. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Escapada a París en familia. Qué ver en París en un día. Parte 6 (fin).

miércoles, 8 de agosto de 2018

Escapada a París en familia. Qué ver en París en un día. Parte 6 (fin).

En el artículo anterior os contaba que abandonamos en Museo del Louvre para dirigirnos a la Isla de la Cité, en el corazón de París.

París, Iglesia Sainte Chapelle.
París, Iglesia Sainte Chapelle.
Así, caminando, llegamos a la Isla de la Cité y allí fuimos a visitar la Iglesia Sainte Chapelle, una joya gótica construida entre 1242 y 1248 para albergar las reliquias de la Pasión de Cristo (Corona de Espinas y un trozo de la Santa Cruz), aunque ya no guarda ninguna de las reliquias que albergaba, las que sobrevivieron fueron depositadas en el Tesoro de la Catedral de Notre Dame.

París, Iglesia Sainte Chapelle.
El suelo de la capilla superior.
Mucha gente viene a París y no visita la Iglesia Sainte Chapelle, error, tened en cuenta que es única, y posiblemente por ello, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

París, Iglesia Sainte Chapelle.
Entrada a la capilla superior.
En realidad, la Sainte Chapelle está compuesta por dos plantas, es decir, dos capillas, la superior y la inferior, conectadas actualmente por unas escaleras, aunque en la antigüedad ambas estaban aisladas, ya que la superior, destinada únicamente a los miembros de la familia real y sólo tenía acceso por palacio, junto ella, y la capilla inferior, más discreta y menos luminosa, era para el resto de miembros de la Corte.

París, Iglesia Sainte Chapelle.
La capilla inferior, consagrada a la Virgen María.
La capilla inferior está consagrada a la Virgen María y fue construida para soportar el peso de la capilla superior. Posee un bello techo de color azul añil, decorado con cientos de pequeñas estrellas doradas, que le confiere al espacio una apariencia muy particular.

París, Iglesia Sainte Chapelle.
La capilla superior, realmente preciosa.
La capilla superior está suntuosamente decorada con enormes vidrieras inundando de luz y color todo el espacio, dejando apenas espacio para paredes, ya que están formadas por 1.113 escenas en los casi 20 metros de altura y más de 600 metros cuadrados, un espectáculo difícil de olvidar.

París, Iglesia Sainte Chapelle.
Rosetón de la Sainte Chapelle.
Las vidrieras las componen escenas religiosas, como el Génesis, el Éxodo, la infancia y Pasión de Cristo o la Resurrección de Cristo. En el rosetón, de 9 metros de diámetro, está representado el Apocalipsis.

Iglesia Sainte Chapelle y Palacio de Justicia de París.
Sainte Chapelle y Palacio de Justicia de París.
A la salida pasamos frente al Palacio de Justicia de París, ya que está a apenas dos pasos de la Sainte Chapelle.

Catedral de Notre Dame, París.
Catedral de Notre Dame, París.
Continuamos en la Isla de la Cité para llegar, en unos 5 minutos, hasta nuestra segunda visita, una de las catedrales góticas más antiguas del mundo, y seguramente la más famosa de ellas, Notre Dame o Nuestra Señora, construida entre 1163 y 1245, y que ha sido testigo de importantes acontecimientos como la coronación de Napoleón Bonaparte, la beatificación de Juana de Arco o la coronación de Enrique VI de Inglaterra entre otros.

Catedral de Notre Dame, París.
Foto de la familia al completo.
Nosotros teníamos pensado subir a las dos torres de 69 metros de su fachada con el objetivo de disfrutar de las fantásticas vistas de París y ver de cerca las múltiples gárgolas, tal y como hicimos años atrás, pero "gracias" a Vueling, que nos canceló el vuelo y nos robó un día de visitas, nos era imposible (podéis ver qué pasó en este enlace) ya que la cola para subir suele durar más de dos horas.

Catedral de Notre Dame, París.
Los chicos despidiéndose de Notre Dame.
Si como nosotros, vais a viajar con niños, pero al contrario nuestro, disponéis de tiempo suficiente os aconsejo subir (mejor madrugar y estar antes de las 10 en la cola para evitar las colas), y ponerles la película a los niños de "El Jorobado de Notre Dame" obra de Víctor Hugo que inmortalizó para el cine Disney, que narra el romance entre el desgraciado Quasimodo y la gitana Esmeralda.

Arco de Triunfo de París.
Arco de Triunfo de París.
Tras la visita volvimos al metro para llegar hasta otro de los símbolos más famosos de París, el Arco del Triunfo o Arc de Triomphe, con una altura de 51 metros y con 45 metros de ancho, sus dimensiones dejaron impresionados a los niños, que se preguntaban cuál era su función, que no es otra que representar las victorias del ejército francés bajo las órdenes de Napoleón, que fue quien mandó su construcción en 1806, coincidiendo con el final de la batalla de Austerlitz, aunque Napoleón no llegó a verlo finalizado, ya que tardarpn 30 años en terminarlo, en 1836. 

Arco de Triunfo de París.
Subiendo a la terraza del Arco de Triunfo.
Arco de Triunfo de París.
Los Campos Elíseos de París.
Pero antes de seguir os doy un importantísimo consejo, no intentéis llegar a la base del Arco de Triunfo cruzando la rotonda, una de las más peligrosas del mundo tanto para vehículos como para peatones, debéis usar los pasos subterráneos habilitados para ellos en las diferentes avenidas.

Arco de Triunfo de París.
Al fondo se ve la Torre Montparnasse y los Inválidos...
Arco de Triunfo de París.
...con zoom se aprecia mejor.
El Arco del Triunfo de París, el más famoso y grande de los muchos que existen en Europa, está construido a imagen y semejanza del Arco de Tito de Roma, elevado al final de la famosa avenida de los Campos Elíseos, en la actual Place Charles de Gaulle, ha sido testigo de innumerables momentos históricos entre los que destacaré el paso de los restos mortales de Napoleón, un 15 de diciembre de 1840, el velatorio de Víctor Hugo bajo el arco en 1855 o los desfiles militares de las dos guerras mundiales en 1919 y 1944.

Arco de Triunfo de París.
La Torre Eiffel está preciosa desde el Arco de Triunfo.
Arco de Triunfo de París.
Por la mañana estábamos allí arriba.
Para entrar al interior del arco y, lo más importante, subir a la parte superior, es necesario pagar una entrada o bien disponer de la Paris Museum Pass con la que tendréis acceso gratuito a todos los monumentos que explico en este artículo y que podéis comprar en La Tienda de Francia

Arco de Triunfo de París.
La zona financiera de París...
Arco de Triunfo de París.
...con el Arco de la Défense.
Tras subir por una estrecha escalera los 286 escalones que nos separaban de la terraza del suelo, y pese a tener una altura muy inferior a la de la Torre Eiffel, las vistas desde la parte superior del Arco del Triunfo resultan igual de impresionantes e imprescindibles. 

Arco de Triunfo de París.
París desde lo alto del Arco de Triunfo.
Observaréis perfectamente como de doce de sus principales avenidas confluyen aquí, incluyendo los Campos Elíseos, y vistas fabulosas de París: la zona financiera de París con el  otro Arco del Triunfo, el moderno Arco de la Défense por un lado, la Torre Eiffel por otro, la Basílica del Sagrado Corazón en lo alto de la colina, los Inválidos con su cúpula dorada de 100 metros de altura, incluso si no hay mucha polución, el Museo del Louvre y la Place de la Concorde, todo lo que habíamos visto de cerca en este día y medio.

Arco de Triunfo de París, Tumba del Soldado Desconocido.
Arco de Triunfo de París, Tumba del Soldado Desconocido.
Al bajar nos dedicamos a visitar la base del Arco del Triunfo, donde en 1921 se erigió la Tumba del Soldado Desconocido, la tumba de un soldado sin identificar muerto durante la Primera Guerra Mundial, rodeada de flores, que con una llama siempre encendida representa a todos los franceses que murieron en la Primera Guerra Mundial y nunca fueron identificados. En los cuatro pilares del arco, con relieves uno dedicada a la Paz, otro a la Victoria, el tercero a la Resistencia y el último a La Marsellesa, están grabados los nombres de las batallas ganadas por los ejércitos napoleónicos.

La Torre Eiffel iliminada.
La Torre Eiffel iliminada.
Ya de noche, nos acercamos de nuevo a la Torre Eiffel, ya que no sería perdonable perdernos esa maravilla de hierro iluminada.

El Barrio Latino está al sur de la Isla de la Cité.
El Barrio Latino está al sur de la Isla de la Cité.
Lo último que hicimos esa noche es pasear un poco por el Barrio Latino de París o Quartier Latin, ubicado al sur de la Île de la Cité, una de las zonas más concurridas y animadas de la ciudad, aunque como empezó a llover, no había mucha gente.

Barrio Latino de París.
Barrio Latino de París.
El Barrio Latino debe su nombre a la Época Medieval, ya que en esa época sus habitantes eran estudiantes que utilizaban el latín para comunicarse, pues la Universidad de la Sorbona está ubicada aquí desde el s. XIII.

Barrio Latino de París.
París, Quartier Latin.
El barrio latino es una de las mejores zonas para comer barato en París, ya que se trata de una zona universitaria, y debido a su variada oferta gastronómica, podréis probar una fondue de queso francesa, creppes, un kebab griego o unos pasteles libaneses. La mayor concentración de restaurantes turísticos están en la Rue Huchette.

Cementerio del Père-Lachaise de París.
Entrada a Père-Lachaise por la Rue de la Roquette.
Tras un largo y cansado día, nos fuimos a dormir, ya que al día siguiente haríamos la última visita a parís, pues después debíamos volver al aeropuerto para coger un avión con destino a casa.

Cementerio del Père-Lachaise de París.
Cementerio del Père-Lachaise de París.
La visita de la que os hablo es el Cementerio del Père-Lachaise, más grande y conocido de París, al que fuimos andando debido a que estaba a menos de un kilómetro de nuestro alojamiento.

Cementerio del Père-Lachaise de París.
Aquí descansa el cantante de The Doors Jim Morrison.
La visita merece mucho la pena, pues se trata de un gran parque arbolado repleto de tumbas, muchas de ellas con una arquitectura muy interesante, donde encontraréis un centenar de personajes célebres enterrados.

Cementerio del Père-Lachaise de París.
Una visita imprescindible.
La mejor es que os descarguéis un plano y busquéis las tumbas que os interesen, así iréis visitando este recomendable cementerio mientras vais de una a otra tumba.

Cementerio del Père-Lachaise de París.
Tumba del escritor Inglés Oscar Wilde.
Nosotros no teníamos mucho tiempo, de modo que de entre todos escogimos visitar las tumbas de Jim Morrison, cantante de The Doors, Maria Callas, Chopin, Cyrano de Bergerac, Oscar Wilde o
Delacroix y hasta los niños salieron encantados con la visita.

Cementerio del Père-Lachaise de París.
Joven fallecida en la sala Bataclan.
Lo que más nos impactó fue encontrarnos por pura casualidad la tumba de una de las jóvenes fallecidas en el atentado de la Sala Bataclan el pasado 13 de Noviembre de 2015 reivindicada por la organización yihadista Estado Islámico.

0 Comments: