. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Asia 2019-Emiratos árabes Unidos-Qué ver y hacer en Dubái, día 3, hotel Atlantis the Palm -Parte 40

lunes, 1 de febrero de 2021

Asia 2019-Emiratos árabes Unidos-Qué ver y hacer en Dubái, día 3, hotel Atlantis the Palm -Parte 40

El viaje más largo de nuestras vidas estaba llegando a su fin, 31 días repartidos entre Indonesia (la gran mayoría), donde visitamos las islas de Java, Borneo, Bali y Flores, Kuala Lumpur, Singapur y Emiratos Árabes Unidos.

Atlantis Aquaventure de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Foto promocional del Altantis Aquaventure de Dubái.
Queríamos terminar el viaje con una sorpresa para los niños, en uno de los mejores parques acuáticos del mundo, el Atlantis Aquaventure, pero las entradas eran carísimas, alrededor de 75€ por persona, y somos 5, es decir 375€.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
La única forma de apreciar la palmera es desde el aire.
El Atlantis Aquaventure está al final del Palmera Jumeirah, una isla artificial que se construyó entre 2001 y 2008 con forma de palmera en la zona de Jumeirah, frente a la Marina de Dubái.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Con el GPS del móvil.
Nosotros recorrimos la palmera en coche, circulando por la parte central, por el tronco de la palmera, de donde salen 17 "hojas", hasta llegar al hotel Atlantis, aunque también puede hacerse desde un monorrail elevado que lleva hasta el rompeolas. Si vais en coche, podéis aparcar 2 horas gratis en el rompeolas, al lado del hotel Atlantis.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Foto promocional del Hotel Atlantis the Palm.
El parque acuático forma parte del Hotel Atlantis the Palm, la joya de la corona del Palmera Jumeirah, uno de los iconos de Dubái.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Entrada del Atlantis the Palm de Dubái.
Así que se me ocurrió investigar, y si nos alojábamos en este fantástico hotel de 5 estrellas, los pases para el Atlantis Aquaventure estaban incluidos, además del acceso al acuario del hotel, The Lost Chambers Aquarium, así que miré los precios y vi que una habitación cuádruple costaba un poco menos que las entradas al parque acuático.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Mapa del Atlantis the Palm.
Envié un email al hotel para preguntar si podríamos dormir los 5 en la habitación, dado que Joel, de 9 años, podía compartir cama con Izan, y me aconsejaron o coger 2 habitaciones, o una para 6 personas. Yo les respondí que ambas opciones se me iban de presupuesto, que si eso significaba que no podíamos estar los 5 en una habitación de 4, y no recibí respuesta alguna.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Mapa del complejo Atlantis.
Pese a eso, decidí reservar y cuando llegamos a recepción me dijeron que era imposible, que nunca se habían alojado 5 personas en una habitación de 4. Cuando mostré mi email y dije que no me habían respondido nada, la chica entró a preguntar a su supervisor y cuando salió me dijo que había tenido mucha suerte, que me lo permitían y que ella nunca lo había visto, que, de hecho, mucha gente en nuestra misma situación tiene que marcharse del hotel por no tener dos habitaciones y no poder permitírselo.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Maqueta del hotel de 5 estrellas.
Así que habíamos conseguido alojamiento (sin desayuno, este costaba 50€ por persona) en el hotel de 5 estrellas Atlantis the Palm, entradas al parque acuático Atlantis Aquaventure y al acuario The Lost Chamber Aquarium por menos de lo que costaban las entradas al parque, un sueño hecho realidad.

Atlantis Aquaventure de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
La zona infantil del Atlantis Aquaventure.
Nos dieron las pulseras, guardamos las maletas en el lugar habilitado para ello y, mientras esperábamos a que nos prepararan la habitación, nos fuimos directos al parque acuático Atlantis Aquaventure.

Atlantis Aquaventure de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Parque acuático Atlantis Aquaventure.
No hemos estado en el que dicen que es el mejor parque acuático del mundo, pero sí que conocemos a gente que ha ido y nos ha hablado bastante mal del lugar, no por las instalaciones, sino por las largas colas de los toboganes, pues eso aquí no se da, no se si es por el precio de las entradas o por el tamaño del Aquaventure, pero no tuvimos que esperar más de 10 minutos en ninguno de sus toboganes.

Atlantis Aquaventure de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Los 5 lo pasamos muy bien.
Allí probamos algunos de los toboganes más espectaculares en los que habíamos subido, como los toboganes grupales Zoomerango, donde 6 personas descendemos en un flotador gigantesco con unas curvas impresionantes, o Aquaconda, el tobogán de agua más grande del mundo, donde también se desciende en un gran flotador.

Atlantis Aquaventure de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
El tobogán Shark Attack.
Stinger, Falls, The Storm y The Surge es el nombre de cuatro toboganes cerrados que cuentan con la tecnología más innovadora para crear una montaña rusa acuática, divertidos no, lo siguiente. Podréis descenderlos en flotadores individuales o dobles.

Atlantis Aquaventure de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Yolanda en el Shark Attack.
Otro de los toboganes más espectaculares es el Shark Attack, donde descenderéis en flotador por un tubo transparente, de forma casi vertical, atravesando al final una laguna infestada de tiburones y otros peces.

Atlantis Aquaventure de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
El Lazy River termina y empieza aquí.
También muy divertido es Lazy River, el río acuático más largo de Dubái, repleto de rápidos salvajes y con varios caminos a elegir, que tarda 45 minutos en completar una vuelta, mucho más emocionante y divertido de lo que parece, de hecho, de este tipo de "ríos" es el mejor, con diferencia, en el que hemos estado.



La comida allí no fue tan cara como esperábamos, más o menos como en cualquier parque de atracciones de España, y la bebida, cogiendo a la hora de comer un menú con un vaso de 1 litro de esos de plástico duro con tapa y pajita, 2 E cada vez que lo rellenabas de refresco o agua (te lo cargaban directamente a la habitación enseñando la pulsera).



A la hora del cierre, nos fuimos a recepción a por la llave de nuestra habitación, donde ya estaban las maletas.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Nuestra habitación cuádruple en el...
Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
...Hotel Atlantis the Palm.
Aunque es cierto que la habitación era grande y las camas muy cómodas, no era tan lujosa como esperábamos, pero nos sirvió para descansar.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Las vistas desde nuestra habitación.
Después de relajarnos unos minutos allí, cambiarnos de ropa y asearnos un poco, decidimos dar una vuelta y explorar el hotel.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Zona de recreativos del hotel...
Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
...con decenas de máquinas.
Explorar este fabuloso hotel es algo que está al alcance de cualquier persona que esté de viaje por Dubái, dado que se puede acceder a la mayoría de lugares sin estar alojado aquí.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Juguetería del Atlantis the Palm.
Lo único que debéis tener en cuenta es que si venís en coche, el servicio de aparcacoches sólo está incluido para los huéspedes, y cuesta alrededor de 35€, así que acordaros de usar las 2 horas de aparcamiento gratuito de fuera, en el rompeolas.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Una de las lámparas del hotel.
Tiendas de lujo, lámparas de diseño y restaurantes a precios prohibitivos es lo que nos encontramos paseando por sus pasillos.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Diversión sin salir del hotel, si os lo podéis permitir.
De hecho, tuvimos que pedir nuestro coche para salir a cenar a la ciudad porque el menú más barato de un restaurante de comida rápida eran 30€ por persona.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Jugando al Fornite un des después...ja, ja, ja...
Después de cenar volvimos al hotel y subimos a una zona de restaurantes y bares donde había una bolera, varias salas con máquinas recreativas y algo que hizo felices a nuestros hijos, una sala con consolas de última generación para usar de forma gratuita para los huéspedes.

The Lost Chamber Aquarium. Atlantis the Palm, Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
The Lost Chamber Aquarium.
Después de inspeccionarlo todo acudimos al acuario The Lost Chamber Aquarium, ya que teníamos incluida la entrada por estar alojados aquí.

The Lost Chamber Aquarium. Atlantis the Palm, Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
La entrada es gratis para los huéspedes.
Aunque no os interese entrar, desde el hotel, sin pagar nada, sí que veréis la Laguna Ambassador, un gran acuario con 11 millones de litros de agua que alberga varios tipos de peces, tiburones y mantas raya.

The Lost Chamber Aquarium. Atlantis the Palm, Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Las medusas son preciosas, ¿no?.
Este fantástico acuario está dividido en diferentes zonas, 10 cámaras con un total de 65.000 animales marinos repartidos en varios acuarios que se ubican en las diferentes salas.

The Lost Chamber Aquarium. Atlantis the Palm, Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
El acuario de Nemo y Dori.
No es el mejor acuario del mundo, está claro, pero si que es bonito y a los niños les encantó ver tantos peces diferentes.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
El Hotel Atlantis the Palm por la noche.
Después salimos a la piscina para hacer unas cuantas fotos de este bello hotel iluminado, tan bello o más que con la luz solar.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
El Hotel Atlantis the Palm por la mañana.
Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Desde la piscina veíamos nuestra habitación.
A la mañana siguiente, después de desayunar algo que habíamos comprado en nuestra propia habitación (recordad que no teníamos el desayuno incluido), aprovechamos la mañana para seguir disfrutando del hotel, ya que hasta las 12 no teníamos que abandonar nuestro hotel.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
La playa del Atlantis the Palm.
Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Un sueño cumplido al haber estado en el Atlantis the Palm alojados. 
Madrugamos para disfrutar de la playa, pero el agua era caldo, estaba tremendamente caliente, así que pronto cambiamos el mar por la piscina.
Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Mañana de relax en el Atlantis.
Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Hora de jugar con los niños.
El hotel tiene varias piscinas, así que estuvimos un rato en cada una, donde, al igual que en el parque acuático, no tenéis que llevar toallas, ya que las podéis usar limpias y gratis aquí.

Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
No hay mejor manera de finalizar un viaje.
Atlantis the Palm de Dubái, Emiratos Árabes Unidos.
Tuvimos tiempo hasta de jugar al bádminton.
Después de una mañana de relax, dejamos nuestra habitación, cogimos nuestro equipaje, hicimos el check out, nos dieron el coche de alquiler, condujimos hasta el aeropuerto (paramos a reponer en una gasolinera donde comimos bastante bien y barato), devolvimos nuestro coche y esperamos a la salida del vuelo que en alrededor de 8 horas nos dejó en Barcelona, poniendo fin de este modo a nuestro gran viaje de 2019.

13 Comments:

Unknown said...

Menos mal que encontraste la opción del hotel con entradas al parque incluidas. Al final, por el mismo precio duermes y disfrutar de ese parque al que os apetecía llevar a los niños. No me extraña que no desayunaras en el hotel, según iba viendo precios y multiplicando por los cinco que sois entendía la elección de cada servicio. Gracias por descubrirnos la opción de hotel+parque.

Rafael said...

¡vaya historia! Toda una aventura la reserva para el hotel. Y mucha suerte, porque vaya faena como os cancelasen la reserva. La verdad es que fue toda una ganga (entendiendo que la zona es cara y que es un hotel 5*). Lo que me gustaría saber es qué ponen de desayuno para cobraros 50€ por persona.
Nos estamos aficionando a vuestro viaje por Medio Oriente xD

Los Viajes de Héctor said...

Como decís ambos, los precios son desorbitados para una familia trabajadora, pero como decís, tuvimos suerte y al final se quedó un precio muy ajustado.

Pablo said...

Vaya odisea lo del hotel! Buena elección lo de dormir en sólo un cuarto en uno de los hoteles más caros. Pienso que en una familia numerosa al ser los costos muy caros es una buena opción economizar hasta lo último porque quien le quita lo bailado en estar en el Atlántis palm? Y como siempre en tu post destacó la información de hacerlo en roadtrip con información valiosa se parking y demás. Por más que no me gusta demasiado ese destino en particular admito que debe ser majestuoso estar en ese lugar. Saludos!

Los Viajes de Héctor said...

Pablo, ese hotel es una maravilla, de verdad. Nosotros no elegimos Dubái como destino, fue la escala "larga" de 3 días tras regresar de Indonesia y Singapur...je, je, je.

A mamá le gusta viajar said...

¡Madre mía el precio del parque acuático! La mejor idea fue alojarse, puestos a pagar...tenias la noche, el parque,parking, entrada al acuario... Pero claro, coger 2 habitaciones sería tremendamente caro. Tienes razón con lo de las habitaciones, que no están mal, pero quizás esperaría más de ese hotel. Las piscinas chulísimas con canastas de basket y todo. Y las consolas... Los niños disfrutarián mucho y los no tan niños.
¿No tenías reservada esa noche en ningún sitio? ¿Fue improvisado?
¿Para salir a cenar tuvisteis que ir muy lejos o hay lugares cerca?
Me ha encantado tu experiencia y que la hayas compartido con nosotros.
Un abrazo muy fuerte 😘

Los Viajes de Héctor said...

A mamá le gusta viajar, no teníamos otra noche reservada en ningún sitio, nos hubiera tocado buscarnos la vida...Para salir a cenar abandonando la Palmera, 10 minutos máximo en coche, había un centro comercial en la zona de la Marina de Dubái, donde cenamos.

Jordi said...

Qué buenos recuerdos me ha llevado este post. Nosotros también fuimos al parque acuático, aunque el presupusto no nos llegaba para hospedarnos en el hotel. La verdad es que es una chulada y el tobogán más inclinado, realmente espectacular. De los 4 que íbamos solo me atreví yo! Un pequeño logro personal... jejejeje

Los Viajes de Héctor said...

Jordi, no sabía que habíais ido. Yo me tiré por todos los toboganes...je, je, je...imagino que el parque os gustó tanto como a nosotros.

Florencia said...

Fue realmente una suerte que se te ocurriera esta opción! Y que se los permitieran. Al final, tuvieron un hotel de 5 estrellas y las entradas al parque.
Qué lujo y qué maravilla todo lo que se ve en sus fotos!
Me imagino la felicidad de los peques y la de ustedes también.
Esos viajes con programas diversos son realmente muy lindos!
Saludos.

Los Viajes de Héctor said...

Florencia, sí que tuvimos suerte, sí. Fue una experiencia más en un viaje repleto de ellas.

Leo said...

Que maravilla de viaje y experiencia , que hermosa manera de contarlo. saludos cordiales desde Minas de Wanda

Los Viajes de Héctor said...

Gracias Leo