. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Qué ver en los alrededores de Londres. Día 4-Qué ver en Bath en un día. Parte 10

lunes, 18 de noviembre de 2019

Qué ver en los alrededores de Londres. Día 4-Qué ver en Bath en un día. Parte 10

A primera hora de la mañana dejamos nuestro alojamiento Home Exchange en Londres para ir a recoger nuestro coche de alquiler en el centro de Londres.

Bath es ideal para una escapada desde Londres.
Bath es ideal para una escapada desde Londres.
Condujimos poco más de dos horas por la autovía hasta llegar a un parquing cercano a la Oficina de Turismo de Bath, donde nos informaron de qué ver y qué hacer en la ciudad, además de proporcionarnos un plano de Bath.

Bath es ideal para una escapada desde Londres.
Hacía tiempo que quería conocer Bath.
Desde 1987, que la preciosa Bath, ubicada en el suroeste de la campiña inglesa, junto a la ciudad de Bristol, es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Baños Romanos o Termas Romanas de Bath.
Entrada a las Termas Romanas de Bath.
La ciudad tiene alrededor de 3.000 años de existencia y entre sus curiosidades históricas destacaré la coronación en la abadía de Bath del rey Edgar, primer monarca de Inglaterra hace más de 1.000 años o el franqueo del primer sello postal del mundo un 2 de Mayo de 1840, el Penny Black, en el número 8 de Broad Street.

Baños Romanos o Termas Romanas de Bath.
Termas Romanas de Bath.
Pero también ha servido como "casa" a escritores como Jane Austen y Charles Dickens, al artista Thomas Gainsborough, al poeta William Wordsworth y a los actores David Garrick y Sarah Siddens entre los siglos XVIII y XIX, de hecho el inventor de la taquigrafía, Sir Isaac Pitman murió en Bath y el  astrónomo William Herschel descubrió el planeta Urano mientras vivía en el número 19 de New King Street por lo que también ha sido y es un centro cultural de primer nivel.


Baños Romanos o Termas Romanas de Bath.
Una visita imprescindible.
Pero si por algo es conocida Bath históricamente es por sus famosas aguas termales, a las cuales se les empezó a sacar partido desde el s.I d.C., cuando los romanos construyeron a su alrededor una enorme ciudad-balneario, Aquae Sulis.

Baños Romanos o Termas Romanas de Bath.
Restos humanos encontrados aquí.
Así que decidimos empezar la visita a Bath por sus famosas Termas Romanas y, aunque el precio de la entrada es elevado (18£ adultos y 16,50£ estudiantes y seniors entre semana y un poco más caro los fines de semana), merece muchísimo la pena, y es algo más barato si compras las entradas online a través del enlace y también hay packs de familia más económicos.

Baños Romanos o Termas Romanas de Bath.
Pienso en romanos y me vienen mosaicos a la cabeza.
Con la entrada os entregarán una audioguía muy interesante con la que podréis seguir perfectamente la visita saltándoos las partes que os apetezca, de modo que será como una visita guiada a la carta.

Baños Romanos o Termas Romanas de Bath.
La Terraza de las Termas Romanas.
Empezaréis la visita en la parte alta de las piscinas exteriores, conocida como la Terraza, reconstruidas en la época victoriana (finales del s. XIX) siguiendo el modelo romano, con columnas dóricas y esculturas de emperadores.

Baños Romanos o Termas Romanas de Bath.
Alguno de los objetos aquí expuestos.
De ahí iréis a las las entrañas de las termas, donde veréis un pequeño museo, donde puede verse la Cabeza de la Gorgona (con serpientes en lugar de pelo) y ruinas de la época romana.

Baños Romanos o Termas Romanas de Bath.
Gran Baño.
Después saldréis "a pie de piscina", al Gran Baño, cuya  piscina está bordeada por láminas de plomo que se llena con el agua termal, y que originalmente estaba cubierta por una gran bóveda de cañón, y actualmente está descubierta.

Baños Romanos o Termas Romanas de Bath.
Ruinas de los antiguos baños romanos.
Construidos en el 70 d.C. alrededor de la fuente que emana aguas termales calientes (46º C) desde el manantial,  llamada Primavera Sagrada, y ampliados durante los siguientes 300 años con, entre otros, un caldarium o baño caliente, un tepidarium o baño templado, y un frigidarium o baño frío, un apodyterium (vestuarios), un natatio (piscina) entre otros, los Baños Romanos de Bath son una auténtica virguería.

Baños Romanos o Termas Romanas de Bath.
Otra de las piscinas de los baños.
Junto a la Primavera Sagrada, que tiene un caudal de 1,17 millones de litros al día con hasta 43 tipos de minerales distintos en su composición, había un Templo en estilo clásico que albergaba la estatua de la diosa Sulis Minerva.

Baños Romanos o Termas Romanas de Bath.
Salida del recinto.
A la salida de esta interesante visita está el famoso restaurante The Pump Room (Sala de Bombas), todavía dentro del recinto, el centro social de Bath durante el s. XVIII, un precioso salón donde se extrae el agua termal para consumirla y donde todo tiene pinta de ser muy caro.

Abadía de Bath.
Abadía de Bath.
Nosotros decidimos comer en un puesto callejero que había a pocos metros de la salida unas hamburguesas buenísimas, con lo que ahorramos y tiempo y dinero, y después nos fuimos a visitar la Abadía de Bath, porque estábamos al lado y encima cerraban pronto.

Abadía de Bath.
La abadía está al lado de las Termas romanas.
Este gran templo de estilo gótico es el tercer edificio religioso construido aquí desde el año 757, cuando fue un monasterio anglosajón derribado por los conquistadores normandos de Inglaterra para levantar una catedral, que a finales del s. XV quedó en ruinas.

Abadía de Bath.
El interior de la Abadía está repleto de tumbas.
En 1616 que empezó su reparación, en la década de 1830 se remodeló y amplió (el arquitecto local George Manners) y desde 1864 a 1874 Sir George Gilbert Scott transformó el interior por completo.

Abadía de Bath.
Sus techos son una pasada.
En el frente occidental, el primero que ven los visitantes, destacan las escaleras de los Ángeles, pueden verse ángeles que suben y bajan del cielo.

Abadía de Bath.
Y sus vidrieras no se quedan atrás.
Se accede a su interior de manera gratuita, aunque se pide una donación. Estaba en obras, por lo que una parte de la abadía no se podía visitar, ni tampoco subir a su torre, cosa que normalmente sí que podréis hacer previo pago.

Abadía de Bath.
Interior de la Abadía de Bath.
Destacan sus altos techos y sus preciosas vidrieras, y es otra de las visitas imprescindibles de Bath.

Centro histórico de Bath.
Centro histórico de Bath.
Tras la visita seguimos explorando uno de los centros históricos más bonitos de Inglaterra, dirigiéndonos hacia el norte.

Bath posee un ambiente muy positivo.
La huella de los arquitectos John Wood padre e hijo, conocidos como “el viejo” y “el joven”, se palpa en sus calles ya que a mediados del s. XVIII, la ciudad empezó a crecer.

Centro histórico de Bath.
Centro histórico de Bath.
Fueron ellos los que construyeron estos grandes monumentos y edificios neoclásicos en estilo georgiano con la típica piedra color miel que se encuentra por la zona llamada a día de hoy "piedra de Bath"...a mí me recordaba a Malta.

Centro histórico de Bath.
Recomendamos encarecidamente visitar Bath.
Centro histórico de Bath.
La piedra de Bath proviene de los alrededores.
Seguramente, padre e hijo tienen mucha de la culpa de que Bath sea parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Bath, Queen Square.
Bath, Queen Square.
Así, paseando agradablemente por las calles de Bath, llegamos a Queen Square, se una pequeña plaza de césped, el lugar perfecto para disfrutar de un picnic en caso de llevar con vosotros comida o para relajaros un rato antes de continuar con la visita de la ciudad.

6 Comments:

Luz E. said...

¡Hola familia!
La verdad es que Bath es una ciudad que me encanta, con sus callecitas, su aire medieval...¡Y sobre todo sus termas! He de decir que nunca he entrado a verlas, y por vuestra experiencia quizá la próxima vez me anime... Siempre he ido por motivos no turísticos ;) Muy aprovechado el día en Bath, uno de los pueblos más bonitos de UK. Un saludo.

Los Viajes de Héctor said...

Hola Luz, pues merece la pena porque son una pasada. La entrada es cara, pero yo no lo dudaría. A los niños también les gustó mucho.

Olga de OM Viajes y Relatos said...

Hola familia! Hemos visitado Bath en dos ocasiones, la última hace muy poco. Es una ciudad que nos encanta. Es perfecta para visitar en un día desde Londres, con un patrimonio histórico muy rico e interesante. No dejamos de recomendarla. Un post completísimo para conocerla. Saludos!

Los Viajes de Héctor said...

Olga, nosotros estuvimos a finales de Junio y nos encantó. Los niños estuvieron muy a gusto paseando por sus calles y entrando en los lugares más turísticos. La semana que viene o a finales de esta completaré nuestra visita a la ciudad con la segunda parte de este artículo.

Pasaporte a la tierra said...

Siempre vamos posponiendo nuestro viaje a Bath para otra ocasión, pero gracias a tu post lo vamos a adelantar por que se ven preciosos las termas, la abadía y las típicas calles empedradas que tanto representan a Inglaterra.

Estamos esperando la segunda parte del artículo!

Los Viajes de Héctor said...

Pasaporte a la Tierra, a nosotros nos pasaba lo mismo, siempre lo dejaba para más adelante y le tenía muchas ganas, así que, en la última escapada a Londres decidimos dedicarle tiempo a esta bella ciudad.