. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Norte de España en Caravana-Qué ver en Asturias, barranquismo, cueva del queso y espeleología. Parte 15

jueves, 21 de marzo de 2019

Norte de España en Caravana-Qué ver en Asturias, barranquismo, cueva del queso y espeleología. Parte 15

Hoy tocaba aventura, y los niños estaban ansiosos por empezar, así que una vez despertados y desayunados, subimos al coche para llegar puntualmente a las 10:30 al punto de encuentro, a una hora del alojamiento, exactamente en el Área de Descanso Puente La Vidre.

Barranquismo con Rumbo a Picos.
Barranquismo con Rumbo a Picos.
Un par de minutos después de aparcar, llegó la furgoneta de la empresa Rumbo a Picos, con la que habíamos reservándola actividad de Barranquismo, la tercera vez que practicábamos este deporte de aventura.

Barranquismo con Rumbo a Picos.
Las vistas son fantásticas.
Tras escuchar las normas básicas de seguridad mientras nos poníamos los neoprenos, pusimos rumbo al barranco que descenderíamos, puesto que había que caminar alrededor de 30 minutos para llegar hasta allí.

Barranquismo con Rumbo a Picos.
Cruzamos un bosque precioso.
Durante la caminata descubrimos la naturaleza en su estado más salvaje, un paisaje que no hubiéramos visto de no ser por contratar esta actividad.

Barranquismo con Rumbo a Picos.
Empieza el descenso.
Barranquismo con Rumbo a Picos.
Barranquismo con Rumbo a Picos.

El barranquismo consiste en descender un río de montaña mientras vais experimentando sensaciones deportivas como dejarse llevar por los rápidos, bucear en pozas , deslizarse por toboganes naturales, descender en rápel por cascadas o nadar en aguas tranquilas de agua cristalina, y dependiendo de la dificultad, se pueden realizar con niños.

Barranquismo con Rumbo a Picos.
Bajando por los toboganes.
Barranquismo con Rumbo a Picos.
Todos estábamos disfrutando de lo lindo.
Si vais a viajar con niños, como en nuestro caso, os propondrán barrancos de iniciación, bastante fáciles, como el que teníamos hoy, sin rápeles, por lo que no se usarán arneses ni cuerdas, sencillo pero divertido, ideal para hacerlo en familia, de modo que no temáis por no tener experiencia previa como nosotros, sólo os hace falta ganas de aventura.

Barranquismo con Rumbo a Picos.
Hay barrancos de varios niveles...
Barranquismo con Rumbo a Picos.
...y este es ideal para familias.
El descenso por el río Rubó, afluente del Cares (recordad que ayer realizamos esa actividad) es un "barranco" con toboganes y saltos a pozas pequeños y evitables, es decir, que no tendréis que hacerlos si tenéis miedo, siempre habrá escapatoria o una ruta alternativa, y se pueden repetir para disfrutar al máximo de la actividad, para que no os quedéis con ganas de más.

Barranquismo con Rumbo a Picos.
Foto familiar.
Barranquismo con Rumbo a Picos.
Otra más.
Si, como en nuestro caso, ya habéis hecho barranquismo, os diré que cada barranco es único, por lo que cada uno es una experiencia completamente diferente y nueva, así que simplemente disfrutad.

Barranquismo con Rumbo a Picos.
El equipo lo proporciona Rumbo a Picos.
Barranquismo con Rumbo a Picos.
Salto, tobogán o los dos, tú eliges.
Así, entre salto y salto, toboganes, pozas y demás, nos pasó la mañana volando, divirtiéndonos como niños, y cumpliendo la promesa que les hice a los niños de volver a practicar esta actividad que tanto les gusta.


Os dejo con nuestro vídeo de la actividad para qué veáis cómo nos lo pasamos.

Fabada asturiana.
Fabada asturiana.
Cachopo, una delicia.
Cachopo, una delicia.
Tras la actividad, quitarnos los neoprenos y despedirnos nos dirigimos a Arenas de Cabrales, bastante cerca de donde estábamos y paramos a comer, dado que eran las 14:30 ya, donde pudimos probar platos típicos asturianos como la fabada o el cachopo.

Arenas de Cabrales, Cueva del Queso.
Una vez terminada la comida nos desplazamos andando hasta la Cueva del Queso, en la misma localidad de Arenas de Cabrales, donde teníamos reservada una visita guiada (en temporada alta mejor esta opción).

Arenas de Cabrales, Cueva del Queso.
El museo empieza exponiendo objetos antiguos...
La visita, que dura alrededor de 45 minutos, os servirá para conocer todo lo relacionado con el queso cabrales: cómo es el proceso de fabricación, materiales, etc,…

Arenas de Cabrales, Cueva del Queso.
...relacionados con la producción del queso...
Empezaréis en la cueva-exposición cabrales, una exposición en la que os darán a conocer el presente y el pasado del queso de cabrales mediante la visita guiada al pequeño museo, repleto de objetos relacionados con este queso, primero los que se usaban antes y finalizando con los de hoy en día.

Arenas de Cabrales, Cueva del Queso.
...y finaliza con los más modernos.
Tras este museo de la cueva natural, donde se os dará a conocer tanto el proceso de elaboración como el entorno y la vida de los pastores en los picos de Europa, pasaréis a la cueva donde se guarda el queso para que madure, aunque en realidad no es esta, dado que los grupos de personas alterarían la temperatura y por lo tanto el proceso de maduración.

Arenas de Cabrales, Cueva del Queso.
Queso cabrales madurando.
La visita termina en una pequeña sala en la que, tras ver un audiovisual de la elaboración hoy en día en una quesería, os darán a probar varias muestras de queso, por lo que si sois queseros no podréis evitar comprar un poco...ja, ja ,ja...

Espeleología en la Cueva del Pando.
Varias columnas, cuando se unen estalactitas y estalagmitas.
Después de la visita y la degustación, volvimos al coche para regresar a nuestro camping, pero no para descansar, puesto que teníamos reservada otra actividad con Frontera Verde Aventura, ya que en la excursión del día anterior quedamos contentísimos, en esta ocasión se trataba de Espeleología.

Espeleología en la Cueva del Pando.
Joel estaba emocionado.
La cueva elegida es la Cueva del Pando, prácticamente al lado de nuestro alojamiento, de modo que una vez probados los trajes y el equipo en las instalaciones de Frontera Verde Aventura, nos fuimos al parquing cercano a la misma.

Espeleología en la Cueva del Pando.
Preciosa cascada de la Cueva del Pando.
Estamos ante una cueva fácil (prácticamente horizontal, con pasillos y salas amplios) y divertida, de modo que es perfecta para una primera toma de contacto con la espeleología, para ir en familia con niños o para grupos.

Espeleología en la Cueva del Pando.
Finalmente se lo pasaron muy bien.
He de decir que los niños estaban cansados y no les apetecía mucho hacer la actividad, en parte porque ya habíamos practicado espeleología en un par de ocasiones, pero terminaron la exploración muy contentos y felices ya que se lo pasaron genial.

Espeleología en la Cueva del Pando.
Así, años y años después, se forman las estalactitas.
Mucha culpa de ello la tuvo nuestro guía, que nos explicó todo lo relacionado a las cuevas de una manera fácil y sencilla, de modo que los niños se enteraron muy bien de cómo y porqué se forman las cuevas, estalactitas, estalagmitas, cascadas y otras formaciones.

Espeleología en la Cueva del Pando.
¿Pasaríais por aquí?
Además se encargó de meter a los niños (el iba delante) por agujeros y túneles estrechos por los que su madre y yo no nos atrevimos a entrar...ja, ja, ja...

Espeleología en la Cueva del Pando.
Fósiles de la Cueva del Pando.
También nos contó que hace millones de años, Asturias era un océano, y lo demostró mostrándonos fósiles de animales marinos petrificados en las paredes de la cueva.

Espeleología en la Cueva del Pando.
Nuestro guía fue espectacular.
La actividad terminó a las puertas de la salida, donde nos explicó, con los frontales apagados, en la total oscuridad, los peligros de este deporte, cómo prevenirlos y que hay que hacer o no, y llevar si nos adentramos en una cavidad "virgen" como esta, pero de una manera muy didáctica, haciendo preguntas a los niños para que fueran ellos los que llegaran a la conclusión correcta.

Espeleología en la Cueva del Pando.
Cueva del Pando.
Así fue como terminó nuestro completo día de actividades, tocaba descansar ya que al día siguiente volveríamos a la carga.

6 Comments:

Jose Lop said...

Que buana pinta. Yo solo he hecho barranquismo una vez por la zona de Málaga... ¿No tienen problema los niños? ¿Desdw que edad los lleváis a estas actividades?

Hector Arenós Marco said...

Pues nuestros hijos se han iniciado desde bien pequeñoes en este tipo de actividades. La primera vez fue en Málaga, imagino que el mismo barranco que tú, porque es muy fácil. El pequeño tenía 6 años.

Al año siguiente, recién cumplidos los 7, ya hizo un descenso de barrancos en los Pirineos bastante más fuerte.

Maruxaina y su mochila said...

Un museo del queso...sin duda es un motivo para ir a visitar la zona. Me encanta y después de una mañana de actividades es genial.
Un plan para toda la familia de lo más atractivo. ¡Un saludo!

Hector Arenós Marco said...

Hola Maruxaina.

La verdad es que si te gusta el queso debes ir sí o sí.

DinkyViajeros said...

¡Menudo planazo! 😵 Hemos estado muchas veces en Asturias (tenemos familia allí) y no conocíamos la existencia de esta actividad. Nos lo apuntamos para la próxima vez que vayamos porque parece divertidísimo y si es apto para niños también será muy seguro.
Y ya para rematar, terminar la activudad comiendo una buena fabada o un cachopo. Lo dicho, un planazo. 👍🏼

Saludos.

Hector Arenós Marco said...

Siempre intentamos combinar actividades para nosotros y actividades para que los niños disfruten de los viajes.