. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Bulgaria y Macedonia. Qué ver de Plovdiv a Veliko Tarnovo. Parte 13

domingo, 11 de noviembre de 2018

Bulgaria y Macedonia. Qué ver de Plovdiv a Veliko Tarnovo. Parte 13

A las 8:00 abandonamos nuestro alojamiento en Plovdiv y recorrimos los 102 kilómetros que nos separaban de Shipka en poco más de hora y media, justo lo que duró la película en el DVD portátil del coche.

Shipka, Monasterio Shipchenski.
Shipka, Monasterio Shipchenski.
Esa parada en Shipka fue por dos motivos, para descansar de coche, pero sobretodo para visitar el Monasterio Shipchenski "Nacimiento de Cristo" se encuentra a las afueras de la ciudad.

Shipka, Monasterio Shipchenski.
Parte trasera del Monasterio.
Consiste en una hermosa iglesia ortodoxa cuyos fondos para su construcción fueron donados por el pueblo ruso, ya que la idea de su construcción fue del diplomático ruso conde Ignatiev y de la madre del general Skobelev, razón por la que reproduce el estilo de la arquitectura religiosa rusa del S.XVII.

Shipka, Monasterio Shipchenski.
Iglesia rusa.
Su construcción empezó en 1885, pero se demoró hasta 1902, cuando fue pintado el templo principal del monasterio. En 1934 el gobierno soviético cedió el monasterio a Bulgaria y fue declarada monumento arquitectónico en 1970. Hoy el Monasterio Shipchnski forma parte del parque-museo "Shipka-Buzludzha".

Este monumento de entrada gratuita tiene forma cuadrada cruciforme, con bóveda en el centro, tres ábsides, ricamente ornamentada y destaca por las fabulosas cúpulas doradas en forma de cebolla .

Shipka, Monasterio Shipchenski.
Shipka, Monasterio Shipchenski.
En las paredes de la iglesia y en las galerías de fuera hay 34 losas de mármol con los nombres de oficiales y rebeldes muertos en la guerra Ruso-Turca de 1877-1878, cuyas batallas más crueles ocurrieron en el Paso de Shipka. La parte occidental de la iglesia tiene una torre-campanario de 53,4 metros, con 17 campanas (la más grande pesa 1643 kilos).

Shipka, Monasterio Shipchenski.
Interior de Shipchenski.
El iconostasio, un tabique que aisla el altar del resto de la iglesia, está tallado en madera de tilo a la que se aplicó pan de oro. Las paredes están cubiertas de pinturas con escenas del Viejo y Nuevo Testamento y también con composiciones que reflejan la historia de Bulgaria y Rusia. En la cripta reposan, en 17 sarcófagos, los restos de los caídos en la guerra.

Shipka, Monasterio Shipchenski.
Shipka, Monasterio Shipchenski.
El monasterio está en funcionamiento así que podemos ver en él monjes que viven aquí, pero no hay alojamiento para visitantes como ocurre en otros muchos monasterios.

Tras la visita, como nos pillaba cerca, intentamos visitar algunas de las tumbas tracias que hay en los alrededores de Kazanlak, que forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Pongo intentamos porque fuimos a la más importante, la Tumba tracia de Kazanlak, que es una réplica exacta al lado de la original, y estaba cerrada porque era pascua, así que lo intentamos con dos tumbas más en los alrededores de Kazanlak, y tuvimos la misma suerte...quizás a la próxima...

Tryavna, Bulgaria.
Tryavna, Bulgaria.
Nuestra siguiente parada en el camino fue la ciudad de Tryavna, a poco más de una hora en coche, de unos 10.000 habitantes, situada en el centro de Bulgaria, a unos 250 kilómetros de Sofía, a los pies del monte Stara Planina, en el valle del río que da nombre a la ciudad.

Tryavna, Bulgaria.
Centro histórico de Tryavna.
Esta pequeña ciudad de espíritu renacentista posee casas construidas durante este período con un diseño arquitectónico propio: plantas bajas de formas irregulares donde se instalaban los artesanos y comerciantes y plantas superiores con ventanas ornamentadas con molduras de madera y tejados cubiertos de losas trabajadas.

Tryavna, Bulgaria.
Torre del Reloj.
La mejor forma de ver Tryanva es pasear sin rumbo por las calles empedradas, pues las bonitas casas del Renacimiento Nacional búlgaro están por todo el casco antiguo de la población, de modo que no os será difícil encontraros con un precioso rincón.

Tryavna, Bulgaria.
Plaza Kapitan Dyado Nikola.
El mejor lugar donde empezar a explorar Tryanva es la plaza principal del pueblo, la Plaza Kapitan Dyado Nikola, donde se puede contemplar la Torre del Reloj que data de 1814 con una altura de 21 metros, uno de los edificios más altos del centro histórico de Tryavna, monumento nacional desde 1967 y convertida en símbolo del pueblo.

Shkoloto o Vieja Escuela.
Shkoloto o Vieja Escuela.
En una aula había una exposición de relojes antiguos.
En la plaza podemos visitar el Shkoloto o la vieja escuela (9.00 a 18.00), construida entre 1836 y 1839, donde se puede ver cómo se llevaba el proceso de aprendizaje.

Shkoloto o Vieja Escuela.
El patio de la escuela.
En la exposición del museo de la planta superior se pueden ver textos escolares, manuales, certificados, una interesante colección de relojes de distintas épocas y y una colección de pinturas del artista Dimitar Kazakov.

Shkoloto o Vieja Escuela.
Así eran las clases.
A los niños les encantó ver cómo era una clase de mediados del s.XIX, cómo escribían, cómo eran las mochilas, etc.

Iglesia del Arcángel San Miguel.
Iglesia del Arcángel San Miguel.
En frente está la Iglesia del Arcángel San Miguel o Iglesia de Sveti Arhangel Mihail, del s. XII aunque reconstruida en 1821. Es muy interesante que está construida por debajo del nivel de la calle, algo que ya vimos en Macedonia, posee un techo cubierto de placas de piedra y un estrecho campanario que parece una chimenea.

Iglesia del Arcángel San Miguel.
Interior de Sveti Arhangel Mihail.
Del interior, lleno de iconos de colores, velas y con olor a incienso, destaca el iconostasio tallado y los frescos de las paredes.

Tryavna, Bulgaria. Puente de Piedra.
Puente de Piedra.
Al lado de la torre se encuentra el Puente de Piedra, del s. XIX, que probable nos ofrece la imagen más bonita del Tryavna pues se tiene una bonita perspectiva del río, de las casas antiguas del centro y de la Torre del Reloj.

Tryavna, Bulgaria. Puente de Piedra.
Puente de Piedra de Tryavna.
Fue declarado monumento arquitectónico de la cultura en 1967 y se encuentra la antigua calle de Tryavna donde hay muchos talleres de grabado y tiendas de recuerdos.

Tryavna, Bulgaria.
Si sales de las zonas más concurridas....
El puente une las dos zonas del casco antiguo de la ciudad, por una lado la Plaza Kapitan Dyado Nikola y por otro la calle comercial de Tryavna y algunas de sus bonitas casas museo que pueden ser visitadas para descubrir la forma de vida de los habitantes de Tryavna en el siglo XIX.

Tryavna, Bulgaria. Casa Daskalov.
Taller de la Casa Daskalov.
Nosotros visitamos las siguientes:

Tryavna, Bulgaria. Casa Daskalov.
Casa Museo Daskalov.
La Casa Museo Daskalov (9.00 a 19.00), en una de las calles más bonitas del país, la calle Slaveykov, fue construida entre 1804 y 1808 por el comerciante Hristo Daskalov para sus dos hijos.

Tryavna, Bulgaria. Casa Daskalov.
Es un Museo de talla de madera.
Es un ejemplo típico arquitectura renacentista búlgara destacando la rica decoración: muebles, puertas, columnas, etc. Uno de los ejemplos más destacados del arte del tallado de la madera en esta casa está en la planta superior, dos soles del maestro Dimitar Oshanetsa y su ayudante Iván Bochukovetsa. En en 1808 se apostaron quién de ellos haría el techo de madera tallada más hermoso. Y parece ser que aunque el de Iván era muy bello, el de su maestro le superó.

Tryavna, Bulgaria. Casa Daskalov.
Sala de estar de la Casa Daskalov.
La planta baja de la casa funciona como museo del tallado de madera en cuya exposición se pueden ver distintos objetos utilizados para trabajar la madera, así como obras que van desde las más sencillas que decoran ruecas, cucharas o saleros hasta las elaboradas obras de bajorrelieves de personajes del renacimiento.

Tryavna, Bulgaria. Casa Daskalov.
Jardín de la Casa Daskalov.
La casa está rodeada de un precioso y cuidado jardín que continúa en la parte trasera del edificio.

Tryavna, Bulgaria. Casa Slaveikov.
Casa Museo Slaveikov.
Tryavna, Bulgaria. Casa Slaveikov.
Patio de la Casa Slaveikov.
A poca distancia de la casa anterior, en la misma calle pero en la cera de  enfrente, la Casa Museo Slaveikov (de miércoles a domingo 9.30-13.30 y 14.00-18.00), en la que el poeta Petko Slaveykov (1827 - 1895) y su esposa Irina criaron a sus siete hijos.

Tryavna, Bulgaria. Casa Slaveikov.
Una cuna antigua.
Tryavna, Bulgaria. Casa Slaveikov.
Utensilios de cocina.

Cuenta con un pequeño patio. La planta inferior es una pequeña sala museo, mientras que en la planta superior se mantiene la casa tal y como era cuando estaba habitada, a mediados del siglo XIX, por la familia de Petko Slaveikov.

Tryavna, Bulgaria.
Tienda de souvenirs.
Esas fueron las casa que visitamos, ya que decidimos seguir paseando por Tryavna y no entrar a ninguna casa más, de todas formas os doy un poco de información de ellas por si os interesa.

Tryavna, Bulgaria.
Tyravna, Bulgaria.
Otro hito interesante cercano es la Casa Raykov (de miércoles a domingo 9.30-13.30 y 14.00-18.00), donde nació en 1864 Pencho Raykov, el primer profesor de química de Bulgaria. La casa, junto con el jardín, fue declarada monumento arquitectónico de importancia nacional en 1967.

Tryavna, Bulgaria.
La visita a Tryavna fue todo un acierto.
La Casa Museo Kalinchev es una antigua y gran mansión del Renacimiento búlgaro convertida en una mehana o taberna donde además, si pides permiso, podrás entrar en la casa y curiosear todas las estancias que se han convertido en comedores, pero que conservan todos los elementos típicos de la decoración del siglo XIX. Desde techos tallados a cojines bordados con motivos de la región.

Tryavna, Bulgaria.
Puente de Piedra y Torre del Reloj.
Si tenéis tiempo también podéis visitar el Museo del Icono y el único Museo de Arte Asiático y Africano de los Balcanes.

Tryavna, Bulgaria.
Callejeando por Tryavna.

5 Comments:

Rafael said...

Muy bonito el monasterio Shipchenski, y una pena lo de las tumbas tracias. Por curiosidad busqué imágenes de ellas en google, y son muy espectaculares. Así ya tenéis excusa para volver.

Hector Arenós Marco said...

Pues sí que es una pena, de todas formas es un país para volver, así que,,,ja, ja, ja...

Mar Vara said...

Nunca había oído hablar de Tryavna, pero por lo que veo parece una ciudad muy interesante, es como una vuelta al pasado. Me resulta curioso que la iglesia del Arcángel San Miguel esté construida debajo del nivel de la calle. ¿Por qué lo harían así? ¿No tendrán problemas con las lluvias?
Me ha gustado conocerla y me apunto lo de las tumbas gracias también.
Saludos

Kris por el mundo said...

Bulgaria es uno de los países más atractivos y desconocidos del este de Europa, a nosotros nos encantó.

Hector Arenós Marco said...

Mar, Tryavna es un pequeño pueblo precioso, y lo de las tumbas, la verdad es que nos quedamos con las ganas...habrá que volver.

Kris, a nosotros también nos gustó mucho.