. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Jordania 2021-Visitas a los alrededores de Ammán-Umm Qais, Castillo de Ajlun y Jerash-Parte 4

lunes, 3 de enero de 2022

Jordania 2021-Visitas a los alrededores de Ammán-Umm Qais, Castillo de Ajlun y Jerash-Parte 4

Hoy volvíamos a madrugar para dirigirnos al Norte de Jordania, y empezamos por el lugar más alejado de Ammán (115km), ya que los niños se durmieron en el trayecto y así a la hora de volver, ya más cansados, se nos haría más corto.

Umm Qais, Jordania.
Museo Arqueológico de Umm Qais.

Así pues, unas 2 horas y 15 minutos después estábamos en el aparcamiento de Umm Qais (entrada incluida en el Jordan Pass), otro lugar bíblicamente mencionado después de los visitados ayer, Betania y Madaba. En la biblia, se dice que en los evangelios de Mateo (8: 28-34) describe que Jesús de Nazaret se encontró con un hombre en el cementerio, el cual estaba poseído por demonios. Estos, al ver a Jesús lo reconocieron como Hijo de Dios, y le rogaron que no los torturara. Así Jesús los expulsó y reencarnaron en unos cerditos que estaban cerca de ese lugar, cuando los cerdos salieron corriendo, se aventaron al barranco y se ahogaron en el mar.

Umm Qais, Jordania.
Umm Qais, Jordania.

Las ruinas de Umm Qais, conocida antiguamente como Gadara, son de una antigua ciudad abandonada ubicada en Jordania que fue parte de la Decápolis grecorromana por ser una de las diez ciudades más importantes del imperio romano que se desarrollaron a un lado del río. 

Umm Qais, Jordania.
Uno de los templos de Umm Qais.

Antiguamente la ciudad era muy reconocida como un centro cultural de vida intelectual, y también fue escenario del nacimiento de famosos filósofos de esa época.

Umm Qais, Jordania.
Teatro romano, Umm Qais.

Sus ruinas están conformadas por teatros antiguos con vistas panorámicas increíbles, calles llenas de columnas, un fabuloso un acueducto, un mausoleo subterráneo, una impresionante puerta de ciudad, una peculiar basílica y una interesante necrópolis.

Umm Qais, Jordania.
El Cardo es la calle principal de Umm Qais.

Lo más impresionante es la calle principal con columnas (cardo), que con toda probabilidad era el centro comercial de la ciudad. Además, cerca del teatro de basalto negro se encuentra la Terraza, que alberga un patio, una iglesia y una basílica. Más al oeste de la Terraza y a lo largo de la calle con columnas de este a oeste (decumanus), se pueden ver las ruinas del Ninfeo, un complejo de baños y un mausoleo romano bien conservado. Después de unos cientos de metros apenas se pueden distinguir restos de lo que fue un hipódromo.

Umm Qais, Jordania.
Vistas desde las ruinas de Umm Qais.

A pesar de la importancia histórica de las ruinas, y de ser un lugar poco visitado y con pocos turistas, nosotros sólo las recomendamos si, como en nuestro caso, disponéis de suficiente tiempo, pues no pensamos que sea de lo más impresionante del país.

Castillo de Ajlun (Qal’at Ar-Rabad), Jordania.
Castillo de Ajlun o Qal’at Ar-Rabad.

Unos 63 kilómetros más al Sur, lo que por las carreteras jordanas fueron casi una hora y media de coche, está el Castillo de Ajlun (Qal’at Ar-Rabad), situado en lo alto de la colina en la que se encuentra la ciudad.

Castillo de Ajlun (Qal’at Ar-Rabad), Jordania.
Su exterior es bastante impresionante.

Este castillo de "estilo europeo", al menos el más similar a los de aquí de los que vimos en Jordania, fue construido en el año 1184 d.C, en la época de Saladino con el objetivo de proteger las rutas comerciales del valle del Jordán, controlar las minas de hierro de la zona y defender el reino de los cruzados, los que pese a varios intentos de conquistarlo nunca lo consiguieron.

Castillo de Ajlun (Qal’at Ar-Rabad), Jordania.
Interior del Castillo de Ajlun.

La entrada está incluida dentro de la Jordan Pass y el acceso al castillo es a través de un puente de madera que salva un foso de unos 15 metros de profundidad. 

Castillo de Ajlun (Qal’at Ar-Rabad), Jordania.
Nos encontramos bastante turismo, sobre todo local.

En su interior, bastante restaurado, recorrimos todas sus salas a pesar de ser un pequeño laberinto de pasillos, pero echamos en falta algo de mobiliario que adornara las estancias.

Castillo de Ajlun (Qal’at Ar-Rabad), Jordania.
Vistas desde el Castillo de Ajlun.

La visita al castillo es recomendable por su cercanía a Jerash, pero tampoco lo incluiríamos en los imprescindibles de Jordania, ya que quizás lo más destacado, además del exterior del castillo, sean las vistas que se tienen del valle, llegando incluso a poder ver Jerusalén en los días más despejados y sin calima.

Jerash, Jordania.
Jerash, Jordania.

A unos 35 minutos en coche desde el castillo se encuentra Jerash, es el actual nombre de Gerasa, una antigua ciudad romana que también formó parte de la Decápolis romana, y donde llegamos a la hora de comer. A pesar de no encontrarse en ninguna de las grandes rutas comerciales, la ciudad adquirió muchísima importancia gracias a la fertilidad de sus tierras y el comercio que se realizaba, principalmente con los Nabateos (fundadores de Petra), hizo que esta ciudad creciese hasta llegar 20.000 habitantes, una barbaridad en el s.III d.C. 

Puestos de souvenirs en Jerash.
Puestos de souvenirs en Jerash.

La entrada a las ruinas romanas está incluida en el Jordan Pass, y sí, estamos ante uno de los imprescindibles de Jordania, uno de esos lugares por donde caminar es como trasladarse en el tiempo y es fácil imaginarte cómo era vivir allí en esa época, un auténtico lujo perderse por las calles de una de las ciudades romanas mejor conservadas del mundo que poco o nada han de envidiar a la mismísima Roma, de hecho se la conoce como “la Pompeya de Asia”, ya que estuvo haber estado mucho tiempo enterrada a permitido que se conservara tan bien. A pesar de eso se requiere inversión y poco a poco, gracias a inversiones de países y particulares, se van rehabilitando edificios para incrementar la majestuosidad del lugar. 

Jerash, Arco de Triunfo de Adriano. Jordania.
Jerash, Arco de Triunfo de Adriano. Jordania.

La entrada a las ruinas se hace a por la parte más meridional de la ciudad, cerca del gran Arco de Triunfo de Adriano (s.II d.C), un precioso arco de 13 metros de altura en muy buen estado de conservación construido en conmemoración de la visita de este emperador a Jerash.

Hipódromo o circo romano de Jerash. Jordania.
Hipódromo o circo romano de Jerash. 

Tras atravesarlo nos encontramos con el hipódromo o circo, construido en el s.III d.C, y del que sólo se conserva una pequeña parte de sus gradas, una zona de arcos y la arena, con unas dimensiones de 254 metros de largo por 51 de ancho. 

Hipódromo o circo romano de Jerash. Jordania.
Hipódromo o circo romano de Jerash. Jordania.

Escenario de carreras de cuadrigas con el objetivo de entretener al pueblo, tenía una capacidad para albergar alrededor de 15.000 personas. 

Puerta Sur de Jerash. Jordania.
Puerta Sur de Jerash.

A unos 200 metros dese el hipódromo nos encontramos con la puerta sur de la ciudad, que daba acceso al foro de la ciudad y justo allí nos volvieron a pedir el Jordan Pass.  

Columnata oval de Jerash.
Columnata oval de Jerash.

Nada más cruzar la puerta y después de subir unas escaleras aparece el lugar más impresionante y espectacular de Jerash, el foro y su preciosa columnata oval, una enorme plaza de 80 por 90 metros rodeada por 56 columnas jónicas, que en su momento sostenían un pórtico, y que a nosotros nos recordó mucho a la plaza de la Ciudad del Vaticano que vimos cuando viajamos a Roma (Italia). 

Columnata oval de Jerash.
La columnata oval desde el Cardo Máximo, al fondo se ve el Templo de Zeus.

Esta plaza conectaba la vía principal de Jerash, el Cardo Máximo, con el templo de Zeus y su función era la de hacer las veces de plaza del mercado y centro de la vida social de la ciudad. 

Cardo Máximo de Jerash.
Cardo Máximo, Jerash.

En este punto se pueden tomar dos caminos, continuar por el Cardo Máximo o dirigirnos hacia el Templo de Zeus. Nosotros decidimos continuar por la gran avenida romana, el Cardo Máximo, la calle principal de Jerash, de unos 800 metros, completamente flanqueada por columnas, una muestra más de la grandiosidad que alcanzó esta ciudad. 

Cardo Máximo, Jerash.
Cardo Máximo, Jerash.

A ambos lados de esta avenida están las ruinas de los diferentes edificios que conformaban la cuidad y de los que os voy a hablar a continuación, empezando por el primer edificio que aparece a mano izquierda, el Ágora, del que sólo quedan apenas unos restos. Es aquí donde la gente de la ciudad tenía su punto de reunión para charlar alrededor de la fuente.

Catedral de Jerash.
Catedral de Jerash.

El siguiente, más adelante, es con la entrada a la Catedral, donde una escalinata, precedida por un pórtico y varias columnas, lleva hasta lo que en su día fue la enorme basílica cubierta de mármol, hoy en un estado bastante ruinoso.

Ninfeo de Jerash.
Ninfeo de Jerash.

Una de las estructuras mejor conservadas está justo al lado, el Ninfeo, una elegante fuente ornamental de varias alturas cubierta por una semi-cúpula en forma de concha donde el agua manaba por las estatuas.

Cardo Máximo, Jerash.
Frisos de Cardo Máximo, Jerash.

Después, todavía en el Cardo Máximo, construido en el s.II d.C. con el objetivo de conducir el tráfico de gente y carros al centro, nos encontramos varios frisos de gran detalle.

Templo de Artemisa, Jerash.
Templo de Artemisa, Jerash.

Llegamos al propileo del templo de Artemisa, construido allá por el 150 d.C. y que con sus magníficas escaleras llevan directamente hasta el patio donde se ubica el templo de Artemisa, el punto  más elevados de la antigua Gerasa desde donde se obtienen unas vistas panorámicas espectaculares del foro, el Cardo Máximo, templo de Zeus o el teatro sur, pero tanto eso como sus 11 impresionantes columnas corintias (ya que el resto del templo se desmanteló en el s. IV d.C.  perdiendo todo su esplendor) las veremos desde la parte alta cuando regresemos hacia la entrada, de modo que luego os lo muestro. 

Tethrapylon y Puerta Norte de Jerash.
Tethrapylon a la derecha y Puerta Norte más al fondo.

Antes de llegar a la puerta norte hay una intersección con otra calzada denominada Decumano Norte y sobre ese cruce se encuentra un Tethrapylon, una estructura en un gran estado de conservación que servía como acceso al Teatro Pequeño o Norte construida en el s.III en honor a la esposa del emperador Séptimio Severo.

Teatro Norte o Teatro Pequeño de Jerash.
Teatro Norte o Teatro Pequeño de Jerash.

Continuamos la visita, girando a nuestra izquierda, en el Teatro Norte o Teatro Pequeño, una pequeña joya del s. II d.C. pero reconstruido recientemente. Aquí, refugiados a la sombra del intenso calor, descansamos un poco sentados en las gradas.

Jerash desde la parte alta de la ciudad.
Jerash desde la parte alta de la ciudad.

Jerash desde la parte alta de la ciudad.
Templo de Artemisa.

Jerash desde la parte alta de la ciudad.
Jerash es un imprescindible de Jordania.

Jerash desde la parte alta de la ciudad.
La nueva Ciudad al fondo de la vieja Jerash.

Saliendo del teatro por la grada superior, emprendimos el camino de vuelta, tal y como os había contado antes, por la parte alta de la ciudad, donde también llega el Templo de Artemisa, por un camino paralelo al Cardo Máximo, lo que nos permite ver los edificios romanos desde la zona posterior. 

Teatro Sur de Jerash.
Teatro Sur de Jerash.

El Teatro Sur, el más grande de Jerash, fue terminado en el s.I d.C. y podía albergar hasta 5.000 espectadores. Con una increíble acústica, era el lugar más importante de ocio de la ciudad.

A la Izquierda la columnata y a la derecha el Templo de Zeus. Jerash.
A la Izquierda la columnata y a la derecha el Templo de Zeus.

Templo de Zeus. Jerash.
Templo de Zeus. Jerash.

Cerca del Teatro Sur, nuestra última parada en lo que a edificios "nuevos" se refiere, fue el templo de Zeus, antaño el edificio más importante de la ciudad, del que apenas se conservan 10 columnas de las muchas que lo rodeaban originalmente.

Vistas de la Columnata y el Cardo Máximo desde el Templo de Zeus. Jerash.
Vistas de la Columnata y el Cardo Máximo desde el Templo de Zeus.

A pesar de su estado ruinoso merece la pena subir hasta aquí, pues desde allí se obtienen unas vistas realmente preciosas del foro, la columnata y el Cardo Máximo, intentar imaginar lo que Gerasa fue en su día desde este punto es más fácil, ¿no?.

0 Comments: