. Los viajes de Hector y Yolanda Los viajes de Hector y Yolanda: Bulgaria y Macedonia. De Melnik a Plovdiv, qué ver de camino. Parte 9

miércoles, 17 de octubre de 2018

Bulgaria y Macedonia. De Melnik a Plovdiv, qué ver de camino. Parte 9

Alrededor de una hora de coche en dirección a nuestro próximo alojamiento durante dos noches en Plovdiv, teníamos nuestra siguiente parada, es decir a 44 kilómetros de los Puentes Maravillosos.

Monasterio de Bachkovo.
Entrada al Monasterio de Bachkovo.
Se trata del Monasterio de Bachkovo, protegido todavía por las montañas de la cordillera Ródope, de exuberantes bosques.

Estamos ante el segundo templo más grande de Bulgaria tras el Monasterio de Rila, centro de peregrinación de creyentes cristianos ortodoxos, abierto de 8:00 a 17:00.

Monasterio de Bachkovo.
Exterior del Monasterio de Bachkovo.
Como veníamos del Sur y no de Plovdiv, como es habitual, no aparcamos en el parking de abajo, que cuesta 3 levas, de donde nace una cuesta de unos 500 metros que lleva a la entrada del monasterio, que fue donde aparcamos pagando menos todavía.

Monasterio de Bachkovo.
Celdas del Monasterio de Bachkovo.
Abajo está repleto de bares, tenderetes y puestos con todo tipo de souvenirs y artículos de recuerdo (imanes de nevera, hierbas únicas de la región, cerámica de Troyán, postales, miel, dulces, etc) donde no compramos nada, aunque si tenéis pensado comprar algo, he leído este es el lugar, ya que teóricamente aquí están los precios más bajos de los sitios turísticos de Bulgaria.

Monasterio de Bachkovo.
Monasterio de Bachkovo.
Fue fundado en el año 1083 por los hermanos georgianos bizantinos Gregory y Abassy Bacurani, unos aristócratas militares de la corte del emperador bizantino Alexis I, quienes realizaron la donación necesaria para su primera construcción, con una estructura y distribución similar a la del Monasterio de Rila,  la más común para ese tipo de edificaciones.

Monasterio de Bachkovo. Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora.
Entrada a la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora.
Como la mayoría de monasterios del país, el momento de máximo esplendor lo vivió durante la época del Segundo Imperio Búlgaro (de 1185 a 1396).

Fue saqueado y destruido por los otomanos en el s. XV, pero restaurado a principios del s. XVII, aunque actualmente sólo queda el osario, de dos plantas, de la construcción original, eso sí, está situado fuera del complejo, a unos 400 metros del monasterio. Por cierto, este Osario es el único ortodoxo que conserva sus frescos, obras de arte del Cristianismo Temprano, de los s. XI al XIV, de importantes autores como Ioan Iveropulec.

Monasterio de Bachkovo.
Monasterio de Bachkovo.
Debido a la buena comunicación con la autopista principal de Bulgaria, el Monasterio de Bachkovo no respira la espiritualidad de Rila, o eso había leído, pero fue más bien todo lo contrario, es decir, no vimos ni demasiados turistas, ni demasiado bullicio, al menos durante nuestra visita.

Monasterio de Bachkovo.
Pinturas de la entrada al Monasterio de Bachkovo.
El complejo del monasterio consiste en una gran construcción en forma de rectángulo, con dos grandes patios interiores muy bonitos, llenos de árboles y bancos. En el centro de cada patio hay una iglesia.

Monasterio de Bachkovo.
Acceso principal al Monasterio.
Tras la puerta principal fortificada, de piedra, se accede a un patio central muy agradable, con algunos árboles como la manzana del paraíso o el pino chino.

Monasterio de Bachkovo. Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora.
Monasterio de Bachkovo, Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora.
Lo primero que se ve al entrar es la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora o Iglesia de Sveta Bogoroditsa, de 1604, construida sobre la iglesia georgiana original. Tiene planta cruciforme de 23x14 metros con tres naves, un ábside, un nártex, y una cúpula y su exterior fue pintado en 1643.

Monasterio de Bachkovo. Interior de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora.
Interior de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora.
El pórtico y los frescos son de los s. XVII al XIX.

Monasterio de Bachkovo. Interior de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora.
Indudable la calidad de los frescos.
En la entrada de la iglesia están las tumbas del Patriarca búlgaro Kyril o Cirilo (1901-1971) y del Exarca Stefan I (1878 - 1957), que tuvieron un papel decisivo evitando la deportación de judíos búlgaros a los campos de exterminio nazis en 1943.

Monasterio de Bachkovo. Interior de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora.
Los frescos son de los ss. XVII al XIX.
La iglesia cuenta con un hermoso iconostasio de madera de principios del s. XVII, uno de las más antiguas de Bulgaria, con tallas de madera chapada en oro y de color. El famoso pintor de iconos de Bulgaria Zahariy Zograf (1810-1853), fue quien ejecutó las imágenes en el interior de la iglesia entre 1838-1840.

Monasterio de Bachkovo. Interior de la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora.
Monasterio de Bachkovo.
También hay un icono milagroso, famoso en toda Bulgaria, el icono Milagroso de la Virgen María, de los siglos XI-XII, hecho de oro y con un marco de plata de 1311. Había una larga cola para verlo, ya que dicen que tiene poderes milagrosos. Al llegar al icono cada persona sube un par de escalones, toca el cristal que lo protege, pide lo que necesita, y puede hacer un pequeño donativo si lo desea.

Monasterio de Bachkovo.
Frescos de 1643.
Muy interesante es el edificio que separa un patio del otro, la estancia más antigua conservada del monasterio, el Refectorio o comedor de los monjes, de 1601, donde destacan los frescos de valor excepcional de 1643, que narran la historia del monasterio o la gran mesa de piedra o mármol. También hay un pequeño museo.

Monasterio de Bachkovo. Iglesia de San Nicolás o Sveti Nikolai.
Iglesia de San Nicolás o Sveti Nikolai.
 A través de una puerta junto al refectorio se accede a la Iglesia de San Nicolás o Sveti Nikolai, de 1836, con un interesante Juicio Final (1840) en el porche pintado por el reconocido artista búlgaro Zahari Zograf . A la derecha se pueden ver a los condenados turcos y en la esquina superior izquierda el autorretrato del autor. Un año más tarde pintó el vestíbulo de la Iglesia de San Arcángel.

Alrededor del patio se encuentran el resto de edificios monacales. Los del ala Este se empezaron a construir en el siglo XVI al mismo tiempo que la puerta fortificada.

Monasterio de Bachkovo. Iglesia de San Nicolás o Sveti Nikolai.
Monasterio de Bachkovo, Iglesia de San Nicolás.
En resumen, un monasterio con un interior impresionante, diferente, y que está en funcionamiento, donde todavía hay muchos monjes viviendo, a los que veréis pasear como si estuvieran en su casa (así es), con sus ovejas en el jardín, las sábanas colgadas secándose, etc., de modo que hay carteles (en búlgaro) solicitando silencio, vestimenta adecuada, etc.

Como curiosidad mencionamos que desde el siglo XI hay una escuela en el monasterio.

Alrededores de la Fortaleza de Assen.
Alrededores de la Fortaleza de Assen.
Nuestra última visita del día estaba a sólo 10 minutos de coche del Monasterio de Bachkovo, a unos 7 kilómetros, estoy hablando de la Fortaleza de Assen o Asenova (ojo que Lunes y Martes está cerrado), 21 kilómetros antes de llegar a Plovdiv, en el corazón de los montes Ródope, en la orilla izquierda del río Asenitsa, llamada Asenova krepost en búlgaro.

Fortaleza de Assen o Asenova, Asenova krepost.
Llegando a la Fortaleza de Asenova.
La fortaleza, situada en la cima de un estrecho pico rocoso, fue construida en el siglo IX, aunque los  primeros indicios arqueológicos son de la época de los tracios en el s. V, y más tarde romanos, bizantinos, tomanos y búlgaros, fue en la Edad media cuando adquirió más importancia.

Probablemente se erigió aquí debido a su posición estratégica en un paso montañoso que unía la antigua Tracia con Grecia y es increíble pensar como en esa época fueron capaces de construir esta fortificación aquí, sobre precipicios verticales, quedando casi inaccesible por sus tres lados.

Fortaleza de Assen o Asenova, Asenova krepost.
Fortaleza de Asen.
La fortaleza de Petrich, su nombre original, fue asediada a principios del s. XIII por los cruzados durante 13 meses sufriendo graves daños. En 1231 el zar Iván Asén II, que gobernaba Bulgaria durante la época del Segundo Imperio Búlgaro, la reconstruyó, y desde entonces lleva su nombre.

Hasta la fortaleza nos acerca una carretera panorámica de 3 km. que parte desde la ciudad de Asenovgrad, con unos acantilados casi verticales y una belleza natural excepcional. Este lugar, mágico y espiritual, es la razón por la que en pocos kilómetros haya 5 monasterios, 33 iglesias (14 en Asenovgrad) y más de 40 capillas.

Fortaleza de Assen o Asenova, Asenova krepost.
Esto es frente al pequeño parquing.
Basta ya de presentaciones y vayamos a lo que es la visita...llegamos al parquing (1,5 levas) y dejamos nuestro coche.

Compramos nuestros tickets (3 levas adultos o 2 levas para estudiantes y niños) en un local instalado junto al acceso a la ruinas, donde también hay tienda y cafetería.

Fortaleza de Assen o Asenova, Asenova krepost.
Artilugio con el que intentaban derribar puertas.
Seguimos por un estrecho sendero en el lado izquierdo, con muros de hasta 4 metros y maquetas representativas de la época medieval a ambos lados del camino: catapultas, ballestas y otros artilugios de combate, aunque están en bastante mal estado.

Unos 200 metros después divisamos por fin la Iglesia y los restos del antiguo castillo feudal, distribuido en dos pisos, que en su día constaba de un complejo de edificios residenciales (iglesia, dos pozos y torre fortificada, todos conectados por escaleras de piedra).

Iglesia de Santa María de Petrich.
Iglesia de Santa María de Petrich.
Hay que subir por una estrecha escalera de piedra para llegar a la Iglesia Santa María de Petrich, que está en un punto algo más bajo que la fortaleza.

Data del siglo XIII y cuenta con dos plantas y una torre. En la planta inferior está la iglesia propiamente dicha, y en la superior fue probablemente utilizada como osario, pero que nunca llegó a desempeñar esta función.

Iglesia de Santa María de Petrich.
Interior de Santa María de Petrich.
La iglesia, actualmente en funcionamiento como templo ortodoxo, conserva restos de frescos medievales aunque necesitan otra restauración, y digo otra porque supuestamente en 1991 ya fueron restaurados. Tiene una cúpula, un campanario rectangular y ventanas abovedadas.

Si seguimos subiendo escalones llegamos a la Fortaleza de Asen de la que sólo quedan los cimientos, las ruinas, donde antiguamente había varios edificios residenciales y una torre fortificada. 

Fortaleza de Assen o Asenova, Asenova krepost.
La visita a la fortaleza me decepcionó un poco.
Hoy la Fortaleza de Asen es Monumento Nacional de la Cultura y en 1973 fue declarada Monumento Arquitectónico de importancia nacional., quizás por eso arriba de todo la bandera de Bulgaria ondea con orgullo.

Lo más impresionante de la visita, que duró menos de una hora, fueron las vistas desde la cima, espectaculares, sobre todo la iglesia, pero se puede ver incluso Asenovgrad, que significa literalmente "ciudad de Asen".

Fortaleza de Assen o Asenova, Asenova krepost.
La Iglesia vista desde la cima.
Si queréis ver Asenova Krepost a través del tour virtual del Centro de Información Turística de Asenovgrad, pinchad este enlace.

Finalmente llegamos a nuestro apartamento en las afueras de Plovdiv a eso de las 19:00, de modo que el resto del día lo dedicamos a descansar, preparar la cena y los niños a jugar un poco a la tablet hasta la hora de dormir...al día siguiente nos esperaba el centro de Plovdiv.

2 Comments:

Jordi MIL VIATGES said...

Muy chulo todo el recorrido que propones. Plovdi y Bachkovo sí que los conozco, pero el monasterio de Melnik no nos dio tiempo. Supongo que al ir en coche era bastante más fácil llegar a cada lugar. ¿Que te pareció conducir en Bulgaria?

Hector Arenós Marco said...

El coche te da mucha libertad. A mi no me supuso ningún problema conducir por Bulgaria, no conducen demasiado rápido ni son malos conductores y las carreteras son bastante buenas.