. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Bulgaria y Macedonia. Qué ver en Melnik y alrededores. Parte 6

viernes, 21 de septiembre de 2018

Bulgaria y Macedonia. Qué ver en Melnik y alrededores. Parte 6

Dado que nos quedaban más de 5 horas de carretera, 324 kilómetros de carreteras de un carril y una frontera de por medio, y el día anterior había sido relajado y tuvimos tiempo de descansar bastante, decidimos madrugar y a las 7 ya estábamos en la carretera.


Mapa de Melnik, Bulgaria.
Mapa de Melnik, Bulgaria.
Más o menos a las 13:30, ya que en Bulgaria era una hora más, llegábamos a nuestro alojamiento de Melnik, un pequeño hotel familiar bastante económico.


Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
Melnik está situada al suroeste del país, en un paraje natural muy bonito, donde el verde intenso contrasta con el marrón de la roca caliza (hay quien dice que recuerda a la Capadocia en Turquía, pero a mi no, aunque he leído que también recuerda a Las Médulas en la provincia de León, pero eso no puedo afirmarlo) a 30 kilómetros de la frontera con Grecia.

Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
Se puede de decir que Melnik es una sola calle.
La primera sensación que tuve era la de haber caído en el pasado, como si hubiéramos atravesado una puerta y hubiésemos llegado a un lugar de hace siglos, de calles estrechas y sin asfaltar, caminos de piedra y carros cargados con barriles de vino, una ciudad tranquila y calmada.

Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
Probablemente la ciudad más pequeña del mundo.
Melnik es, con toda seguridad, la ciudad más pequeña de Bulgaria y probablemente del mundo entrero, ya que pese a tener poco más de 200 habitantes repartidos por las casas que ocupan las apenas dos calles que forman la localidad, cuenta con ese curioso honor, pues conserva ese estatus por motivos históricos, ya que llegó a albergar más de 25.000 personas en unas 1.300 casas, y poseía más de 70 iglesias.

Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
Casi todas las casas son hoteles y restaurantes.
Además de eso es famosa por sus casas antiguas de arquitectura notable, casas del Renacimiento búlgaro de los siglos XVIII al XIX muy bien conservadas; por su historia legendaria; la naturaleza increíble que la rodea, con sus fantásticas formaciones rocosas de forma piramidal; y, por supuesto, por sus vinos pesados de fina cosecha.

Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
Tranquilidad absoluta.
La diminuta ciudad de Melnik, que al estar algo apartada quizá es menos visitada de lo que debería, es una pequeña joya oculta en este rincón de Bulgaria, y está declarada como una reserva cultural e histórica y una ciudad museo desde 1968, ya que mires donde mires hay casas antiguas alucinantes.

Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
Nuestro hotel en Melnik.
Además, Melnik es la ciudad con clima más cálido del país. Su nombre, Melnik, es debido a las pirámides de arena que la rodean, pues proviene de la palabra eslava "mel", que significa arcilla blanca o tiza.

Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
Un arroyo seco atraviesa la ciudad.
Melnik posee 96 edificios con el título de monumento nacional, casi todas las casas (la mayoría restaurantes y hoteles y unas pocas museos) ya que están construidas en el estilo del Renacimiento Nacional Búlgaro y ninguna desentona con el entorno.

Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
Casas del Renacimiento Nacional Búlgaro.
Las casas con techos de tejas tienen una planta baja muy alta y casi todas poseen una bodega excavada en la roca caliza. Ahora voy a nombrar las más famosas e importantes, de las que por sólo visitamos una, pues el resto, no se muy bien porqué, estaban cerradas al público.

Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
La localidad posee rincones con mucho encanto.
La Casa Pashova o de Pashov, construida en 1815 y declarada monumento arquitectónico y artístico en 1998, es el museo histórico. La planta baja está construida de piedra y es donde se almacenan las exhibiciones que presentan la vinificación en Melnik.

Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
Ese tipo de casas me encanta.
La Casa Bolyarska o Casa de los Boyares (casa bizantina) está situada en la parte oriental de Melnik, a diez minutos del centro de la ciudad. Es un monumento de la arquitectura búlgara de viviendas medievales de valor nacional y es el edificio bizantino más antiguo que se conserva en los Balcanes.

Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
Un lugar tranquilo y encantador.
Construida en la primera mitad del siglo XIII, en un momento en que Melnik era la capital del principado del déspota Alexii Slav o Alejo Eslavo, de modo que fue su residencia.

Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
Melnik es muy rural.
Durante los siglos siguientes, el edificio fue reconstruido varias veces. Durante la Baja Edad Media y el Renacimiento, fue la casa más lujosamente amueblada de Melnik y su área. Los patios estaban pavimentados con losas de mármol, había fuentes con estatuas de mármol, los pisos de los salones y las habitaciones estaban cubiertos de mosaicos, las paredes estaban ricamente pintadas y las ventanas tenían vidrios de colores.

Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
La de arriba es la Casa de Kordopulova.
Situada en la parte noreste de Melnik, sobre las ruinas de la iglesia de Santa Bárbara, la Casa de Kordopulova fue construida en 1754 y fue la que visitamos. 

Melnik, Casa de Kordopulova.
Interior de la Cada de Kordopulova.
Inicialmente, el edificio fue construido para la elaboración y el almacenamiento del vino. Era propiedad de Manolis Kordopulos, comerciante de vino, tabaco y seda, miembro de una rica familia griega.

Melnik, Casa de Kordopulova.
Sala de estar.
En 1912, en su casa, Manolis esconde a Yane Sandanski que necesitaba asilo de los turcos. Yane fue el héroe nacional que liberó a Melnik de la dominación otomana. Manolis Kordopulos fue asesinado por las fuerzas turcas mientras abandonaban la ciudad. 

Hoy en día , en la casa de Kordopulova, convertida en museo, se puede ver el escondite donde Yane Sandanski y otros bulgaros se cubrieron de los turcos.

Melnik, Casa de Kordopulova.
El dormitorio.
De 1974 a 1980 la casa Kordopulova, la casa más grande del siglo XIX en Bulgaria, pasó por un proceso de reconstruccióny restauración.

La casa Kordopulova, visitada por 30.000 turistas anualmente, es tan interesante por su interior como por el exterior de la casa, pues sus constructores tenían un gusto y un intelecto delicados, de modo que construyeron la casa con las mejores tradiciones de vinificación y almacenamiento búlgaros.

Melnik, Casa de Kordopulova.
Una de las salas de estar.
Consta de cuatro plantas y bodega subterránea. Los primeros dos pisos están hechos de piedras. En las plantas superiores se guardan los muebles e interiores antiguos. En la sala hay 12 ventanas hechas de vidrio veneciano, las paredes están pintadas y decoradas y los muebles están tallados. Los pisos de madera están cubiertos con alfombras artesanales de colores. También hay una terraza interesante que era un conservatorio.

Melnik, Casa de Kordopulova.
Comedor de la casa.
El subterráneo o bodega,  lo más impresionante en la casa de Kordopulov, excavada en la roca caliza, ocupa 200 m², y está provista de canales especiales y sistema de ventilación para almacenar hasta 300 toneladas de vino. Aquí se pueden ver los barriles de vino, el más grande con capacidad para 40.000 l. de vino.

Melnik, Casa de Kordopulova.
El barril de 40.000 litros.
Este subterráneo,bastante pequeño y angosto, posee las paredes cubiertas con monedas, ya que los turistas piden un deseo y tratan de pegar una moneda a la pared. Si la moneda se pega, el deseo se hará realidad.

Melnik, Casa de Kordopulova.
La bodega de la Casa Kordopulova.
Uno de los secretos del buen vino es la temperatura constante que se mantiene en la bodega todo el año: 10-12 grados. El vino Melnik fue el vino favorito de Churchill, quien pidió hasta 500 litros por año.

Vistas de Melnik desde la Casa de Kordopulova.
Vistas de Melnik desde la Casa de Kordopulova.
Existe la leyenda de que la casa se basa en una maldición porque todos los hombres que vivían en la casa de Kordopulov vivían menos de 40 años.

Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
Uno de los hoteles más nuevos de Melnik.
Cerca de Kordopulov se encuentra probablemente la bodega más famosa de Melnik, la bodega de Shestaka. Allí podréis probar, tal y como hicimos nosotros, y comprar diferentes tipos de vinos.

Bodega de Shestaka.
Bodega de Shestaka.
Y ya que estamos, hablemos del vino de Melnik, ya que Melnik es conocida por su excelente vino, convirtiendo a este en una de las atracciones de la ciudad. La región está llena de viñedos y hay numerosas bodegas que producen buen vino, tanto para consumo en Bulgaria como para exportar. En la zona muchas casas se ofrecen degustaciones de vino y tienen botellas de vino casero a la venta.

Bodega de Shestaka.
Los adultos probamos los 4 vinos de los barriles.
El vino, producido por la variedad búlgara de uva única llamada “Shiroka Melnishka Loza” es de magnífica calidad, con aromas de cereza madura, hierbas, y en su combinación con roble desarrolla matices de tabaco y cuero.

Iglesia Metropolitana de San Nicolay Chudotvorets.
Iglesia Metropolitana de San Nicolay Chudotvorets.
Además de sus casas, entre los edificios destacan las iglesias de Melnik, ya que, como he adelantado antes, hace siglos hubo en esta ciudad más de 70 iglesias, además de 4 monasterios en los alrededores.


Iglesia Metropolitana de San Nicolay Chudotvorets.
Iglesia Metropolitana de San Nicolay Chudotvorets.
Un templo de interés es la Iglesia Metropolitana de “San Nicolay Chudotvorets” declarado monumento arquitectónico y artístico de la cultura en1998, que se encuentra en la parte sureste de Melnik, cerca del centro de la ciudad. Fue construido en el siglo XIII. Hoy en día es una de las pocas iglesias activas de la ciudad.


Melnik, al Sur Oeste de Bulgaria.
La ciudad nos encantó.
Seguiré en breve con el relato, ya que se está haciendo un poco largo.

2 Comments:

Maruxaina y su mochila said...

Qué bonito, no había oído hablar de Melnik y me ha parecido de lo más interesante. Sin duda la incluiremos en el itinerario cuando viajemos a Bulgaria.
Un saludo.

Hector Arenós Marco said...

Lo malo es que no pilla muy a mano en una ruta por Bulgaria, a no ser que bajes desde Rila y vayas a Plovdiv por la misma ruta que nosotros.