. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Norte de España en Caravana-Qué ver en Cantabria, Cueva del Soplao, Fuente dé y Potes. Parte 6

lunes, 21 de enero de 2019

Norte de España en Caravana-Qué ver en Cantabria, Cueva del Soplao, Fuente dé y Potes. Parte 6

A las 10 de la mañana teníamos reservada la entrada a la Cueva del Soplao, por lo que 15 minutos antes estábamos en las taquillas recogiendo las entradas para realizar la visita. Esto es algo casi imprescindible si no os queréis quedar sin visitarlas, reservar con antelación.

Cueva del Soplao, Cantabria.
Entrada a la Cueva del Soplao.
La verdad es que tenía muchas dudas de si realizar o no la visita, ya que nos encantan las cuevas y hemos visitado muchas, así que dado el precio de las entradas (12,50€ adultos y 10€ niños) no teníamos muy claro qué hacer, pero después de leer comentarios como que era una cavidad única en el mundo (por calidad y cantidad de las formaciones geológicas) o la “Capilla Sixtina” de la geología decidimos comprobar si era o no cierto, y ya os adelanto que nos pareció maravillosa.

Cueva del Soplao, Cantabria.
Con este tren minero se entra a la cueva.
Una vez con los tickets en nuestras manos, pasamos al edificio que alberga el Centro de Interpretación, donde se recibe y acoge a los visitantes, desde donde parte el tren minero (recreación de las vagonetas de la antigua Mina de La Florida) que transporta alrededor de 50 personas cada quince minutos hasta la entrada de la cueva.

Cueva del Soplao, Cantabria.
Las formaciones geológicas son espectaculares.
La visita es apta para gente con silla de ruedas, ya que está adaptada con rampas y pasarelas de poca pendiente, se visitan unos 1.500 metros de los 20 kilómetros de la cavidad a través de dos de sus ocho galerías, La Gorda y Los Fantasmas y dura aproximadamente una hora, aunque hay otro tipo de visita de turismo de aventura, para mayores de 12 años en los que se visitan hasta 4 km de la misma de un modo "más arriesgado". Además es muy recomendable, por no decir necesario, llevar ropa de abrigo al interior de la cueva, pues la temperatura es de unos 12-13ºC durante todo el año.

Cueva del Soplao, Cantabria.
Cueva del Soplao.
Allí aprenderéis que la cueva no posee entrada natural, de modo que de no ser por casualidad, hoy no podríamos estar aquí, y es que fue descubierta a principios del s. XX por unos mineros durante las labores de perforación de la mina de "al lado" y es precisamente eso lo que le ha dado el nombre a la cueva, pues en el argot minero denominan soplao o soplo de aire cuando una galería minera corta una galería de cueva.

Cueva del Soplao, Cantabria.
Galería de los Fantasmas.
Durante la visita encontraréis formaciones excéntricas que parece imposible que haya creado la propia naturaleza, poco comunes como helíctitas (estalactitas excéntricas que desafían la gravedad, no tienen un eje definido, es decir que en lugar de crecer verticalmente lo hacen de forma horizontal u oblicua) y draperies (sábanas o banderas traslúcidas colgando del techo), además de las típicas estalactitas, estalagmitas, columnas. 

Cantabria. Mirador de Santa Catalina.
Mirador de Santa Catalina.
Cantabria. Mirador de Santa Catalina.
Mirador de Santa Catalina.
Desde allí nos desplazamos unos 30 km en dirección a los Picos de Europa por la parte de Cantabria, más concretamente hacia Fuente De, hasta llegar al Mirador de Santa Catalina, abierto hacia el Desfiladero de la Hermida, uno de los mejores de Cantabria, perfecto para saber si merecía la pena ir o no a los Picos de Europa.

Fuente Dé, Cantabria.
Una imagen preciosa.
Fuente Dé, Cantabria.
Fuente Dé, Cantabria.
Tras esa corta parada, la siguiente fue a 50 kilómetros de allí, poco más de una hora de coche, justo en el aparcamiento gratuito de Fuente Dé.

Fuente Dé, Cantabria.
Las vistas desde arriba espectacurales.
Fuente Dé, Cantabria.
Sólo por esto merece la pena subir.
Situado al Sur del Parque Nacional de los Picos de Europa, Fuente Dé posee un circo glaciar del que nace el río Deva y un teleférico con una de las vistas más espectaculares de Cantabria.

Fuente Dé, Cantabria.
El pájaro posando para la foto.
Fuente Dé, Cantabria.
Debéis pensar si merece la pena reservar el teleférico.
Normalmente, en verano, para acceder a Fuente Dé, debéis pensar si conviene reservar y comprar las entradas en el horario que tengáis previsto o no, ya que aunque es frecuente tener que esperar colas de 2 o 3 horas para subir (nosotros tuvimos suerte y no esperamos ni 5 minutos), si el día esta nublado no merece la pena subir y no ver nada, así que, tenéis un dilema. Yo os aconsejo que miréis antes de ir la webcam de allí, para ver qué tal.

Fuente Dé, Cantabria.
No es difícil avistar buitres por allí.
Fuente Dé, Cantabria.
En plenos Picos de Europa.
El Teleférico de Fuente Dé, una atracción en sí misma, salva un desnivel de 753 metros, y nos situó a 1.823 metros de altitud en unos 4 minutos, a una velocidad de 10 m/s. Fue abierto al público en el año 1966, y actualmente su horario de apertura es del 1 de julio al 15 de septiembre de 9:00 a 20:00 horas, y el resto del año de 10:00 a 18:00 horas.

Fuente Dé, Cantabria.
Como veis estamos abrigados...
Fuente Dé, Cantabria.
...y es que llovía un poco.
De modo que la Estación Base, a 1.070 metros, nos recibió con un imponente macizo calcáreo alzándose sobre una verde pradera, y desde la Estación Superior, conocida como El Cable, os sobrecogerá por un paisaje de inmensa belleza y unas vistas espectaculares, que a nosotros nos hizo sentir en la cima del mundo.

Fuente Dé, Cantabria.
Fuente Dé.
Fuente Dé, Cantabria.
A los niños les encantan las caminatas.
Por último debes saber que desde aquí arriba parten varias rutas para caminar, una de ellas, por ejemplo, os volverá a bajar hasta la estación Base, pero como no teníamos tiempo suficiente y estaba lloviendo, poco, pero lloviendo, tan sólo dimos un paseo por allí.

Fuente Dé, Cantabria.
Con esta foto despedimos Fuente Dé.
De regreso al camping todavía hicimos una última visita, parada obligada ya que es un lugar precioso, en Potes, declarada Conjunto de Interés Histórico en 1983.

Potes, Cantabria.
Potes, Cantabria.
Potes, Cantabria.
Capital de la Comarca de Liébana.
Estamos, sin ninguna duda, en una de las poblaciones más atractivas de Cantabria, rodeada de montañas, justo en el centro de la comarca de Liébana, donde se unen los ríos Deva y Quiviesa, en la confluencia de los cuatro valles de esta comarca.

Potes, Cantabria.
Potes es Conjunto de Interés Histórico.
Potes, Cantabria.
Potes, Torre del Infantado.
Su nombre proviene de la villa de los puentes, aunque también es conocida como villa de las torres, debido a su edificio más simbólico, uno de los más destacados de Cantabria, la Torre del Infantado, anterior Casa del Marqués de Santillana, una casa-torre del siglo XV, de planta cuadrada y rematada por cuatro torres angulares terminadas en almenas, situada en pleno casco antiguo de la villa, pero principalmente porque hay muchas edificaciones en forma de torre, como la de Orejón de la Lama, Calseco, Linares y Osorio.

Potes, Cantabria.
Potes, Río Quiviesa.
Potes, Cantabria.
Iglesia de San Vicente.
Posee dos iglesias, ambas dedicadas a San Vicente, pero decidimos no entrar en ninguna de ellas...los niños no estaban por la labor...ja, ja, ja...

Potes, Cantabria.
Potes, Puente de San Cayetano.
Potes, Cantabria.
Puente de la Cárcel.
Pasear por el río que cruza la villa, el Quiviesa, es casi una obligación también, ya que existe una senda fluvial de 2 km. que empieza en el puente de San Cayetano, aunque nosotros bajamos por el puente de la cárcel, donde confluyen los ríos Deva y Quiviesa, bajo la atenta mirada de la Torre del Infantando.

Potes, Cantabria.
Como veis en las fotos, Potes merece mucho la pena.
Potes, Cantabria.
Plaza del Capitán Palacios.
El puente de la cárcel une la Torre del Infantado con la Plaza del Capitán Palacios, en cuyo centro hay un quiosco y justo enfrente está la calle principal, porticada, repleta de tiendas de souvenirs y productos típicos de la comarca como dulces, embutidos o quesos.

Potes, Cantabria.
Casco antiguo de Potes.
Potes, Cantabria.
Como veis hay zonas sin turistas.
Para finalizar os diré que se trata de un pueblo muy fotogénico por el que es muy agradable pasear por su casco antiguo, unido por los puentes, repleto de encantadoras y bellas casas de montaña, la mayoría con blasones, por donde es imprescindible perderse entre sus laberínticas calzadas empedradas que os transportarán a otras épocas.

Potes, Cantabria.
Potes, Cantabria.
Potes, Cantabria.
¿Es o no es un pueblo de "otra época"?
Sin duda, un día completo, perfecto de principio a fin, con tres visitas más que recomendables y abarcables en una sola jornada, siempre y cuando no pretendáis hacer una ruta por los Picos de Europa a pie desde Fuente Dé.

Potes, Cantabria.
Potes es una pasada.
Potes, Cantabria.
Desde el Puente de la Cárcel nos despedimos de Potes.

4 Comments:

DinkyViajeros said...

¡Qué buen recorrido hicisteis! A nosotros nos encantó Cantabria y estamos deseando volver porque nos quedaron algunos de los pueblos más típicos por visitar. La Cueva del Soplao nos pareció espectacular, así que seguramente repetiremos la visita cuando regresemos a Cantabria.

Saludos.

Netikerty Anden27 said...

Que bonito recorrido. Las cuevas del Soplao son muy chulas, con la entrada en tren original, original. Y Potes y subir en el teleférico de Fuente De, son unos de mis sitios preferidos de la Cantabria del interior.

IDA Y VUELTA said...

Cantabria siempre sorprende, es un lugar único con unos paisajes de quitar el hipo. Ya nos va tocando regresar porque además, esta zona de Fuente De, el Soplao etc. nos falta conocer.

Muchas gracias por el recorrido y las recomendaciones, a tener en cuenta especialmente si se viaja con niños.

Un saludo.

Hector Arenós Marco said...

Como bien decís Dinkyviajeros y Netikerty, las Cuevas del Soplao son una pasada, de las mejores que hemos visto, así que Ida y vuelta ya podéis ir reservando la entrada...ja, ja, ja...