. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Road Trip con la furgoneta de Campercas, parte 2.

martes, 7 de marzo de 2017

Road Trip con la furgoneta de Campercas, parte 2.

En el artículo anterior os contaba lo bien que lo pasamos en Morella y Forall con la furgoneta Camperizada de Campercas.

Alcañiz.
Alcañiz.
Tras esas horas en el norte de la provincia de Castellón, seguimos conduciendo hacia el norte hasta llegar a Alcañiz, ubicada en la comarca del Bajo Aragón, en la provincia de Teruel (la segunda ciudad más poblada de la provincia), y bañada por varios ríos afluentes del Ebro.

Lo más lógico es comenzar la visita desde la Plaza de España, centro neurálgico de la ciudad y donde se encuentran tres de los monumentos más destacados en escasos metros:

-la hermosa e interesante Lonja gótica del siglo XV, magnífico ejemplo clasicista que evoca al gran círculo de humanistas alcañizanos de su particular Siglo de Oro.

La Plaza de España de Alcañiz.
Plaza de España de Alcañiz.

En ella tienen un gran protagonismo tres amplios arcos góticos apuntados, dos de los cuales tienen su intradós decorado con arquillos lobulados y su trasdós con motivos vegetales (cárdinas). Los tres arcos están recorridos por finas molduras que se continúan por las columnitas adosadas a los grandes pilares.

-la elegante Casa Consistorial renacentista del siglo XVI (1565-1570), magnífico ejemplo de arquitectura renacentista aragonesa reflejo de una época de esplendor económico, que es el actual Ayuntamiento.

Su fachada principal es una bella obra clasicista realizada en piedra sillar con una distribución clara y racional: tres cuerpos y tres calles. Presenta vanos adintelados y sucesión de órdenes en las columnas de sus respectivos pisos. En la zona superior se desarrolla la característica arquería o 'galería aragonesa', en este caso definida por amplios arcos de medio punto apoyados sobre esbeltas columnas.

Esta casa consistorial y la lonja se declararon monumentos histórico-artísticos el 3 de junio de 1931, y actualmente es Bienes de Interés Cultural, y

Iglesia parroquial de Santa María la Mayor de Alcañíz.
Iglesia parroquial de Santa María la Mayor de Alcañiz.
-la impresionante iglesia parroquial de Santa María la Mayor, obra del siglo XVIII que sustituyó al templo gótico original.

La portada principal, cobijada bajo un impresionante arco de medio punto se concibe a modo de retablo, ornada abundantemente de esculturas, con el escudo de Alcañiz sobre el ventanal.

Bajo la plaza mayor se halla la intrincada red de pasadizos subterráneos a los que se accede desde la oficina de turismo. Además, dentro de ellos también están la bodega y la nevera, lugar en el que se almacenaba la nieve durante el invierno para ser utilizada después durante todo el año con diferentes usos. Nosotros los visitamos hace 10 años.

Alcañiz, castillo de la Orden de Calatrava.
Castillo de la Orden de Calatrava.
En lo alto del Cerro de Pui-Pinos se ubica el castillo de la Orden de Calatrava, uno de los castillos más monumentales de Aragón, construido por lo monjes guerreros de la Orden desde 1179.

Alcañiz, castillo de la Orden de Calatrava.
Fachada del Castillo.
En su interior, además de maravillosos ejemplos de arquitectura románica y gótica, podréis contemplar algunas de las mejores muestras de pintura mural gótica, tanto de temática religiosa como civil, únicas en Aragón, aunque he de confesar que nosotros no entramos.

Alcañiz, castillo de la Orden de Calatrava.
Castillo de Alcañiz.
Desde 1968 se habilitó como Parador de Turismo.

No muy lejos de allí volvimos a reencontrarnos con una población que también visitamos 10 años atrás, una de esas que dejan huella en la retina, no en vano pertenece al selecto grupo de los pueblos más bonitos de España.

Río Matarraña a su paso por Valderrobres.
Río Matarraña a su paso por Valderrobres.
Estoy hablando de Valderrobres o Vall-de-Roures en catalán, y es que a pesar de pertenecer a la provincia de Teruel, en esta comarca (Matarraña) se habla catalán.

Entrada al casco antiguo de Valderrobres.
Entrada al casco antiguo de Valderrobres.
Si hay algo especialmente espectacular en esta población es la entrada que nos da la bienvenida al casco antiguo, el impresionante Puente de Piedra medieval de cuatro agujeros y el Portal de San Roque, la antigua puerta principal de acceso al recinto amurallado, que a finales del siglo XVI fue consagrado a San Roque, protector ante las epidemias y Patrón de la población, quedando hoy en día como uno de los portales mejor conservados de todo el conjunto.

Parece ser que la construcción de este puente esta asociada a la de sus murallas, ya que en torno a 1390, a petición del arzobispo García Fernández de Heredia se empieza la fortificación del casco.

Ayuntamiento de Valderrobres.
Entrando a Valderrobres.
Una vez dentro de las murallas, en pleno casco antiguo, somos recibidos por la preciosa Plaza Mayor que cierra el núcleo de la ciudad, al que da paso el puente que cruza el río y donde destacan dos de sus edificios:

Ayuntamiento de Valderrobres.
Ayuntamiento de Valderrobres.
-El Ayuntamiento o la Casa Consistorial, de finales del siglo XVI inspirado en el de Alcañiz (galería arcada superior, el tejado en voladizo o los frontones triangulares que rematan las ventanas de la fachada principal), como la mayor parte de los ayuntamientos del Bajo Aragón y del Matarraña.

Desde 1924, los creadores del Pueblo Español de Barcelona lo eligieron para presidir la plaza principal y más tarde fue declarado BIC el 24 de julio de 1982.

El ayuntamiento es de piedra sillar, con tres plantas principales y tres fachadas libres. En la planta baja, hay una lonja con arcos de medio punto, en cuyo interior se encuentra un habitáculo que se cree fue empleado como calabozo y bajando unas escaleras se accede a la antigua cárcel, de la que se conservan las gruesas puertas y las rejas.

Valderrobres, la Fonda de la Plaza.
Al fondo la Fonda de la Plaza.
-La llamada “Fonda de la Plaza”, un antiquísimo edificio del siglo XIV que en sus inicios fue destinado a la recaudación de impuestos, pasando por diferentes funciones hasta la de fonda, la que más tiempo ha desempeñado y, aunque ha pasado a través de multitud de propietarios, se ha mantenido hasta nuestros días, de hecho se dice que es la fonda más antigua de España.        

Valderrobres, escaleras de "el Pelleric".
Valderrobres, escaleras de "el Pelleric".
Continuando el recorrido por la plaza nos encontramos con la llamada “Casa Pereret”, un espléndido edificio de cinco alturas en cuya fachada podemos ver un escudo familiar y un sólido balcón de ménsulas onduladas. Opuesta a esta casa se sitúa “Casa Pallarés”, otro imponente edificio familiar que conecta con las escaleras de “el Pelleric” que nos llevarán a las entrañas del Valderrobres más antiguo.  
         
Valderrobres.
Valderrobres.
Desde la plaza se accede al resto de sus calles, donde se pueden contemplar diversos estilos artísticos, así como su importante arquitectura popular.

Valderrobres.
Se respira tranquilidad, belleza e historia.
Repleta de rincones decadentes con mucho encanto, es imprescindible ir ascendiendo por la colina sobre la que se asienta la población para impregnarse de su belleza, del pasado, del presente y del futuro de la población.

Valderrobres.
Rincones con encanto.
Los otros dos edificios más importantes de este conjunto histórico son la iglesia gótica de Santa María la Mayor y el Castillo.

Valderrobres, Iglesia de Santa María.
Valderrobres, Iglesia de Santa María.
A la iglesia de Santa María (construida entre los siglos XIV y XV en varias fases) se llega siguiendo la calle del Carmen desde la Plaza de España. Constituye uno de los máximos exponentes de la arquitectura gótica aragonesa, con elementos de gran valor artístico como su portada. La iglesia se sitúa junto al Castillo-palacio, al que se accedía desde la tribuna de la iglesia o cruzando un gran patio de armas.

Valderrobres.
Valderrobres.
El Castillo de Valderrobres está situado en lo alto de la población y es un castillo de estilo gótico construido tras la reconquista sobre un castillo musulmán anterior conocido como La Peña de Azna Lagaya. Actualmente es un castillo macizo de planta hexagonal, sin torres elevadas.

Valderrobres.
Subiendo al Castillo.
Como ya habíamos entrado en ambas dependencias en otra ocasión, decidimos ahorrarnos los 5€ de entrada por persona que cuesta el ticket combinado.

Panorámica de Beceite.
Pamorámica de Beceite.
Una vez pateada este pequeño casco urbano nos dirigimos a otra población cercana e interesante, Beceite.

Puente de Piedra de Beceite.
Beceite.
Beceite es una pequeña y bella localidad de 600 habitantes ubicada sobre una loma, en la margen derecha del río Matarraña, también en la comarca del Matarraña en Teruel.

Beceite, Portal de Villanueva.
Beceite, Portal de Villanueva.
Además de la belleza natural del paisaje que rodea a Beceite, y que en algún momento volveremos para disfrutarlo, este conjunto destaca por el gran número de edificaciones históricas que atesora.
Calle Villanueva de Beceite.
Calle Villanueva.
En mayo de 2007 fue declarado Bien de Interés Cultural por su riqueza monumental.

Beceite.
Beceite.
Nosotros solamente dimos una vuelta por la población, ya que los niños estaban un poco "cansados de tanto pueblo", de modo que nuestra visita se centró en un par de calles de las pocas que posee Beceite.

Casa de la Calle Villanueva de Beceite.
Casa de la Calle Villanueva.
Una de las cosas que más nos gustó fue la casa de la calle Villanueva de Beceite, un gran edificio barroco de tres plantas situado en chaflán. Sobre un basamento de sillería la planta baja abre en hueco adintelado remarcado flanqueada por dos vanos adintelados. La primera planta abre con cuatro vanos rectangulares.

Casa de la Calle Villanueva de Beceite.
Casa de la Calle Villanueva de Beceite.
Una imposta de separación de pisos encalada da paso a la planta noble que abre con tres vanos rectangulares y balcón volado, con solería de baldosas decoradas y barandilla de forja, decorado con palmeta en la parte superior en relieve de yeso.

Puente de Piedra de Beceite.
Puente de Piedra de Beceite.
Tras el paseo nos acercamos al puente de piedra de Beceite (XV-XVI), el primero desde su cabecera que evita el río Matarraña. Tiene un solo ojo y mide unos 15 metros de altura.

Puente de Piedra de Beceite.
Desnivel del río Matarraña.
En este punto, el río salva un desnivel importante desde su recorrido en el Vall del Prat hasta la población de Beceite. La fuerza del agua que ello provoca fue aprovechada para mover las ruedas de los distintos molinos a lo largo de su curso: harineros, almazaras, centrales hidroeléctricas, martinetes, papeleros, etc.

Continuará...

0 Comments: