es donde se puede ver la mayoría de las iglesias excavadas en la roca, así como la naturaleza más bonita del valle.

Izan caminando en el Valle de Ihlara.
Izan caminando en el Valle de Ihlara.
Es muy agradable pasear por el valle de Ihlara por los viñedos, los álamos y los árboles de pistacho con el relajante sonido del agua del Río de Melendiz, y rodeado de una rica fauna de lagartos, ranas, mariposas, pájaros y águilas y otros mamíferos como los corderos y las ovejas o burros.

Descansando de caminar.
Descansando de caminar.
Hay muchas iglesias rupestres en el valle de Ihlara, la mayoría de ellas muestran escenas diferentes a las escenas representadas en las iglesias de Capadocia. De hecho, son una reminiscencia de las primeras iglesias de Siria y las iglesias copta de Egipto. Los textos en las iglesias Ihlara son inusualmente largos.

Aquí se aprecian las iglesias excavadas en la roca.
Aquí se aprecian las iglesias excavadas en la roca.
Las iglesias más importantes en el Ihlara Valley son:

Exterior de una de las iglesias.
Exterior de una de las iglesias.
Kokar Kilise (La Iglesia mal Oliente), se encuentra en la primera parte del valle entre el pueblo de Ihlara y la entrada principal. Se puede entrar a través de un ábside en ruinas. La entrada original ha sido bloqueada por un deslizamiento de tierra. Hay muchos frescos que cubren las paredes de Kokar Kilise. En el lado izquierdo, se puede ver la Anunciación, la Visitación, la Prueba de la Virgen, la Natividad y la Adoración de los Magos, escenas. A la derecha, verá la Última Cena, la traición, Jesús era conducido, Jesús ante Anás y Caiaphos, la Crucifixión y Santo Entierro del. En la puerta frente a la entrada hay un Deesis anterior, con escenas de la Huida a Egipto y La última cena a continuación sufrió graves daños cuando las aberturas se hicieron en una fecha mucho más tarde de las ventanas y una puerta que conducía a la cámara funeraria. En el techo se puede ver la Ascensión y Pentecostés, junto con una gran cruz griega con la mano de la bendición que Dios da en el centro. A cada lado de la parte inferior de la bóveda hay frescos que representan a los apóstoles de pie y sentado.

Fresco de una de las iglesias.
Fresco de una de las iglesias.
Purenli Seki Kilisesi (Iglesias con terrazas), también se encuentra en la primera parte del Valle, A unos 100m de Kokar Kilise. Solo tienes que subir 25m sobre el nivel del río. Está compuesto de una entrada , un cuarto fúnebre también. La Iglesia está Cubierta Por frescos clasificados como "arcaica", Se caracteriza por los exquisitos detalles, diseñados y libres de expresión.

Pinturas en Agacalti Kilise o Iglesia bajo los árboles.
Pinturas en Agacalti Kilise o Iglesia bajo los árboles.
Agacalti Kilise (Iglesia bajo los árboles).Al girar a la derecha en la parte inferior de las escaleras en la entrada principal, la más famosa (hablo de ella un poco más abajo), se encontrará a 10 metros de la iglesia. Prepárate para una sorpresa al entrar en la iglesia a través de un arco en ruinas de un estilo totalmente diferente. Esta iglesia es muy diferente de las otras iglesias del mundo bizantino de la Capadocia del siglo X y XI, con sus colores que contrastan armoniosamente de rojo, verde y amarillo, los temas de sus pinturas y la decoración de flores, rosetas y los patrones de tablero de ajedrez. La Iglesia, también conocida como la Iglesia de Daniel o la Iglesia de Pantassa, tiene un proyecto arquitectónico sin cruz. En la pared opuesta a la entrada hay un fresco de Daniel en la guarida del león. Al lado izquierdo contiene la Anunciación, la Visitación, la Natividad y los Reyes Magos. Al derecho contiene la huida a Egipto, el Bautismo y la Dormición. La Dormición de la Virgen (Koimesis) es único en lo que se refiere a Capadocia. Se compone de dos escenas. En la primera escena, María está acostada en una cama, con Cristo, acompañado por San Juan quien está sentado a un lado de la cama para recuperar su alma. En la escena superior Cristo aparece sosteniendo el alma de su madre, con un ángel detrás de él.

Vistas del valle desde una de sus iglesias.
Vistas del valle desde una de sus iglesias.
Otras Iglesias importantes en el Valle de Ihlara Valley son: • Egritas Kilise (Church with Crooked Stone) • Sumbullu Kilise (Iglesia Hyacinth ) • Yilanli Kilise (Iglesia con Serpiente) • Karagedik Kilise (Iglesia con un collar negro) • Kirk Damalti Kilisesi (Iglesıa de San Jorge) • Bahattin Kilise (Iglesia Bahattin's Granary) • Direkli Kilise (Iglesia Pillard ) • Ala Kilise (Iglesia Mottled)

Una de las numerosas iglesias del valle.
Una de las numerosas iglesias del valle.
Lógicamente no las visitamos todas, y las que visitamos, fueron las que nos íbamos encontrando en el camino.

Para acceder a ellas, había que subir a la pared del cañón por senderos empinados, así que sólo subía yo, mientras Yolanda y los niños descansaban sentados junto al río tirando piedras, rodeados de una belleza espectacular.

Bar del valle de ihlara.
Bar del Valle de Ihlara.
Había tramos en los que llevaba a Izan o a Joel en brazos para aligerarles el camino, pues a pesar de no ir a prisa, es muy largo para los peques.

Bar situado a mitad de la caminata.
Bar situado a mitad de la caminata.
Por suerte, a mitad camino, hay un bar donde se puede descansar plácidamente en una de sus casetas sobre el río o en las mesas y sillas que hay tanto dentro del río como fuera, en la orilla.

Una de las casetas del bar.
Una de las casetas del bar.
Aquí fue donde comimos (aunque era pronto), unas pitas de parata hervida o queso y unos refrescos fueron nuestra comida, y también la de decenas de patos que revoloteaban por el río en busca de turistas que los alimentaran, como hacían Izan y Joel con caras de felicidad, hasta el punto de ser mordido Joel por uno de los patos..hecho que todavía hoy recuerda...pero no fue nada...

Los patos esperando comida.
Los patos esperando comida.
Entre unas cosas y otras estuvimos más de una hora allí, al contrario que todos los que hacían el trayecto con guía (por agencia) que estaban 5 ó 10 minutos y "se les obligaba" a partir.

¡¡¡¡P-A-T-A-T-A!!!!
La verdad es que este rato fue perfecto, el descanso, avituayamiento, baño y los patos hicieron que el tiempo pasara volando y a no ser por la visita que teníamos después del Valle de Ihlara, nos hubiéramos pasado más tiempo aquí.

Yolanda y los niños refrescandose.
Yolanda y los niños refrescandose.
Después del merecido descanso continuamos caminando en el cañón en dirección a nuestra salida, completando así a la inversa la típica excursión turística de las agencias por el Valle de Ihlara.

Los hombres de la casa en Ihlara.
Los hombres de la casa en Ihlara.
Esta se abre a la altura del kilómetro 4 del valle y es la entrada más popular. Has de bajar o subir, dependiendo de si entras o sales del valle, los más de 300 escalones que unen el valle con el mirador que hay en la parte superior.

Joel correteando por el valle.
Joel correteando por el valle.
Joel no permitió que le ayudáramos y se subió el solo los 300 escalones sin ningún tipo de ayuda, esfuerzo que vio recompensado mientras devoraba el helado que nos compramos en el bar que hay junto al mirador.

Rodeados de naturaleza.
Rodeados de naturaleza.
Desde este punto se obtiene una vista aérea preciosa del valle de Ihlara, con el río y el camino que acababamos de hacer.

Cascadas del Valle de Ihlara.
Cascadas del Valle de Ihlara.
Una vez allí decidimos coger un taxi hasta nuestro coche, en vez de volver yo a por él como habíamos estado pensando, aunque no era del todo "legal", pues acordamos con un local el traslado por 20 liras en un coche particular, era más rápido y cómodo que la otra opción.

Cada rincón del valle merece la pena.
Ya en el coche, pusimos rumbo a la ciudad subterránea de Derinkuyu, rehaciendo el camino realizado por el taxi en dirección a la parte superior del valle, la que está más al Sur, donde está la última (o la primera, según se mire) de las cuatro entradas al valle, a unos 4 kilómetros de la "entrada principal" de los 300 escalones, que coincide con la población de Ihlara.

Valle de Ihlara desde el mirador de la entrada principal.
Valle de Ihlara desde el mirador de la entrada principal.
El resto del día os lo cuento en otra entrada, que si no esto se hace muy largo...

0 Comments: