. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: 17 de Julio de 2011-Borgoña-Francia

martes, 13 de septiembre de 2011

17 de Julio de 2011-Borgoña-Francia

Hoy vimos la zona de Borgoña más pegada a París, ya que ese será nuestro destino final de hoy, un pueblo a 15 km. La razón es porque en los siguientes días fuimos al Parque Asterix y a Eurodisney, pero eso ya os lo cuento más adelante, vayamos con el día de Hoy, Domingo.

Entrada al castillo de Époisses.
Dejamos atrás el camping e Mersault y recorrimos los poco más de 100 km que nos separaban de Époisses en una hora, pues la mayoría del trayecto es autopista.

Iglesia del castillo.
Lo único destacable de este pueblecito de la comarca de Auxois es su castillo, pero el pueblo es también famoso por su queso curado con aguardiente borgoñón. El Epoisses es el queso más antiguo y célebre de la región. Este queso está afinado con marc de Borgoña, un vino dulce de fuerte sabor. Lo probamos y está riquísimo.
Palomar del s. XV.
El impresionante castillo de Époisses está protegido por un doble foso. Su construcción empezó en el s. XI y terminó en el XVIII mezclando de ese modo torres medievales con detalles renacentistas.

Interior del Palomar.
Tras cruzar el pórtico de entrada, antes un puente levadizo que pasaba por encima de los fosos, se llega a un pueblo en el que destacan la iglesia del s. XIII y un palomar renacentista (3.000 nichos) del s. XV realmente impresionante.

Fachada exterior del castillo.
Antes de cruzar el segundo foso, fíjese en las cuatro torres que comunican los edificios. También verás un pozo del s. XVI delicadamente labrado. El interior del edificio ofrece una sucesión de galerías y salones profusamente decorados con muebles Luis XIV, cuadros y recuerdos de los principales huéspedes del castillo como Enrique IV y Chateaubriand.

Fachada interior del castillo.
Interior del castillo.
Señalar que hay dos tipos de entrada, una más económica en la que entras al recinto pero no al interior del castillo, y otra más cara con la entrada al castillo.

Si no hablas francés con fluidez yo no elegiría esta segunda opción, pues la visita es guiada y no te enteras de nada.
Si a eso le unes que íbamos con los dos peques, pues razón de más.
Nosotros como no lo sabíamos elegimos la segunda opción, pero salimos de allí antes de tiempo.

Podéis ver el castillo en el vídeo:



 Después de la visita al castillo abandonamos Époisses y nos dirigimos 13 km. al Este hasta llegar a Semur en Auxois, una ciudadela medieval amurallada.

Panorámica de Semur en Auxois.
Los macizos baluartes redondos construidos en Semur en Auxois en el s. XIV aparecen súbitamente, alzandose sobre el Pont Joly y el apacible río Armançon. Pasear por sus murallas arboladas de tilos, a la sombra de sus gráciles torreones y entre sus cuidados jardines retrotrae a otros tiempos.

Torre de la Orla de Oro.
La torre de la Orla de Oro formó parte de la torre del homenaje de Semur, desmantelada en 1602. Debe su nombre a las antiguas almenas (suprimidas) revestidas de plomo cobrizo ("una orla de oro"). Sus dimensiones son imponentes: 44 m de altura, muros de unos 2,20 m de espesor en la cima y de 5 m en la base. Antes de que se construyera el puente Joly (1787), la torre de la Orla de Oro constituía también una de las entradas de la villa. En la actualidad es sede de la Sociedad de Ciencias Históricas y Naturales de Semur.

Exterior de la puerta Sauvigny.
Puerta Sauvigny por dentro.
Accedimos a la villa por la puerta Sauvigny, que tomó el nombre del recaudador de impuestos Jean de Sauvigny que la mandó construir en 1417, está precedida por una poterna y decorada con el escudo de la villa. En su día fue la entrada principal del Bourg-Notre-Dame, el barrio más populoso de la ciudad.

Casas de entramado de madera.
A pocos metros de la puerta se encuentra la colegiata de Notre-Dame, de los siglos XI y XIII, fue copiada de la catedral de Auxerre y restaurada por Viollet-le-Duc. La iglesia posee significativas obras de arte, como el tímpano que representa la leyenda de Santo Tomás, en la puerta norte, o el Enterramiento de Antoine le Moiturier del s. XV. Las vidrieras representan la leyenda de Santa Bárbara y el trabajo de diferentes cofradías como los carniceros y los pañeros.

Notre Dame.
La nave, elegante y clara, es casi tan alta (33 m) como la de Notre-Dame de París (35 m). Portadas de ornamentación excepcional. La capilla de Navarre, situada al lado derecho del presbiterio, forma un conjunto aparte, una especie de relicario iluminado por ventanas radiantes. En la entrada, cuatro delicadas estatuillas del s. XIV. Puede que representen a las fundadoras de la colegiata que inspiraron a Corot uno de sus lienzos más hermosos (museo de Bellas Artes de Reims).

Semur en Auxois.
Después de un paseo por la población, aprovechamos que había un mercado en la cercanía de la colegiata para comprar pollo asado y pan para comer en un parque al lado de Notre Dame, aunque eso si, era pronto, así que nos tocaría adelantar la merienda.

Torres medievales de Semour.
Si tenéis unos minutos aquí está la población en vídeo:



Un café en un bar para despejarnos y un helado para Izan fue lo último que hicimos antes de recorrer los 16 km por carreteras secundarias para llegar a Flavigny-sur-Ozerain.

Llegando a Flavigny-sur-Ozerain.
Este pueblo construido en lo alto de una roca en torno a un monasterio Benedicto desde el s.XIX es un lugar idóneo para perderse por sus callejuelas.

Plaza de la iglesia.
La iglesia de Saint-Genest se encuentra en el corazón de la población.

Iglesia de Saint-Genest.
Interior de la iglesia.
Pasear por sus murallas o descender a la cripta de la abadía de Saint-Pierre es de lo poco que te ofrece esta diminuta población.
Abadía de Saint-Pierre.

Cripta de la abadía.
Como curiosidad os diré que aquí se grabó parte de la peli "Chrarlie y la fábrica de chocolate".

Rincones de la población.
La visita la elegí porque Flavigny-sur-Ozerain está considerada una de las poblaciones más bellas de Francia. Sinceramente todavía me pregunto porqué (pero no como Mou).

Callejeando por Flavigny-sur-Ozerain.
Aquí os dejo con el vídeo:




Unos 22 km más al Noroeste, un lugar patrimonio de la Humanidad por la Unesco se iba a convertir en la siguiente visita del día, la Abadía de Fontenay.

Abadía de Fontenay.
Medio escondida en un pequeño y frondoso valle y magníficamente restaurada en 1906, la abadía de Fontenay es un magnífico ejemplo de monasterio cisterciense autárquico.

Izan en el interior de la iglesia.
El Papa Eugenio III fue el encargado de consagrar en 1147 la iglesia abacial en presencia de san Bernardo, fundador de la Orden del Císter. Las tierras donadas por Raynard de Montbard recibieron el nombre de Fontanetum, puesto que, al igual que muchos lugares desbrozados por los monjes, "flotaban sobre fuentes".

La abadía se encuentra en medio de la vegetación.
Yolanda en el claustro.
La iglesia es uno de los mejores exponentes del estilo cisterciense que se conservan en Francia. Adosado a un lateral de la iglesia, el robusto pero a la vez elegante claustro marca un hito en el arte de esta época.

La visita por este recinto fundado en 1118 por la Orden del Císter, fue un monasterio y también una fábrica de papel, y nos aproxima a la forma de vida que llevaban los monjes en la Edad Media.

Es la abadía cisterciense más antigua de Francia.

Reconocida como Patrimonio de la Humanidad desde 1981, actualmente está considerada el mejor ejemplo de las primeras comunidades cistercienses.

Galerías que rodean el claustro.
Además de la iglesia podemos pasear por otras dependencias como:

Claustro de Fontenay.
El claustro constituía el centro del monasterio, donde los monjes se consagraban a actividades como la lectura y tareas prácticas. Las cuatro galerías que rodean el patio forman un rectángulo de 36 m. por 38m. La arquitectura presenta la misma sobriedad que la iglesia, pero los pilares y las columnitas son muy diversos; sobre los sencillos capiteles, se encuentran los mismos motivos vegetales.

Claustro.
La sala capitular se situa en la galería oriental del claustro y se trata de una gran sala abovedada con arcos cruceros. Cada día los religiosos se reunían en la sala con el abad donde leían y comentaban un capítulo de la Regla de San Benedicto.

La sala de los Monjes es un prolongamiento de la sala capitular, una amplia sala cubierta con doce bóvedas ojivales que servía para realizar diversas tareas.

La enfermería está saliendo al jardín. Es un edificio del s. XVIII. Los monjes cultivaban hierbas medicinales cerca de este edificio donde los enfermos estaban cuidados, apartados de la comunidad.

La fragua.
La fragua es un edificio medieval  de 53 m. de largo y 13,50 m. de ancho construido por los monjes a finales del XII. La desviación del río Fontenay a lo largo del muro sur de la fragua hacía girar las ruedas accionaban unos grandes martillos hidráulicos que batían el hierro, y es que los monjes herreros de Fontenay tenían una producción industrial de herramientas que comercializaban por los alrededores.

El palomar, la perrera, la galería seguin y otras salas más también están en el recorrido.

A la derecha se adivina el Palomar.
Una vez más salí decepcionado del recinto, me esperaba algo más.

Como es ya costumbre, aquí el vídeo:



Los casi 50 km. que separan la abadía de Noyers por carreteras secundarias se nos hicieron largos, casi 1 hora, así que pese a no tenerlo previsto en la agenda, hice una corta parada, tan corta que sólo bajé yo del coche, pues Yolanda e Ibana estaban adormiladas, Joel dormido e Izan inmerso en una peli del dvd portátil.

Noyers, casas de entramado de madera.
Este pueblo medieval se encuentra entre los mejor conservados de Francia y posee un castillo. Enrollado al hueco de un meandro del Sereno, Los nogales ofrecen a los visitantes las dos caras de ciudad medieval y vinicultora.

Bonitas casas en Noyers.
Esta ciudad medieval posee bonitas casas con entramado de madera, situadas sobre todo en la calle Poids-du-Roy, en la plaza de la Petite-Étape-aux-Vins y en la plaza del Ayuntamiento.

De la época renacentista se conservan la iglesia de Notre-Dame, una bonita casa en la plaza triangular del Marché-au-Blé, y, en la calle Madeleine, una casa con una inscripción en griego.

Iglesia de Notre Dame.
Si os apetece caminar, podéis dar un paseo a orillas del Serein. Así podréis ver la Puerta Pintada y 7 de las 23 torres que antaño protegían la ciudad.Yo he de decir que no lo hice, pues me esperaban en el coche.

Auxerre desde el puente Paul Bert.
Car¨tedral de St-Étienne.
A orillas del río Yonne, en el departamento homónimo, región de Borgoña, a 45 km de Noyers, se levanta la ciudad francesa de Auxerre, dotada de una gran belleza arquitectónica, donde los viajeros podrán pasear por sus pintorescas callejuelas empedradas y descubrir a cada paso los hermosos atractivos que aloja.

Auxerre, está dominada por la Catedral de St-Étienne, de estilo gótico, con un campanario de 68 metros de altura, con algunas criptas para ver, las vidrieras (s. XIII), el coro de esbeltas columnas y el deambulatorio. Tardó más de tres siglos en construirse y fue terminada hacia 1560. Además, es escenario de un espectáculo nocturno de luz y sonido que se realiza entre los meses de julio y septiembre.

Otro de los atractivos es la antigua Abadía de St-Germain,  donde se pueden visitar criptas bajo un circuito guiado y se puede apreciar la magnífica arquitectura que se esconde dentro del predio.

Entramado de madera.
En el casco antiguo de Auxerre hay varios vestigios romanos, iglesias góticas de increíble arquitectura, una plaza mayor peatonal encantadora y pintorescas casas medievales con armazón de madera muy bien conservadas. El centro de la ciudad de Auxerre conserva numerosas y bonitas casas antiguas, sobre todo del s. XVI.
Plaza del ayuntamiento.
Por la rue de la Fécauderie (casas de entramado) llegará a la place de l'hôtel-de-ville: casas antiguas en los números 4, 6, 16, 17, 18. La ciudad de Auxerre también se puede conocer a través de paseos en bote por el canal, recorriendo el Puerto Paul Bert, o visitando alguno de los tantos puntos de interés que tiene para ofrecernos.

Barrio de la Marine.
El barrio de la Marine, antiguo barrio de los cocheros de agua, ha conservado sus callejuelas sinuosas, a menudo flanqueadas por casas de entramado de madera. Se extiende alrededor de la encantadora plaza de Saint-Nicolas, de la plaza du Coche-d'Eau, y de la rue de la Marine, embellecida por los vestigios de una torre del recinto galo-romano.


Yolanda y Joel en la Torre del Rejoj.
No te pierdas la puerta de entrada de la Ciudad Vieja, en el corazón de la Ciudad Vieja - la Torre del Reloj del siglo XV -, donde el ocre y el color dorado reloj de sol y Moondial se puede ver.
Esta torre de estilo flamígero fue erigida sobre los cimientos del recinto galo-romano. También llamada torre Gaillarde, formaba parte de las fortificaciones. La atalaya y el reloj simbolizan las libertades comunales. Los dos cuadrantes del reloj (s. XVII) indican los movimientos del sol y de la luna.


Torre del Reloj.
Torre del Reloj desde "el otro lado".
El Pont Paul-Bert - se extiende por el río Yonne y ofrece vistas del horizonte ondulado de las ciudades y sus paisajes y colinas exuberantes.

No recuerdo el nombre de esta iglesia, sorry.
Nuestra conclusión es que ha sido un gran acierto incluir esta preciosa ciudad en nuestra visita porque nos ha sorprendido gratamente a los tres adultos que la visitamos.

Otro edifico religioso más del que no recuerdo el nombre.
Os dejo con el vídeo de Auxerre:


En este momento estábamos a la misma distancia por autopista de Paris que de nuestro camping, así que como ya había dicho al principio del post, nuestro destino era Villeneuve Saint Georges, donde viven unos amigos de Yolanda que nos acogieron a todos y nos hicieron sentir mejor que en nuestra propia casa. Gracias por hacernos tantos favores a Sophie y David.

Antes de dejaros os dejo una última foto de Auxerre.
Casas de entramado de madera en Auxerre.

7 Comments:

Arantxa said...

Pedazo de blog!!!!! Acabo de descubrirlo y los ojos me hacen chirivitas.........viajo a través de vosotros, así que a seguir!!!!

http://sinadasnoteahogas.blogspot.com/

Hector said...

Gracias por tus palabras Arantxa, nos ayudan a seguir trabajando en el blog...

André said...

para los viajeros, Munich es de lo mejor ufff https://bitly.com/pIKNct felicidades por el blog! andamos en el camino

Arantxa said...

De gracias nada Hector, gracias a vosotros!!!! ¿sabes la de rato de viajes imaginarios que me estáis dando????? Y, ¿sabeis lo que estáis incrementando mi lista de viajes "pendientes"?......Como dice la canción......"si yo fuera rica, dubidubidubi..."

http://sinadasnoteahogas.blogspot.com/

Carlos Blanquero said...

hola! enorabuena por tu blog , me acabo de hacer seguidor. La verda es muy interesante aunque me queda muchisimo por leer todavía. te dejo mi pequeño blog, no tan extenso pero espero que te guste

http://fotosdecarlosb.blogspot.com/

Paco Piniella said...

Da la impresión por lo que veo en los blogs que muchos hemos elegido Francia para nuestras escapadas. Un saludo viajero

Hector said...

Carlos, todos hemos tenido un principio en el mundo de los blogs, así que ánimo, poco a poco irás aumentando el contenido del mismo...

Paco, Francia es un destino genial, y el Perigord, donde tu has estado, una de las zonas más bonitas del país...


Los viajes de Hector y Yolanda© 2007 | Plantilla Blogger | Diseño de Hector Arenós Marco