. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Bulgaria y Macedonia. Plovdiv, qué ver en un día (2). Parte 11

domingo, 4 de noviembre de 2018

Bulgaria y Macedonia. Plovdiv, qué ver en un día (2). Parte 11

En el artículo anterior os contaba qué ver en Plovdiv en un día y nos quedamos justo después de ver su impresionante teatro romano.

Mapa turístico de Plovdiv.
Mapa turístico de Plovdiv.
Fuimos encontrando bellas muestras de mansiones construidas durante el periodo del Renacimiento búlgaro (s. XVIII-XIX), como la Casa Lamartine, construida en 1830 y que perteneciente a la Unión de Escritores Búlgaros, por lo que es complicado poder visitar el interior de esta bella mansión que lleva el nombre de Alphonse de Lamartine, poeta francés que pasó tres días en esta casa en el año 1833.

Plovdiv, Casa Lamartine.
Plovdiv, Casa Lamartine.
De este período, Plovdiv conserva más de 150 casas, magníficos ejemplos que evidencian la abundancia económica que vivoió. Exteriormente son edificios con fachadas  profusamente decoradas de forma muy vistosa en las que abunda la madera, llenas de brillantes colores, dominando el azul y el rojo. Una de sus características más notables es que cada planta sobresale más o menos un metro más que la anterior, y está apuntalada con vigas de madera.

Antigua farmacia de Plovdiv.
Antigua farmacia de Plovdiv.
La mayoría se encuentran en buen estado de conservación, algunas siguen habitadas pero casi todas se han convertido en museos, galerías de arte, hoteles, o sitios oficiales, aunque muchas de ellas siguen siendo particulares.

Plovdiv, Casa Klianti.
Plovdiv, Casa Klianti.
Muy cerca de allí nos encontramos una de esas casas convertidas en museo, de modo que no nos lo pensamos dos veces y entramos a visitar la Casa Klianti, inicialmente un edificio residencial que servía a Georgi Klianti y sus sucesores, hoy en día propiedad municipal.

Interior de la Casa Klianti.
Interior de la Casa Klianti.
El edificio, construido en 1816, es una de las casas conservadas más antiguas del período del renacimiento búlgaro, completamente reconstruido en 1846.

Interior de la Casa Klianti.
La casa está amueblada.
Fue construida por los mismos artesanos que construyeron la Iglesia de la Asunción de la Santa Madre.

Interior de la Casa Klianti.
La casa posee unos techos espectaculares.
Su rica decoración artística se concentra en el piso residencial, donde hay muchas esculturas de madera y motivos policromos geométricos e incrustaciones coloridas, en los techos de madera, paisajes únicos que datan de 1817 y composiciones monumentales de ornamentos vegetales.


Interior de la Casa Klianti.
Interior de la Casa Klianti.
En las paredes hay nichos ricamente decorados, armarios, puertas de madera de backgammon.

Casa Zlatyu Boyadjiev de Plovdiv.
Casa Zlatyu Boyadjiev de Plovdiv.
Mientras vamos hacia el Norte por la Calle Knyaz Tseretelev, van apareciendo ante nuestros ojos pintorescas casas del renacimiento búlgaro y galerías de arte, hasta que aparece otra de las casas más famosas o notables del casco antiguo, la Casa Zlatyu Boyadjiev (12), (8:30 – 17:00) un museo que no visitamos, pero que se que posee 72 pinturas del nativo de Plovdiv Zlatyu Boyadjiev (1903-1976) se exhiben aquí, muchas idealizando el campesinado búlgaro.

Iglesia de Sveti Konstanttin y Elena.
Iglesia de Sveti Konstanttin y Elena.
Siguiendo hacia el Norte por esa misma calle nos encontramos con la Iglesia de Sveti Konstantin y Elena o San Constantino y Santa Elena, la más antigua de Plovdiv (1832), construida sobre una antigua iglesia románica, y que si no la lleváis apuntada es probable que pase desapercibida ya que se encuentra rodeada por una alta muralla y desde fuera solamente se ve un precioso campanario.

Iglesia de Sveti Konstanttin y Elena.
Tras la muralla.
Este es otro de los monumentos que hay que ver en Plovdiv, pues actualmente es el templo ortodoxo más importante de la ciudad.

Iglesia de Sveti Konstanttin y Elena.
Interior de San Constantino y Santa Elena.
Está dedicada a Constantino el Grande, el emperador que en el siglo IV hizo del cristianismo ortodoxo la religión del estado,  y a su madre. Destaca especialmente por el espectacular pórtico cubierto de frescos que dejan boquiabierto y un destacado iconoclasio.

Caso antiguo de Plovdiv.
Caso antiguo de Plovdiv.
Nos dirigimos al Oeste por la Calle Tsanko Lavrenov para deleitarnos con las siguientes casas destacables de esta zona:

Plovdiv, Casa Balabanov.
Plovdiv, Casa Balabanov.
Jardín de la Casa Balabanov.
Jardín de la Casa Balabanov.
La Casa Balabanov (8), perfectamente restaurada, actualmente funciona como museo con muebles y utensilios de la época auténticos y de estilo barroco.

Interior de la Casa Balabanov.
Interior de la Casa Balabanov.
Interior de la Casa Balabanov.
Su visita es muy aconsejable.
La exposición empieza en su jardín, espacio de acceso gratuito, y continúa en el interior de la casa, en la planta baja, donde había una exposición de cuadros también gratuita, de modo que veréis el gran salón que hay en la planta baja, ya que deberéis atravesarlo, y también si no hubiera ninguna exposición, ya que es allí donde se compran los tickets para visitar la primera planta.

Interior de la Casa Balabanov.
Cada habitación posee una magnífica alfombra.
Interior de la Casa Balabanov.
Los techos de las habitaciones son preciosos.
La casa, impresionante en tamaño, ejemplifica las casas simétricas del siglo XIX, construidas siguiendo el modelo a lo largo de la costa marítima del Bósforo y es un excelente referente del período del Renacimiento búlgaro, donde os sumergiréis en los espléndidos techos tallados en madera, los muebles de época y las agradables alcobas, llamadas alafrangas.

Interior de la Casa Balabanov.
Interior de la Casa Balabanov.
Interior de la Casa Balabanov.
La casa está perfectamente amueblada.
Es decir, que estaréis ante un palacio de Plovdiv con un interior auténtico digno de ser visitado.

Plovdiv, Casa Hindlian.
Plovdiv, Casa Hindlian desde el patio.
Plovdiv, Casa Hindlian.
Plovdiv, Fachada de la Casa Hindlian.
El acceso a la Casa Hindlian (9), una de las más suntuosas de Plovdiv, es algo confuso. A esta mansión que perteneció al mercader Stepan Hindlian se entra por el mismo patio de la casa Balabanov.

Plovdiv, Casa Hindliyan.
Patio de la Casa Hindlian.
La casa de Stepan Hindliyan, de una de las cuatro familias más ricas de ascendencia armenia en la ciudad sobre colinas, fue construida en 1834-35 por constructores desconocidos y representa una de las pocas casas en Plovdiv, que han conservado su diseño simétrico original.

Plovdiv, Casa Hindliyan.
Plovdiv, Casa Hindliyan.
Stepan Hindliyan era un comerciante prominente, cuyo negocio a comienzos del siglo XIX lo enviaba con frecuencia a la India, y así se ganó el sobrenombre de hindi.

Plovdiv, Casa Hindliyan.
Los muebles son una pasada.
El patio de la Casa Hindliyan une algunos edificios de granja, un baño y un sótano. La fachada del patio es la más representativa, con un pórtico central que, a diferencia de la práctica habitual, se incorpora hacia adentro. La planta baja está organizada alrededor de una sala rectangular que está abierta a tres habitaciones grandes, una pequeña ventana de la bahía en el lado de la calle, una entrada al baño, vestuarios y una escalera al segundo piso. El baño se construyó siguiendo el modelo oriental, con cúpulas, bóvedas, nichos, suelo amarble, un pequeño lavabo y suelo radiante con aire caliente.

Plovdiv, Casa Hindliyan.
Uno de los dormitorios.
Las escaleras conducen al gran pajar rodeado por cada lado con dos habitaciones grandes, una de las cuales es del tipo "linterna", con ventanas al salón también. En cuanto a su decoración artística, la casa no tiene rival con sus elaboradas líneas que cubren no solo las paredes, sino también el techo. Algunas de las pinturas murales han sobrevivido intactas a lo largo de los años.

Plovdiv, Casa Hindliyan.
Si podéis entrar, no lo dudéis.
Todas las paredes del piso superior, incluidos los nichos de la moda francesa, fueron pintadas a mano, con los techos cubiertos de color para que coincida con las paredes. Las paredes están pintadas con paisajes navideños de Constantinopla, Venecia, Alejandría, Stokholmo y otras ciudades.

Plovdiv, Casa Hindliyan.
Máquina de coser del s. XIX.
También podréis admirar el diseño ingenioso y altamente sofisticado de los artículos, utilizados por las personas durante el siglo XIX, excelentes ejemplos de los cuales se pueden encontrar en Hindliyan House.

2 Comments:

Maruxaina y su mochila said...

Tengo muchas ganas de conocer Bulgaría así que apuntadas algunas de vuestras visitas. La Casa Balabanov me ha parecido preciosa.
Un saludo!

Hector Arenós Marco said...

Casi todas las casas de Plovdiv lo son. A mí Bulgaria me impresionó gratamente. El viaje y lo que nos encontramos fue mejor de lo esperado.