. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Sábado 13 de Julio 2013-Aventura en el Delta del Ebro-Parte 2

viernes, 2 de agosto de 2013

Sábado 13 de Julio 2013-Aventura en el Delta del Ebro-Parte 2

Seguimos disfrutando de nuestro premio (ganamos un concurso propuesto por la agencia de viajes Demediterraning) en el parque de multiaventuras Deltaventur, donde después de comer magníficamente y de disfrutar del Kayak en aguas tranquilas, el tiro con arco y los puentes tibetanos, continuamos con nuestro pack de Multiaventura terrestre, y ya que estábamos con el arnés de seguridad puesto, decidimos seguir con la tirolina.

Yolanda lanzándose con la tirolina en Deltaventur.
Yolanda lanzándose con la tirolina en Deltaventur.
Una tirolesa, tirolina, dosel, canopy o canopi no es más que una polea suspendida por cables montados en un declive o inclinación, de manera que desciendes desde las alturas a toda velocidad.


Yo disfrutándo de la tirolina en Deltaventur.
Yo disfrutándo de la tirolina en Deltaventur.
Aunque no era la primera vez que probábamos una tirolina, creo que uno no se puede cansar de actividades donde descargas tanta adrenalina, tan divertidos y simples como dejarse caer y disfrutar de la velocidad.

Tirolina en Deltaventur.
Tirolina en Deltaventur.
Nos tiramos una vez desde la tirolina más corta y un par de veces desde la más larga y la verdad es que se nota la diferencia, no sólo por la distancia recorrida sino también por la altura, pues en la segunda te lanzas desde más alto.

Tras ésta frenética actividad seguimos con la escalada en el rocódromo, una actividad totalmente nueva tanto para mi como para Yolanda.

Yo en el rocódromo de Deltaventur.
Yo en el rocódromo de Deltaventur.
Una vez hechas las explicaciones por el monitor de cómo se ha de hacer tanto el ascenso como el descenso con total seguridad, procedimos a la escalada y la verdad es que es más fácil de lo que puede parecer, pero conlleva cierto grado de dificultad, pues has de sujetarte bien y ascender sólo cuando tengas tren de los cuatro puntos bien sujetos (siendo estos las manos y los pies).

Yolanda escalando en Deltaventur.
Yolanda escalando en Deltaventur.
La actividad resultó muy gratificante para los dos, y pese a la dificultad de la segunda ascensión (hicimos dos cada uno), disfrutamos mucho ambos...muy recomendable.

Yolanda con el Quad en Deltaventur.
Yolanda con el Quad en Deltaventur.
Seguimos nuestro paquete de actividades ya sin el arnés, pero con el casco como elemento de seguridad...habéis adivinado, tocaba Quad.

Yolanda con el Quad en Deltaventur.
Yolanda y yo con el Quad .
Yo había montado en Quad en una ocasión (aunque era el de un amigo y fueron sólo un par de minutos), pero para Yolanda era una actividad totalmente nueva.


Yolanda con el Quad en Deltaventur.
Yolanda y yo con el Quad en Deltaventur.
Al principio íbamos algo lentos por prudencia, pues el circuito por el que circulábamos era muy seguro, pero conforme fuimos cogiendo confianza, la velocidad iba subiendo.

Yolanda con el Tándem de Deltaventur.
Yolanda con el Tándem de Deltaventur.
Tras varias vueltas al circuito bajo un calor casi insoportable decidimos poner fin a esa actividad y empezar con la última de las actividades que haríamos en Deltaventur, alquilamos un tándem para ir hasta la desembocadura del Delta del Ebro.

Arrozales del Delta del Ebro.
Arrozales del Delta del Ebro.
También fue una novedad para nosotros ya que nunca habíamos montado en tándem y nos hizo mucha ilusión.

Arrozales del Delta del Ebro.
Haciendo un poco el tonto...
Desde el parque Deltaventur hasta el Delta del Ebro, hay apenas dos kilómetros, que recorrimos entre arrozales.

Zigurat, mirador del Delta del Ebro.
Vistas desde el Zigurat, mirador del Delta del Ebro..
La única zona visitable, es la orilla izquierda del río hasta llegar al Garxal, un itinerario de unos 2'5 km que es conveniente recurrir en bici o caminado.

Zigurat, mirador del Delta del Ebro.
Illa de Buda y su laguna.
Una vez en la orilla norte del río, justo desde donde salen los cruceros por el Ebro, bordeamos el río hasta llegar al "Muntell Gros o De Les Verges", que es una duna fluvial de 4 metros de altura, siendo de este modo el punto natural más alto del Delta del Ebro. Desde aquí se divisa Illa de Buda y la laguna que hay en el interior.  Fue aquí donde realizamos la primera parada.

Zigurat, mirador del Delta del Ebro.
El Garxal.
Desde este punto se puede continuar siguiendo la orilla del río Ebro hasta llegar al camino que bordea el Garxal. El Garxal es una laguna en proceso de formación que tiene las características de una laguna litoral y de una bahía marina. El cordón que delimita la laguna es un ecosistema dunar muy bien conservado y de paso restringido (sólo pueden acceder los mariscadores locales con licencia).

Mirador del Delta del Ebro.
Desembocadura del Delta del Ebro.
Justo en este punto han puesto un mirador, el Zigurat, una especie de "torre de Babel" de madera desde el que se obtienen unas vistas privilegiadas tanto de la Isla de Buda y su laguna como de la misma desembocadura del Ebro o del Garxal.

Zigurat, mirador del Delta del Ebro.
Desembocadura del Delta del Ebro.
 Y fue aquí donde paramos por segunda vez, para descansar y para disfrutar de las vistas.

Zigurat, mirador del Delta del Ebro.
Zigurat, mirador del Delta del Ebro.
Zigurat, mirador del Delta del Ebro.
Delante del Zigurat.

2 Comments:

De Mediterràning said...

Bueno, bueno... ya vemos que os lo pasasteis realmente bien. Nos alegramos mucho. La verdad es que el Delta del Ebro es una maravilla ¿Adoptasteis un Ñandú? Parecen muy divertidos... ;)

Hector Arenós Marco said...

Si que nos lo pasamos bien, la verdad.
Era la segunda vez que estábamos por el Delta y nos gustó más que la primera.
En cuanto al pajarraco...dan mucha faena...jajaja...