. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Norte de España en Caravana-Qué ver en Asturias, Cangas de Onís, Multiaentura Vidosa y Ribadesella. Parte 13

miércoles, 6 de marzo de 2019

Norte de España en Caravana-Qué ver en Asturias, Cangas de Onís, Multiaentura Vidosa y Ribadesella. Parte 13

Como os contaba en el artículo anterior, llegábamos a Cangas de Onís desde los Lagos de Covadonga y la Basílica de Covadonga.

Asturias, Cangas de Onís.
Asturias, Cangas de Onís.
La verdad es que no estuvimos demasiado tiempo, principalmente porque se trata de una pequeña población de menos de 7.000 habitantes donde no hay demasiado por ver, pero al estar en nuestra ruta hacia nuestra siguiente actividad era imprescindible al menos ver lo más característico.

Asturias, Cangas de Onís.
Puente Romano de Cangas de Onís.
El símbolo más representativos de Asturias, Monumento Histórico-Artístico desde 1931, es el Puente Romano de Cangas de Onís.

Asturias, Cangas de Onís.
La Cruz de la Victoria en el centro.
Aunque el actual puente se construyó en la Edad Media, posiblemente sobre otro anterior romano, de ahí su nombre.

Asturias, Cangas de Onís.
Plaza de la Iglesia con la estatua de Pelayo.
Posee seis arcos, tres apuntados, y del central se descuelga una reproducción de la Cruz de la Victoria.

Asturias, Cangas de Onís.
Iglesia de la Asunción.
La Iglesia de la Asunción, construida en 1963, se ubica en la plaza del antiguo Ayuntamiento. Lo más característico en este edifico de tres naves es su torre de 33 m. que posee seis campanas en tres pisos.

Asturias. Vidosa Multiaventura.
Vidosa Multiaventura.
Tras la breve visita nos desplazamos hasta el Hotel Puente Vidosa para disfrutar de su vía ferrata o puentes tibetanos que está justo al lado del hotel y que lo gestiona la empresa Vidosa Multiaventura.

Asturias. Vidosa Multiaventura.
Empieza la aventura.

Los que nos conocéis o seguís ya sabréis que somos una familia bastante aventurera, y que en nuestros viajes por el mundo combinamos visitas con actividades dirigidas principalmente a divertir a nuestros hijos, ya que como siempre os digo, viajar con niños conlleva ciertos sacrificios como pasárnoslo en grande con ellos teniendo nuevas experiencias o repitiendo las que más nos han gustado.

Asturias. Vidosa Multiaventura.
El puente tibetano del principio.
Las vías ferratas con tirolinas son una de sus actividades preferidas, y las hemos hecho varias veces, pero jamás en un escenario tan fantástico y bonito como este, un entorno privilegiado con la Cascada del Aguasaliu como testigo de vuestra aventura.

Asturias. Vidosa Multiaventura.
Hotel Puente Vidosa.
Lamentablemente para los niños, por motivos de seguridad, sólo se podía hacer uno de los circuitos, ya que el resto es para gente adulta.

Asturias. Vidosa Multiaventura.
Vaya paisajes.
Así pues empezamos circuito de puentes tibetanos apto para los niños con el primer puente, de unos 50 metros de longitud y a 50 de altura sobre la desembocadura del barranco el Aguasaliu en el Alto Sella, en el que tendréis que avanzar por redes, troncos y tablas.

Asturias. Vidosa Multiaventura.
Una ferrata con unas vistas fabulosas.
Tras cruzar este puente y un primer obstáculo os vendrá un tramo en horizontal en la misma pared de la montaña.

Asturias. Vidosa Multiaventura.
Una manera de disfrutar de la naturaleza muy divertida.
Lo siguiente es otro puente tibetano, esta vez con tablones móviles, y poco a poco van apareciendo más, combinándose con tramos de ferrata, hasta llegar al último de los puentes, de unos 30 metros de longitud.

Asturias. Vidosa Multiaventura.
Qué bien se lo pasaron.
Aquí ya aparecen las tirolinas,con las que cruzamos tres veces el barranco del Aguasaliu o Río Rubiellos hasta que la última de ellas os dejará de nuevo al lado del hotel, donde habréis terminado la actividad.

Asturias. Vidosa Multiaventura.
Las tirolinas les encantan.
En resumen, una actividad emocionante, perfecta para los niños y en un entorno realmente precioso a la que sólo le pondré una pega, se hace corta para ellos, aunque según me informaron están trabajando para ampliar esta oferta infantil y que los niños puedan divertirse durante más tiempo aquí.

Cuevona de Cuevas del Agua.
Cuevona de Cuevas del Agua.
Cogimos de nuevo el coche y nos dirigimos a Ribadesella, pero haciendo antes una rápida visita a la Cuevona de Cuevas del Agua, una cueva natural de 300 metros atravesada por una carretera, uno de los escasos ejemplos mundiales de cavidades por las que serpentea el asfalto.

Asturias, pueblo de Cuevas.
Asturias, pueblo de Cuevas.
Tras atravesarla llegamos al pueblo de Cuevas, que goza de una situación privilegiada, a orillas del río Sella y al pie de la montaña, unido a su peculiar acceso, una auténtica aldea pérdida, donde se conservan como en pocos lugares las señas de identidad de la vida rural, donde la tranquilidad es la misma que siglos atrás, y donde casas y hórreos conviven con el río silencioso, los hombres a caballo, las vacas y gallinas por los caminos, las hortensias y las coles.

Asturias, Ribadesella.
Asturias, Ribadesella.
Tras esta tarde de diversión y un día bastante completo en la naturaleza, volvimos con el coche hacia nuestro alojamiento, pero haciendo antes una parada en la población más cercana al camping para hacerle una visita, Ribadesella.

Asturias, Ribadesella.
Caserón indiano convertido en hotel.
El Río Sella desemboca en el mar cantábrico aquí en Ribadesella, de modo quese puede decir que parte el pueblo en dos partes, la zona de la playa de Santa Marina, en la que apenas estuvimos para ver un precioso caserón indiano convertido en hotel, y la parte donde está el casco histórico, que es la más interesante, ambas unidas por el Puente del Sella, donde está la meta de la famosa competición Internacional del descenso del Sella.

Iglesia Parroquial de Santa maría Magdalena de Ribadesella.
Iglesia Parroquial de Santa maría Magdalena de Ribadesella.
Lo primero que hicimos tras aparcar nuestro coche fue ir a la oficina de turismo, ubicada en una especie de kiosko situado en el paseo de la pricesa Letizia, donde nos dieron un mapa y señalaron todo lo que se podía ver en Ribadesella y alrededores, aunque hoy sólo vimos la población.

Asturias, Ribadesella.
Callejeando por Ribadesella. La Atalaya.
Desde ahí nos metimos en el casco antiguo de Ribadesella, peatonalizado, para callejear entre un montón de bares, viendo los distintos edificios antiguos, con sus fachadas, algunos de ellos con escudos o blasones, donde el edificio más destacable es la Iglesia parroquial de Sta. María Magdalena.

Asturias, Ribadesella.
Vistas desde el Monte Corberu.
Desde aquí nos fuimos a "asomar el morro" en la Playa de la Atalaya, pequeña playa de piedra más tranquila y escondida que la zona del Arenal de Santa María. Allí está el parque de la Atalaya, desde donde parte un camino que sube por el Monte Corberu y que llega hasta la Ermita de Guía.

Asturias, Ribadesella.
Merece la pena subir hasta aquí.
La Ermita de Guía posee una pequeña capilla que es sede de la Virgen de la Guía, patrona de los marineros. En los alrededores descubrimos cañones auténticos apuntando hacia el horizonte que se emplearon para protegerse de cualquier amenaza que llegará desde el mar.

se distingue claramente el agua del río y la del mar.
Desde  aquí obtendréis unas vistas de la villa excelentes, con sus dos partes claramente diferenciadas, su enorme playa, el amplio estuario y las cordilleras altas que cercan el pueblo por el sur.

Asturias, Ribadesella.
Acantilados bajo la ermita de la Guía.
Si miramos más hacia abajo descubrimos los acantilados, con rocas y cantos rodados. Desde donde nos encontramos los perfiles del litoral componen siluetas únicas en permanente proceso de erosión.

Asturias, Ribadesella.
Ribadesella, Asturias.
Bajamos por las escaleras, para volver al casco antiguo de Ribadesella por el Paseo de la Grúa.

Asturias, Ribadesella.
Desembocadura del Río Sella.
Después de cenar volvimos al camping, donde sólo tuvimos tiempo de descansar un poco mientras los niños jugaban antes de irnos a dormir.

3 Comments:

la cosmopolilla said...

Oh lo que me enamora a mí esa parte de Asturias, y he de reconocer que aunque he ido varias veces me quedan varios sitios que no he estado como el puente tibetano (¡qué emocionante!) o la ermita de Guía, apuntadísimo para la próxima, ¡Puxa Asturies!
Un saludo

Maruxaina y su mochila said...

Qué bueno, justo me preguntaba una familia por actividades para hacer en Asturias y yo hace muchos años que no voy. Les pasaré el post porque la opción del parque multiaventura me parece genial para completar las vacaciones.
Un saludo y gracias por la info.

Hector Arenós Marco said...

A ambas os digo es una pasada, además hay infinidad de opciones en cuanto a actividades se refiere. Cada semana iré subiendo un artículo nuevo.