. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Navidad en Madrid, qué ver en 4 o 5 días. El Retiro y alrededores. Parte 4.

lunes, 14 de diciembre de 2020

Navidad en Madrid, qué ver en 4 o 5 días. El Retiro y alrededores. Parte 4.

El día de hoy lo íbamos a dedicar a visitar los alrededores del Parque del Retiro, aunque es cierto que el día anterior estuvimos bastante cerca, pero nos centramos más en la zona Oeste de Madrid y en la zona centro de Madrid.

Los viajeros que fueron a Madrid conmigo.
Los viajeros que fueron a Madrid conmigo.
Así que dejamos nuestra casa de Home Exchange y cogimos el metro hasta la estación de Metro de Colón, donde hicimos un breve paseo por esta mítica plaza madrileña.

Madrid, Plaza de Colón.
Madrid, Plaza de Colón.
La Plaza de Colón, dedicada al descubridor de América, es un centro neurálgico estratégico de Madrid donde confluyen vías tan destacadas como el Paseo de Recoletos, el Paseo de la Castellana, Génova, Serrano,  Serrano, Jorge Juan o Goya donde destacaría el monumento que preside la plaza, de Cristóbal Colón, de 3 metros de altura y realizada en mármol blanco.

Madrid, Plaza de Colón.
La Bandera de España más grande del mundo.
Usada a menudo para celebrar eventos multitudinarios, como grandes exposiciones, una pista de patinaje sobre hielo, Madrid Orgullo, manifestaciones varias o los actos que conmemoran el día de la Hispanidad, en ella se eleva a unos 50 metros de altura la Bandera de España más grande del mundo, con casi 300 m² y 35 kg de peso.

Biblioteca Nacional de España.
Biblioteca Nacional de España.
Justo al lado podréis admirar la fachada de la Biblioteca Nacional de España, donde se guarda el patrimonio bibliográfico y documental de España en este edificio del S. XIX.

Madrid, Palacio de Linares o Casa América.
Madrid, Palacio de Linares o Casa América.
De allí, por el Paseo de Recoletos, nos dirigimos al Palacio de Linares, sede de la Casa América en España, situado en la plaza de Cibeles, entre el paseo de Recoletos y la calle de Alcalá, frente al Ayuntamiento de Madrid, y es uno de los edificios mejor conservados del s.XIX en Madrid tras su restauración (de 1990 a 1992).

Madrid, Palacio de Linares o Casa América.
Las escaleras de acceso a la segunda planta.
Para poder visitarlo, algo que os aconsejamos encarecidamente, deberéis compra las entradas (8€ adultos y 5€ reducidas) directamente en el Punto de información de Casa de América de lunes a viernes de 11.30 a 14.30 y de 16.30 a 19.30 o los días de visita: Sábados y Domingos a las 11:00, 12:00 o 13:00 horas, razón por la que lo visitamos hoy, Sábado, y no ayer cuando pasamos por aquí. 

Madrid, Palacio de Linares o Casa América.
En la primera planta...
Los Marqueses de Linares, José María Murga y Reolid y Raimunda Osorio y Ortega, mandaron construir este palacio en 1877, donde residieron a partir de 1884 pese a no estar completamente terminado, cosa que ocurrió en 1900.

Madrid, Palacio de Linares o Casa América.
...los techos y los suelos mantienen una simetría.
Sus arquitectos Carlos Colubí, Adolf Ombrecht y Manuel Aníbal Álvarez diseñaron la fachada exterior en piedra caliza combinando con gran elegancia elementos decorativos de estilo francés e italiano, aunque las esculturas externas fueron obra de Jerónimo Suñol, autor también de la gran escalera central.

Madrid, Palacio de Linares o Casa América.
El interior del Palacio es precioso.
El interior, realmente espectacular, se decoró con lo mejor de la época: tapices, cristales, lámparas, bronces, estucados, suelos de madera, mármol y mosaicos, alfombras y telas, y grandes pintores españoles del momento, como Francisco Pradilla, Manuel Domínguez o Alejandro Ferrant, también trabajaron aquí.

Madrid, Palacio de Linares o Casa América.
La sala de los banquetes.
La decoración se inspira en diversos estilos, dependiendo de la habitación, pasando de los lujosos Luis XV y Luis XVI al pomposo Rococó o al sobrio Luis Felipe.

Madrid, Palacio de Linares o Casa América.
Palacio de Linares o Casa América.
Todas las salas están decoradas con exquisito gusto: tapices de la Fábrica de Gobelinos, techos decorados con abundantes dorados y pinturas mitológicas, suelos de maderas exóticas, lámparas francesas, alfombras de la Real Fábrica de Tapices, sedas de China para el salón oriental, diversos panneaux decorados con ricas telas bordadas.

Madrid, Palacio de Linares o Casa América.
Nosotros no lo habíamos visitado nunca...
La primara planta es la que habitaron los marqueses, por lo que es más sencilla, pero la segunda estaba dedicada a actos oficiales, visitas y fiestas, y eso se nota en la decoración y acabados.

Madrid, Palacio de Linares o Casa América.
...y nos ha encantado, os lo recomendamos.
Hay una leyenda que seguramente habréis oído en más de una ocasión que habla de que el espíritu tanto de los marqueses de Linares como de su presunta hija vagan por palacio, aunque para seros sinceros os diré que ni los vimos, ni notamos su presencia, ja, ja, ja... Según parece el marqués le confesó a su padre su amor por Raimunda, pero el padre le prohibió volver a verla, no por su origen humilde, porque, según parece era su hermanastra, nacida de una relación extramatrimonial, por lo que ni ellos mismos lo sabían. Para evitar que el amor ese continuara, su padre envió a José a estudiar a Inglaterra, pero a la muerte del padre,  sin ser conocedores del parentesco que les unía, contrajeron matrimonio. Justo entonces el joven marqués encuentra una carta que su padre la había escrito y la que le explicaba el porqué no podía enamorarse de la joven Raimunda, pero la boda ya se había celebrado, así que solicitaron al papa Pío IX, una bula papal por la que podrían vivir juntos pero mantenerse castos. Pese a ello Raimunda queda embarazada, tras enterarse de la noticia de su estado y ante el miedo y la repercusión social que podría este bebé causar, acuerdan asesinar a la niña, aunque nunca se encontró ningún resto humano entre las paredes del palacio... pero según la leyenda, Raimundita sigue paseándose por el palacio llamando insistentemente a sus padres. 

Madrid, la Puerta de Alcalá.
Madrid, la Puerta de Alcalá.
Tras la visita a palacio, pasamos frente a otro de los icono de Madrid, la Puerta de Alcalá, del s. XVI, en plena Plaza de la Independencia, una de las cinco puertas que que antiguamente servían para acceder a Madrid. Este arco de triunfo de granito rosa construida en estilo neoclásico, fue diseñada por Francesco Sabatini.

Madrid, Museo Arqueológico Nacional.
Madrid, Museo Arqueológico Nacional.
Comimos por la zona y después nos dirigimos de nuevo a la Plaza de Colón, pero por la calle Serrano, con la intención de visitar el Museo Arqueológico Nacional.

Los mosaicos del Museo Arqueológico Nacional.
Los mosaicos del Museo Arqueológico Nacional.
Los Sábados desde las 14:00 horas y los Domingos por la mañana se puede visitar gratis, por eso esperamos a después de comer para verlo.

Madrid, Museo Arqueológico Nacional.
La Dama de Elche.
En un principio teníamos la intención de visitar el MAN para ver, sobretodo la figura original de la Dama de Elche (Sala 13), dado que cuando viajamos a Elche, Alicante, vimos las réplicas allí expuestas y nos quedamos con las ganas de ver la original, pero una vez allí nos dimos cuenta de que estábamos ante una de las colecciones de antigüedades más importantes del mundo.

Madrid, Museo Arqueológico Nacional.
Museo Arqueológico Nacional o MAN.
De hecho pasamos más tiempo del que teníamos pensado, ya que no nos quisimos ir sin ver las 10 obras más destacadas del MAN, piezas excepcionales que, mientras las veíamos, nos permitieron conocer también el resto de objetos expuestos. Estas obras imprescindibles del Museo Arqueológico Nacional son, además de la ya mencionada Dama de Elche: 


Madrid, Museo Arqueológico Nacional. La Estela de Solana de Cabañas.
La Estela de Solana de Cabañas.
-La Estela de Solana de Cabañas (Sala 9), un potente grabado con una figura del jefe local con sus objetos, símbolo de poder, de finales de la Edad de Bronce;

Madrid, Museo Arqueológico Nacional. La escultura de Livia.
La escultura de Livia.
-La escultura de Livia (Sala 20), esposa de Augusto, una estatua vestida con una túnica y manto en la cabeza a modo de velo;


Madrid, Museo Arqueológico Nacional. El Tesoro Visigodo de Guarrazar.
El Tesoro Visigodo de Guarrazar.
-El Tesoro Visigodo de Guarrazar (Sala 23), el ejemplo más extraordinario de la orfebrería visigoda, que destaca por su tamaño y la decoración de su pieza principal, la corona de Recesvinto;

Madrid, Museo Arqueológico Nacional. El Bote de Zamora.
El Bote de Zamora.
-El Bote de Zamora (Sala 23), que refleja la minuciosidad de los artesanos hispanoárabes del marfil, un regalo del califa al-Hakam II a su esposa favorita Subh;

Madrid, Museo Arqueológico Nacional. El Dinos de las Bodas de Tesis y Peleo.
El Dinos de las Bodas de Tesis y Peleo.
-La colección de vasijas griegas, considerada por los especialistas en una de las mejores del mundo, entre las que destaca Dinos de las Bodas de Tesis y Peleo (Sala 36).

Madrid, Museo Arqueológico Nacional. El Crucifijo de don Fernando y doña Sancha.
El Crucifijo de don Fernando y doña Sancha.
-El Crucifijo de don Fernando y doña Sancha (Sala 27), donado por los reyes a la colegiata de San Isidoro de León, una de las creaciones de marfil más artísticas del románico;

Madrid, Museo Arqueológico Nacional. El Ábaco Neperiano.
El Ábaco Neperiano.
-El Ábaco Neperiano, un invento de John Napier del s. XVI que servía para realizar operaciones matemáticas;

Madrid, Museo Arqueológico Nacional. La escultura egipcia de Harsomtus-Em-Hat.
La escultura egipcia de Harsomtus-Em-Hat.
-La escultura del sacerdote Harsomtus-Em-Hat (Sala 34), con inscripciones jeroglíficas con su nombre y cargos desempeñados, que está en una de las zonas más interesantes del museo, dedicada al antiguo Egipto, rodeada de momias y sarcófagos o;

Madrid, Museo Arqueológico Nacional. El Tevau.
El Tevau.
-El Tevau (Sala 38), una de las formas de dinero más originales del mundo, dado que su valor deriva del laborioso proceso de elaboración y sus connotaciones mágicas.

Después de visitar los alrededores del parque del Retiro de Madrid por la mañana, ya era hora de volver, varios años después, a pasear por allí, aunque sólo Yolanda y yo lo habíamos visto años atrás.

El Estanque Grande de El Retiro, Madrid.
El Estanque Grande de El Retiro, Madrid.
El Parque de El Retiro es uno de los pulmones de Madrid, pero también es uno de los espacios verdes más famosos de España, repletos de lugares muy conocidos por todo el mundo, como el Estanque Grande de El Retiro, construido entre 1634 y 1636 por el arquitecto Cristóbal de Aguilera, aunque no fue hasta 1902 cuando se levantó el monumento a Alfonso XII.

Parque de El Retiro, Madrid. Palacio de Cristal.
Palacio de Cristal, Parque de El Retiro.
Otro de los sitios emblemáticos de El Retiro es el Palacio de Cristal, ejemplo de la arquitectura del hierro en Madrid, una estructura de metal y cristal de 1887 construida por Ricardo Velázquez Bosco.

Parque de El Retiro, Madrid. Palacio de Cristal.
Actualmete alberga exposiciones temporales.
Aquí en el parque encontraréis, sobretodo en los días soleados, gente paseando, haciendo deporte o familias aprovechando alguna de las muchas áreas infantiles del lugar.

Parque de El Retiro, Madrid. Palacio de Cristal.
El lago que hay frente al Palacio de Cristal.
Nosotros aprovechamos este espacio para tomar algo en una de sus cafeterías, a precios nada populares dicho sea de paso, y también estuvimos un rato descansando en una zona de actividades deportivas mientras Joel las probaba todas.

7 Comments:

DinkyViajeros said...

¡Qué bien aprovechasteis vuestro viaje a Madrid en Navidad!

Con la "excusa" de ver una obra de teatro o un musical, nosotros hacemos una escapada a la capital cada vez que podemos y lo cierto es que siempre, siempre, acabamos dando un paseo por el Parque del Retiro. ¡Nos encanta! Parece como un bosque en medio de la ciudad.

Lo que todavía nos falta por conocer es la Casa América y el Museo Arqueológico Nacional, así que los apuntamos para la próxima escapada. ;)

Saludos.

Vanesa Gascon said...

Que paseo más bonito acabamos de dar por Madrid gracias a ese Post, es un tópico pero me ha encantado pasear por el retiro de vuestra mano. Conocer el palacio de Linares, que no lo conocía y me parece que es una visita imprescindible, es una belleza!! Por supuesto ver por la mítica puerta de Alcalá. Y visitar el museo de arqueología también imprescindible. Aunque yo soy de las que piensa que la dama de Elche debería estar en Elche y no en este museo! Muchas gracias por compartirlo, saludos desde Valencia

Unknown said...

Leer este post ha sido dar un paseo que hago muchas veces en Madrid, mi ciudad. Uno de mis rincones preferidos es el Retiro, y siempre que puedo, paseo por él. Desde luego este recorrido por edificios y monumentos de la capital española es perfecto para hacer en un día de turismo. ¡Qué bonito es Madrid!

Pilar said...

Me gusta mucho este itinerario de lugares para visitar en Madrid en 4 o 5 días. Son visitas algo distintas a las típicas top 10 que se encuentran en una guía sobre la ciudad. Nosotros tenemos pendientes la visita al Museo Arqueológico desde hace tiempo, junto con el Thyssen, son los dos que nos quedan por descubrir y me parece una pasada por las fotos que aportáis. Por otro lado, me ha sorprendido muy gratamente el Palacio de Linares, me ha parecido muy interesante, así que me la apunto para cuando podamos volver a viajar. saludos!

Los Viajes de Héctor said...

DinkyViajeros, tanto la Casa América y el Museo Arqueológico Nacional merecen mucho la pena, os van a encantar seguro...y lo mismo me sirve para Vanesa Gascon, ambos edificios son imprescindibles.

Pilar, el Thyssen también lo tenemos pendiente nosotros, hace tiempo que queremos visitarlo y todavía no lo hemos hecho.

Jordi said...

Me ha encantado que recomendéis el Palacio de Linares y el Museo de Arqueología. Son 2 lugares que nosotros no habíamos visitado hasta nuestro último viaje a Madrid, este mismo año, y nos encantaron. La sala de los mosaicos es una pasada. Y los tesoros visigodos, excepcinales. Por no nombrar la Dama de Elche, desde luego.
Por cierto, en el Palacio de Linares se rodó la célebre película de Berlanga, Patrimonio Nacional.

Los Viajes de Héctor said...

Jordi, fuiste tú con tu blog quien nos descubrió ambos tesoros...es decir, que en parte, el mérito es tuyo