. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Fin de semana rural en Castilla La Mancha-Campo de Criptana y Castillo de Belmonte-Parte 4

viernes, 26 de febrero de 2016

Fin de semana rural en Castilla La Mancha-Campo de Criptana y Castillo de Belmonte-Parte 4

La escapada llegaba a su fin, y pese a habérnoslo tomado con calma, había sido muy productiva, visitando el Sábado Ocaña y Tembleque por la mañana y Consuegra por la tarde, y casi toda la mañana de hoy visitando las Tablas de Daimiel, desde donde partíamos en dirección a Campo de Criptana, a poco más de 1 hora en coche, pero en dirección hacia Castellón, donde vivimos.

Mapa de Campo de Criptana.
Mapa de Campo de Criptana.
Campo de Criptana se ubica en el sector central de la llanura manchega, en la falda de una pequeña sierra, denominada de "Los Molinos", rodeada de inmensas llanuras, al noreste de la provincia de Ciudad Real, muy cerca de los límites de las de Toledo y Cuenca.



Molinos de Campo de Criptana.
Sierra de los Molinos, Campo de Criptana.
Corría el siglo XVI cuando la localidad contaba con 34 molinos, de los que se conservan diez que están restaurados y tres en ruinas, distribuidos en la ladera y la cima de una colina. En 1978 fueron declarados Bien de Interés Cultural.

Molinos de Campo de Criptana.
No se que tienen los molinos que gustan tanto a los niños...
Fue esta abundancia de molinos la que ha llevado a algunos estudiosos a plantearse la posibilidad de que Miguel de Cervantes se inspirase precisamente en ellos, los de Campo de Criptana, al escribir la aventura del capítulo VIII de la primera parte de El Quijote cuando el ilustre protagonista lucha contra “los gigantes”.

Molinos de Campo de Criptana.
Molinos de Campo de Criptana.
Es precisamente esto, los molinos de viento, la estampa más sobresaliente de Campo de Criptana, icono de Castilla-La Mancha en España y, en muchas ocasiones, de España en el mundo.

Entre el conjunto estos pobladores de la Sierra de los Molinos, se encuentran los tres únicos molinos de la Península Ibérica que conservan la estructura y maquinaria original del siglo XVI (Infanto, Burleta y Sardinero), aptos para moler el cereal como se hacía siglos atrás, gracias al ingenio del hombre y a la fuerza del viento.

Molinos de Campo de Criptana.
Jugando a balón en un lugar con mucha historia.
Molino Infante (siglo XVI). También llamado “Infanto”, cuyo nombre proviene de la familia de propietarios, los Infantas, una de las más ricas de esta villa, con la estructura y mecanismo originales del siglo XVI.
Este Molino, situado a una distancia de unos 200 pasos del casco urbano, estaba arrendado por los propietarios, los cuáles entregaban el tercio de las maquilas obtenidas, o bien recibían del molinero una renta fija. Horarios: todos los días de 10 a 14 y de 16.00 a 18.30 horas.

Campo de Criptana, Barrio del Albaicín.
Molino Sardinero, dentro del mismo Barrio del Albaicín.
Molino Sardinero (siglo XVI). Posiblemente su nombre proceda del apellido o apodo del primer propietario del molino. También conserva estructura y mecanismo originales del siglo XVI.
Único molino incluido dentro del casco urbano, concretamente en el Cerro de la Paz.

Molino Burleta (siglo XVI). Conocido también como “Burlapobres”, debido probablemente a la sospecha de prácticas fraudulentas por parte del molinero. Como los dos anteriores, conserva la estructura y mecanismo originales del siglo XVI.
Los trabajadores de dicho molino eran sus propietarios. La renta anual del molino era de unas 26 fanegas de trigo al año, las cuáles dejaban unos ingresos al molinero de unos 468 reales.
Cada primer domingo de mes, en horario de mañana, se escenifica en el mismo una molienda tradicional. En los meses de julio y agosto, la molienda tiene lugar en horario nocturno, el primer sábado de mes.

Molinos de Campo de Criptana.
Molinos de Campo de Criptana.
Molino Culebro (Sara Montiel). Alberga el Museo de Sara Montiel. Horarios: todos los días de 10 a 14 y de 16.00 a 18.30 horas.

Molino Poyatos. Actualmente es el Punto de Información Turística. Abierto todos los días de 10 a 14 y de 16.00 a 18.30 horas.

Molinos de Campo de Criptana.
El palo largo se llama gobierno.
Molino Inca Garcilaso. En su interior nos encontramos contenidos temáticos relacionados con el oficio de la labranza.

Molino Cariari.  Alberga contenidos temáticos relacionados con el cine y con Enrique Alarcón.


Molinos de Campo de Criptana.
Molinos de Campo de Criptana.
Molino Quimera. Posee contenidos temáticos de Vicente Huidobro.

Molino Pilón. En esta ocasión muestra contenidos temáticos relacionados con el vino.

Molino Lagarto. Alberga contenidos temáticos relacionados con la poesía.

Campo de Criptana, Barrio del Albaicín.
Campo de Criptana, Barrio del Albaicín.
El Barrio de Albaicín de Campo de Criptana son las calles y plazas contiguas a la Sierra de los Molinos y Cerro de la Paz. Conforman el arquetipo de barrio manchego, con sus casas de teja árabe y pintadas en blanco y añil.

Campo de Criptana, Barrio del Albaicín.
Las casas del Bariio del Albaicín están pintadas de azul y blanco.
Conviene acceder hasta los molinos mediante un paseo a pie desde el centro histórico del municipio, lo que permitirá contemplar el característico paisaje de La Mancha desde sus miradores naturales y percibir la estrechez y carácter pronunciado de sus calles.

Campo de Criptana, Barrio del Albaicín.
Los molinos al fondo del Barrio del Albaicín.
Las casas-cueva son construcciones típicas del Barrio del Albaicín excavadas en la roca, en la ladera de la Sierra de los Molinos, donde vivían antiguamente los vecinos.

Campo de Criptana, casa-cueva del Barrio del Albaicín.
Casa-cueva del Barrio del Albaicín.
Algunas de estas cuevas también constaban de un almacén de grano que posteriormente se molía en los molinos de viento. Generalmente, los animales de carga también vivían bajo el mismo techo.

Campo de Criptana, Barrio del Albaicín.
Yolanda y los niños en Campo de Criptana.
En la actualidad, se pueden visitar la Casa Cueva del Cerro de la Paz o la Cueva del Molino Infanto, además existen otras cuevas de particulares tanto en establecimientos hosteleros como en viviendas.

Campo de Criptana, Barrio del Albaicín.
Campo de Criptana, Barrio del Albaicín.
La Casa Cueva del Cerro de la Paz consta de dos plantas, su estructura es de fábrica de tapial y su cubierta es inclinada con teja curva sobre estructura de madera. La fachada consta de tapia encalada con zócalo y jambas de la puerta en color azul añil. Abierta al público, consta también de una tienda de productos típicos y artesanía.

Después de comer recorrimos los 45km. que nos separaban de Belmonte para realizar nuestra última visita antes de volver a casa, declarada de Interés Turístico y Conjunto Histórico Artístico, y es desde 1986, capital comarcal.

Molinos de Belmonte.
Molinos de Belmonte.
Del antiguo recinto amurallado que rodeaba la población, sólo restan dos tramos en perfecto estado que bajan desde el castillo hasta la población, así como cuatro puertas de las cinco que tuvo. Este recinto amurallado fue construido y reconstruido a lo largos de los siglos XV y XVI.

El lienzo norte de la muralla de unos 300 metros de longitud, baja desde el castillo hasta la población en dos quiebros, hasta el camino donde se situaba la puerta de Santa Inés, donde se remata con un baluarte.

Belmonte, Puerta de Chinchilla.
Belmonte, Puerta de Chinchilla.
El lienzo sur de la muralla de unos 350 metros de longitud y dos baluartes, baja desde el castillo hacia el casco urbano, se pierde en la primera zona edificada, reapareciendo en la Puerta de Chinchilla. En este trozo encontramos una curiosa torre albarrana.

Castillo de Belmonte.
En el cerro de San Cristobál, declarado en 1932 Monumento Nacional, se eleva el Castillo de Belmonte,  propiedad particular la Casa Ducal de Peñaranda y Condes del Montijo, un edificio de estilo gótico con elementos mudéjares y platerescos.

El castillo tuvo un papel destacado en la historia de España, desde su construcción entre 1456 y 1472 (siglo XV) por Juan Pacheco primer Marqués de Villena y III Señor de Belmonte, hasta la actualidad.

Castillo de Belmonte.
Castillo de Belmonte.
Durante la Guerra de Sucesión a la Corona de España (1701-1713), los descendientes del Marqués de Villena apoyaron la causa de Felipe V a quien prestaron grandes servicios, ya que la situación de Belmonte les sirvió perfectamente, de hecho lo eligieron como punto estratégico para detener los socorros que recibía de Portugal el archiduque Carlos de Austria aspirante a la Corona, y a vigilar al mismo tiempo las fuerzas que operaban en el Reino de Valencia.

Castillo de Belmonte.
Castillo de Belmonte.
Durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), el castillo fue una cárcel francesa, quedando al final de la guerra en lamentable estado.

En el siglo XIX la propiedad del castillo la ostentaba Eugenia de Montijo, esposa del emperador de Francia Napoleón III, quién encargó la rehabilitación del castillo siguiendo esquemas franceses en la restauración a mediados de siglo.

Castillo de Belmonte.
Castillo de Belmonte.
Más tarde fue habitado por una comunidad de dominicos franceses (residieron en el castillo hasta 1885)que realizaron reformas en los salones del castillo, construyendo una capilla.

Durante la Guerra Civil Española (1936-1939) el castillo sirvió de cuartel republicano y prisión y al finalizar la contienda hizo en 1946 de Escuela Superior de Mandos Onésimo Redondo.

Castillo de Belmonte.
Castillo de Belmonte.
El Castillo fue de nuevo restaurado en 1943, lo que le ha servido para ser sede de numerosas películas, como El Cid, con Chartlon Heston y Sofia Loren, y más recientemente, también uno de los escenarios de la serie de TVE Isabel.

Dejo de momento el relato aquí...pronto os contaré cómo es y qué vimos en el interior del Castillo de Belmonte.

1 Comment:

villa said...

Magnifico reportaje con preciosas imágenes de un lugar especial.

Un saludo desde Salamanca.